Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

Entradas etiquetadas como “hillary swank

11:14 o la narración en función al tiempo

l_88798_0331811_e6cfe127poster

Greg Marcks – 11:14 Destino Fatal (11:14, 2003)

11:14, Destino fatal (2003), ópera prima de Greg Marcks, nos narra una serie de sucesos que suceden en el tranquilo pueblo de Middleton, a medida que se acercan las 11:14, estos se van acercando a un desenlace nada favorable para cada uno de sus protagonistas.

Lo más interesante en la película es, definitivamente, la estructura narrativa, debido a que logra un muy meticuloso entrecruzamiento entre las historias, expuestas desde el punto de vista de cada uno de los personajes, de esta manera, se va hilvanando un discurso lleno de ingenio, que se construye en función a detalles y con la referencia constante al paso de un tiempo cronológico (real).

Cabe resaltar que este planteamiento narrativo es poco usual en el cine pues la narración del tiempo en la mayoría de producciones es fundamentalmente elíptica, sin embargo, existen grandes ejemplos en la historia del cine en los que la acción se encuentra supeditada a la misma duración en la que nosotros observamos la ficción en cuestión (High Noon (1952) de Fred Zinnemann o Cléo de 5 à 7 (1952) de Agnès Varda por mencionar algunos).

vts_04_101786119-51-49

Volviendo a 11:14, observamos la estructura cronológica planteada con un agregado importante: la sensación de simultaneidad. La misma se no se da con cortes de edición o de pantalla que nos llevan a otro punto de vista en cuestión.

Una por una, se van mostrando las historias en función a la duración del tiempo, denotando así, un marco referencial ascendente con el pasar de, valga la redundancia, el tiempo. De esta manera, se contruye la producción de sentido en 11:14 (muy similar al tratamiento de Occident (2002) de Cristian Mungiu) veamos, ‘minuto a minuto’, qué es lo que sucede:

11:13. En primer término observamos a Jack, un conductor borracho que se encuentra hablando por celular mientras maneja. Su discurso y tono de voz implica que conversa con su pareja, 11:14, el cuerpo de un hombre choca violentamente contra el parabrisas y detiene el carro abruptamente. Jack sale de su auto y observa el letrero de cruce de venados.

vts_04_102919419-52-20

La música que lo acompaña genera la sensación de un reloj y es que el tiempo se le acaba, una mujer se aproxima en su auto y Jack esconde el cuerpo tras de su auto. La mujer asume que ha atropellado a un venado y ofrece insistentemente su ayuda llamando a la policía, luego se va. Jack se ve acorralado por la situación y esconde el irreconocible cuerpo en la maletera.

Llega el policía, se da cuenta del estado de ebriedad de Jack y decide apresarlo por no llevar licencia de conducir, de pronto observa la sangre en la maletera y da cuenta del cuerpo inerte. Inmediatamente lleva a Jack a la patrulla en la que se encuentran una mujer y un hombre apresados, el policía se distrae un momento y Jack huye, en su camino se vuelve a cruzar con la atenta mujer que llamó en principio a la policía, ella está buscando a su esposo y se muestra muy preocupada debido a que le informaron de un accidente, de pronto, la mujer lo observa detenidamente y ata los cabos.

Asume que Jack es el asesino de su hija y lo golpea increpándole su ayuda bajo el puente.

¿Su hija? – Se pregunta Jack mientras es detenido por el policía. Observamos, de pronto, un veloz collage de imágenes que resumen lo ocurrido a Jack, fin de la secuencia.

vts_04_103584219-55-09

11:09. Observamos a tres jóvenes gamberros, un latino manejando, un rubio y un castaño, haciendo de las suyas en una minivan. El latino tira una naranja al parabrisas de un auto que se cruza con la minivan, el rubio prende un libro y lo arroja al pavimento.

Todo parece ser diversión entre ellos, se encuentran planeando adónde irán y qué más hacer en su noche. De pronto, el rubio, siente ganas de ir al baño y decide orinar en la puerta del auto en movimiento. Esto enoja al conductor quien empieza a golpear al rubio mientras este, en son de broma, le pide más palmadas.

11:14, de pronto una chica se cruza en el camino de los jóvenes y es atropellada por el descuido del latino, éstos se quedan absortos ante la escena para observar a su enamorado, quien los apunta con una pistola. Los jóvenes huyen desesperados del lugar para, después, notar que el pene del rubio fue cercenado por el impacto.

vts_04_103590719-53-07

El castaño decide volver al lugar de las acciones para recuperar el pene de su amigo, le dice al latino que lo espere. Una vez llega donde se producen las acciones ve cómo el enamorado que les disparó es llevado por la policía y una ambulancia se encuentra recogiendo el cuerpo, los paramédicos lo ven husmeando en la ambulancia y notan que se lleva el cooler donde se encuentra el pene de su amigo.

Los paramédicos lo abordan implicándolo en el atropello y el castaño huye hacia la minivan donde se encuentran sus amigos. La minivan cruza el puente en el que observamos el automóvil de Jack junto al auto de la policía. Los jóvenes deciden ir al hospital y observamos el mismo collage veloz de imágenes que resumen su devenir, el sonido de un reloj marca el final de su historia.

Resulta, pues, fundamental resaltar la aparición del auto de Jack tal como lo vemos en un primer segmento de la película debido a que expondrá al receptor una constante en la construcción narrativa de la película. De ahí que surge la vital importancia de la perspectiva y ubicación en un marco espacio – temporal, la referencia al mismo es constante dado que la película se divide en segmentos que empiezan con un reloj, que indica cuánto tiempo queda hasta que ocurre el ‘desastre’.

vts_04_104311919-56-08

La siguiente referencia al reloj nos confirma el despliegue temporal inverso que utiliza el director para relatarnos una película que se construye en la vinculación de sucesos y detalles de cada historia.

11:04. Un señor, relajada y hogareña apariencia, observa la partida de un auto con cierta preocupación desde su casa, se coloca una camisa a cuadros y sale a dar un paseo nocturno con su Mulligan, su perro.

Nada parece distraerlo en su breve trayecto hasta el momento en que encuentra unas llaves que reconoce (dicen ‘Chery’) en un curioso lugar: un cementerio. Cerca de las llaves, observa el cuerpo de un hombre de rostro irreconocible al pie de una lápida, el señor parece reconocer el cuerpo y le increpa la causa de su propia muerte, – ¿No le dejaste otra opción, verdad? Pues ella no irá a la cárcel por ti. – Le dice mientras tapa su rostro con su camisa, el señor regresa raudo a su casa para traer un auto que, suponemos, es de Chery pues utiliza las mismas llaves que recogió para encenderlo. El señor recoge el cuerpo y lo coloca en  la maletera del auto.

vts_04_104425519-53-35

El señor encuentra manejando junto a su perro y, de pronto, le cae una naranja en el parabrisas, observamos la minivan de los jóvenes recorriendo las calles a gran velocidad, el señor, preocupado, decide detenerse en la parte superior de un puente.

Su plan es tirar al muerto para encubrir un supuesto asesinato, un auto rojo pasa lentamente al costado del puente, a su conductor, a quien el receptor no llega a divisar, parece llamarle la atención al perro lamiendo los restos de naranja que quedan en el parabrisas, el auto decide seguir su curso. El señor, a hurtadillas, desprende su camisa del rostro del muerto y lanza por el puente para que veamos cómo impacta con el parabrisas de un auto.

Esta vez no observamos directamente la referencia a las 11:14, esta es ya implícita dada la conexión con la primera historia en la que este cuerpo nos resultaba misterioso, a estas alturas lo sigue siendo, pero ya sabemos cómo llegó ahí. Mulligan se lleva la camisa ensangrentada del señor y empieza a correr, como jugando para que lo atrapen, el hombre lo sigue en un breve trecho hasta que lo alcanza, se escuchan dos disparos y observa a la minivan avanzando desesperadamente por las calles.

vts_04_104999520-10-04

En una vereda aledaña, el  señor observa un libro quemándose y decide tirar la camisa al fuego para ocultar la evidencia del encubrimiento, en ese momento la mujer que ofreció ayuda a Jack en un principio, resulta ser que es la esposa de Frank (por fin sabemos su nombre), lo recoge y, en su camino, observan una ambulancia muy próxima al mismo auto rojo que, momentos antes, había observado detenidamente el auto de Chery. – ¿Qué habra pasado? – Dice su esposa. En el momento en que llegan a casa, Frank sigue preocupado y sale en busca de Chery, detendrá su camino en el momento en que observa la ambulancia. Fin de la secuencia.

10:58. El auto rojo que observamos en secuencias anteriores llega a Lloyd’s, tienda de comida en la que trabaja Buzzy, una tranquila dependienta que le cede el turno de noche a Duff (conductor del auto). de cerrar la tienda y se topan con los jóvenes de la van, quienes piden entrar para comprar sus provisiones de gaseosa y donas. Terminan sus compras y se van, Seguidamente, pregunta por el dinero en la caja, – 1200 dólares. – Dice Buzzy.

Duff se muestra preocupado y le cuenta a Buzzy respecto al embarazo de su enamorada Cheri y le pide 500 dólares de la caja para costear el aborto dado que no tiene forma de conseguirlos y Chery le pidió hacerlo al día siguiente pues no estarán sus padres. Buzzy se niega rotundamente reiterando que no es su problema y que necesita de su trabajo para ayudar a su hermana enferma, Duff le muestra una pistola como último recurso y le afirma que pretende asaltar el local, Buzzy reacciona ofuscada, más por la actitud de su amigo que por la pistola de por sí, no lo considera capaz de realizar tal acción.

vts_04_202429520-02-52

De pronto, vemos a Chery aparecer en las acciones. Ella le pide hablar a Duff y se lo lleva detrás de los mostradores de gaseosas dejando su pistola en el mostrador. Buzzy se muestra muy intrigada por el objeto y empieza a jugar con el mismo hasta que, por error, dispara al mostrador de las gaseosas. Duff sale crispado preguntándole a Buzzy por qué lo hizo. Ella le dice que no fue intencional y se muestra muy preocupada por su trabajo dados los daños. Duff le dice a Chery que se vaya y ella le pide su casaca porque tiene frío. Se quedan Duff y Buzzy nuevamente solos.

Él insiste en el tema del dinero ahora ofreciendo la posibilidad de fingir un asalto y de darle los 700 dólares de diferencia llevándose todo el dinero de la caja. Buzzy, en su desesperación, cede a la oferta de Duff y le pide que le dispare en el brazo para que el asalto parezca real. Duff lo hace y le deja el teléfono marcado con 911 para que su amiga reporte el asalto. Sale raudo de la tienda y pasa por el puente donde se encuentra Frank preparándose para tirar el cuerpo y a Mulligan lamiendo el parabrisas del auto. Duff da cuenta de esto último y lo confirmamos desde su perspectiva.

En una calle aledaña se encuentra con Chery, que le cuenta que su auto se quedó sin batería. Ella va a se encuentro cruzando la calle pero se distrae con su celular. Ya sabemos qué pasa: la minivan de los jóvenes atropella a Chery y Frank corre al encuentro de su amada.

vts_04_203959820-04-27

Este confirma la muerte de Chery y dirige su ira en contra de los jóvenes, les dispara dos veces sin éxito. Un carro de policía llega de inmediato y el oficial lo apresa. Este llama a una ambulancia y reporta la muerte de la chica y un pene en la pista. La ambulancia llega con Buzzy en ella, el oficial le ofrece ir a la patrulla a reconocer al posible asaltante. Los amigos se ven las caras y llega el fin de la secuencia.

10:54. Vemos ahora a Chery, descansando en su cama hasta que recibe la llamada de su amiga Steph, Chery le cuenta del embarazo y que realizaría el aborto el día de mañana, mientras habla, observa por su ventana un auto y le avisa a Steph de la llegada de Aaron. Chery baja a su encuentro.

En la sala se encuentra con su padre (Frank) quien se muestra incómodo por la presencia del auto. – Si ese tipo te golpea nuevamente te juro que lo mato. – Le dice. Chery sale de todos modos y damos cuenta de que está engañando a Duff. Aaron busca un lugar para tener sexo y Chery coquetea con él diciendo que la atrape. Empieza el juego y se detienen en el cementerio.

vts_04_202429520-02-521

Al pie de una lápida, empiezan a tener sexo y se mueven progresivamente, moviendo, de esta manera, la cabeza de un ángel que se encuentra encima de la lápida cae abruptamente sobre la cabeza de Aaron matándolo instantáneamente. Chery decide encubrir el hecho al ver en su billetera una foto de Duff con una bola de boliche, seguidamente, llama a Steph y le dice que Duff los acaba de ver en un auto, ya tiene su testigo. Chery corre de vuelta a su casa y, en su transcurso, deja olvidadas las llaves del auto en el cementerio.

Chery llega a su casa y se da cuenta de que perdió las llaves. Le pide, insistentemente, el auto a su papá sin darle explicaciones y este cede. Chery sale a las calles y el auto se detiene por problemas con la batería. La minivan de los jóvenes se detiene frente a Chery y el rubio la aborda. – ¿Quieres una dona? El latino le dice al rubio que la olvide pues está con Duff, Chery pregunta cómo es que lo conocen y el latino le dice que él podaba su pasto y lo acaba de ver en Lloyd’s. Chery logra encender su auto y los deja agradeciendo sarcásticamente por el dato. La minivan sigue su curso.

Cuando Chery llega a la Lloyd‘s, notamos que observa la bola de boliche en el auto de Duff, ante su fallido intento de abrir el auto, decide entrar. La perspectiva de Chery en las acciones dentro de la tienda nos permite ver qué pasó detrás del mostrador. Ella se lleva a Duff para besarlo mientras buscaba quitarle las llaves. El disparo accidental al mostrador por parte de Buzzy distrae su intento y decide pedirle su casaca afirmando que tiene frío.

vts_04_300508120-05-59

Una vez obtiene las llaves, se lleva la bola de boliche. El auto no enciende. Chery sale para cargar las baterías del auto de su padre con las del de Duff. Cabe resaltar que esta es la única secuencia de acciones que se desprende del marco temporal planteado en la película.

La edición en este punto resume muy rápidamente el proceso de carga eléctrica entre ambos autos para compensar, de cierto modo, las acciones dentro de la tienda. Ese detalle le brinda, justamente, tiempo a Chery para que observe cómo Duff le dispara a Buzzy.

Chery llama a la policía delatando lo ocurrido en la tienda mientras se aleja en el auto. En su camino observamos llama a Jack y se ata el último cabo entre las historias entrecruzadas. El montaje paralelo nos muestra la misma conversación que Jack tuvo en principio y nos enteramos que el embarazo era una excusa de Chery para obtener dinero fácil y escaparse con su, ¿verdadero novio? 11:14. Ya sabemos qué pasa: Chery se distrae con su celular y la minivan se aproxima.

vts_04_300473720-05-37

La historia de Chery es quizá la más enriquecedora, en cuanto a información, principalmente por la ubicación de su historia en la parte final de la película. Y es que la tendencia es que, conforme se suceden las mismas, se dé más tiempo a la que prosigue de modo que observamos más acciones en cada segmento con el paso del tiempo.

Así pues, la interacción que ejerce con la mayoría de los personajes se da en 20 minutos. Una cuenta regresiva desde el inicio de su historia a las 10:54, hasta la hora del desenlace de las acciones (11:14). Así pues, el tiempo en 11:14 se nos muestra ‘complaciente’ para con sus actores debido a la posibilidad que les brinda de moverse por un espacio que, aunque pequeño, no permite la rigurosidad del plano secuencia para así lograr el registro cronológico (real) del paso del tiempo.

No obstante, es esa es la impresión que pretende (y logra) brindar la película. De esta manera, damos cuenta del carácter necesario de la sucesión (en orden) de historias para generar la sensación de simultaneidad. El plano dividido o el corte de edición cambiarían, en definitiva, un sentido construido gracias al reloj.

Por Enrique Vidal

Anuncios

Amor a la americana

Richard LaGravenese – P.D. Te Amo (P.S. I Love You, 2007)

P.D., Te amo es un drama romántico con sabor a comedia, o una comedia romántica que sabe a drama, y cuenta la historia de Holly (Hilary Swank), una joven mujer que pierde sorpresivamente a su marido Gerry (Gerard Butler), y que debe afrontar con aplomo su prematura viudez, aunque contará con el apoyo moral del difunto que, desde el más allá, le hará llegar, misteriosamente, cartas y mensajes.

P.D., Te amo es una cinta inofensiva, bastante sencilla, diseñada para espectadores que creen en los mitos que el romanticismo comercial ha fabricado. Una película asentada en la gran urbe neoyorquina, embellecida con el paisaje posmoderno y los recursos de sofisticación distintivos del primer mundo.

En P.D., Te amo están, también, Denise (Lisa Kudrow) y Sharon (Gina Gershon), las dos inseparables amigas de Holly, que juntas forman un trío de mujeres con clase, neoyorquinas del siglo XXI, con una apariencia de Sex and the city y los estereotipos y clichés de las películas de este formato.

En el comienzo, la cinta nos presenta a Holly y Gerry, dos jóvenes esposos que tienen una escaramuza y que -gritones pero sentimentalones- terminan recordándose lo mucho que se aman, en la cama. Así, pues, la película se anuncia como lo que es. P.D., Te amo es, pues, de las películas que, antes de los diez primeros minutos, adivinamos cuál será el final.

Luego de esta primera parte, la historia sigue un hilo temporal que dura un año y se separa por las cuatro estaciones, hasta llegar de nuevo al invierno, pues es en invierno cuando Holly queda viuda. La película recorre el itinerario emocional de Holly, guiada por las cartas que aparentemente Gerry le manda desde el más allá, dándole pautas y derroteros que deberá seguir para sobrellevar la pena. Así, entre algunos nostálgicos flashbacks, vemos a Holly acudir a discotecas gay, cantar en el karaoke y hasta viajar a Irlanda, la patria de Gerry. Todo por la orientación que el difunto, en apariencia, traza en las cartas.

P.D., Te amo quiere recordarnos todo el tiempo que es una película romántica, y para ello se apoya en el uso recurrente de baladas sentimentales, un instrumento que busca conmover al espectador pero que resulta artificioso pues se hace reiterativo y no revela los dotes de creatividad que pudiera tener el realizador.

Por otra parte, la madre de Holly, Patricia (Kathy Bates, veterana actriz y ganadora del Oscar), juega un rol importante en el filme y le da fuerza. Su presencia es como pinceladas de madurez y ponderación, algo que la película carece en su conjunto, pero que Kathy Bates está para atenuarlo.

Ahora bien, en P.D., Te amo -quizás accidentalmente- se hacen presentes varios asuntos de orden sicológico, como el freudiano argumento de qué busca la mujer, o la ausencia del padre, o la figura consejera y sabia de la madre. De forma impensada, estas cuestiones tratan de resolver el dilema de la cinta.

Una grande que se opaca

La imagen de Hilary Swank se hizo emblemática desde su sorprendente participación en Los muchachos no lloran -por la que se llevó el Oscar-, y se reforzó por su papel notable en Million dollar baby, de manera que ver su rostro anunciando una nueva película es de por sí prometedor. Lástima que el resultado no esté a la altura de lo que se esperaba de la gran Hilary Swank; ella es una actriz con mucha fuerza y una capacidad interpretativa de muy alto nivel. Por eso, lamentamos que en P.D., Te amo esté tan desperdiciada y que se haya prescindido de su valioso ahínco presentando una película tan floja.

El director de P.D., Te amo, Richard LaGravenese, fue el guionista de Los puentes de Madison, una formidable cinta de amor y una de las mejores realizaciones de Clint Eastwood, y llama la atención que teniendo ya la experiencia de haber acertado en el guion de esta película, no haya tenido el mismo tino a la hora de dirigir una. Y es que, claro, queda probado una vez más que hablar de amor, sobre todo en cine y en literatura, es harto complicado.-

Tito Jiménez Casafranca