Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

Una Típica Familia Filipina


 

0100

 

Brillante Mendoza – Servicio (Serbis, 2008)

 

Todos los rostros y conflictos en el núcleo mismo de una familia filipina cualquiera son retratados de forma cautivante por Brillante Mendoza en “Serbis”, penúltima película del realizador asiático de 49 años y que tantos comentarios divididos generó en el Festival de Cannes del 2008.

Un cine situado en la localidad de Ángeles en Filipinas es el medio de vida y el hogar de una familia gobernada por un matriarcado donde cada uno de sus integrantes se nos irá revelando en su faceta más íntima.

02

Brillante Mendoza es el director filipino más importante de los últimos tiempos y uno de los directores asiáticos más reconocidos a nivel mundial. Gracias a su último filme titulado “Kinatay” logró ganar el premio a la mejor dirección en el último Festival de Cannes donde se ha convertido en habitual participante.

“Serbis” es la primera y única película que he visto de este director que viene copando las preferencias en los críticos de distintas parte del mundo y lo que impacta es la absoluta naturalidad con la que se nos muestra la historia.

060

Mendoza logra presentarse como un realizador con sumo oficio para narrar con los más mínimos recursos: parlamentos escasos, escenarios usualmente cerrados y mucha presencia de cuerpos en su estado más puro.

La familia Pineda regenta un cine de barrio en el cual se pasan películas pornográficas y que es el escenario de un sinnúmero de encuentros sexuales que llegan ante nuestros ojos como lo que son: parte de la cotidianeidad de un grupo de personas que guardan secretos, odios, enfrentamientos y desconsuelos.

030

La primera escena es bastante gráfica ya que en ella se presenta a la menor de las mujeres del clan Pineda quien contempla su desnudez frente a un espejo al cual seduce como mostrando toda la sensualidad de sus adolescentes años. Ella no sólo es observada por nosotros sino también por el hijo menor, quien será el elemento más curioso de toda la historia.

Y es que cada ambiente de la casa-cine estará invadido por cuerpos, presencias pasajeras y habituales que, en el momento menos pensado, realizarán alguna acción a escondidas que implica las manifestaciones más íntimas que uno se pueda imaginar: ya hablamos de la contemplación del cuerpo desnudo frente al espejo, pero también relaciones sexuales explícitas, felaciones y hasta la desagradable escena en la que uno de los personajes se cura un forúnculo en una de sus nalgas.

070

Los espectadores nos convertimos en invasores de esa casa y nos filtramos en puertas abiertas que nos muestran los secretos mejor guardados, muchos de ellos desconocidos por cada uno de los integrantes de la familia. Mendoza se regodea en la presentación de seres  llenos de desconsuelo, solitarios y tristes. En el caso de “Serbis” son las mujeres los personajes más marcados a pesar de la presencia mayoritaria de hombres.

A propósito de estos últimos, ya había oído hablar de la fascinación del director filipino por mostrar cuerpos masculinos en plena efervescencia y aquí me queda más claro que su gusto pasa por presentarlos como los seres más activos, mientras que las mujeres son utilizadas como complemento para alcanzar el goce sexual.

050

La casa-cine es invadida desde las primeras horas del día por parroquianos ávidos de sexo en todas sus manifestaciones. Todo era visual y carnal en igual proporción con las funciones continuadas de películas porno y la llegada de prostitutas y fletes para complacer a los concurrentes a esa fábrica de sexo que era el hogar de los Pineda.

Hablábamos de la presencia del hijo menor del clan, y es que podría constituirse en el personaje más cercano a nosotros los espectadores porque podía entrar corriendo a cualquier ambiente de la casa, presenciar con curiosidad a los amantes bañados por la luz de la pantalla grande, ver a su hermana contemplar su cuerpo desnudo frente al espejo, ver a las busconas y a los travestis en un aquelarre. Es la mirada que poco a poco irá perdiendo la inocencia para “contaminarse” con la sordidez del día a día de su propia familia.

080

Brillante Mendoza presenta su visión sobre la familia, una institución en plena decadencia en cada uno de los continentes. Su opinión podría considerarse como sumamente atrevida pues otorga al espacio en el que se desarrollan las relaciones familiares como llenos de mugre, con los pisos y las paredes sucias, los baños rebalsando de putrefacción y los cuerpos sudorosos masturbándose el uno con el otro.

La abuela, matriarca y voz autoritaria del hogar libra una batalla legal contra su marido con el que finalmente pierde. Esto la hace sumirse en la miseria, mientras que su hija se debate en la tristeza de un amor prohibido y un marido al que no ama.

0400

Hacia el final de la película podemos ver que el cine lleva por nombre “Family”, gran metáfora porque se trata del típico cine de barrio que supo conocer de un tiempo pasado lleno de esplendor pero que ahora se ve invadido por la decadencia.

Relaciones de constitución turbia marcan el sendero de un filme irónico, sórdido y provocador que pinta de cuerpo entero la visión de un artista de nuestros tiempos.

 

Por Fernando Vega Jácome

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s