Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

El paso suspendido de Lisandro Alonso


Este artículo se escribe a manera de apéndice a la crítica publicada la semana pasada sobre Liverpool, por el mismo autor. 

En un momento de El paso suspendido de la cigüeña (1991) Marcelo Mastroianni se preguntaba “¿Cuántas fronteras más tendremos que cruzar para llegar a casa?” Estas palabras que encierran el concepto de viaje y frontera que atraviesa todo el cine de Theo Angelopoulos,  disponían de sentido en el tiempo en que las fronteras físicas eran capaces de narrar la identidad de un individuo. Una vez que esas fronteras han desaparecido borrando su marca física, y por lo tanto su función como símbolo, Lisandro aparece para redefinir su concepto partiendo de la invisibilidad a la que han sido condenadas.  

Su empeño por hacer ver esa invisibilidad parte de reformular el concepto de frontera física desde una acepción geográfica hacia una corporal. Las fronteras territoriales encerraban dentro de si todo un pasado colectivo de nación que servía para configurar la identidad de sus individuos. El fin de las ideologías arrastró consigo esas fronteras propiciando la liberación del movimiento de individuos en una errancia de cuerpos que conllevó la disgregación de ese pasado común en infinitas memorias individuales incapaces de encontrar los signos que identificarán la frontera desaparecida. De este modo la frontera pasó del exterior al interior de los cuerpos, reduciéndose exclusivamente a un lugar invisible que separa los territorios de vida y memoria.  

Lisandro aborda este problema siguiendo a Farrel en el viaje de vuelta al hogar a través de una errancia que solapa su vida a una memoria de la que trata de liberarse. Un viaje hacia un espacio que no contiene lo que Farrel busca, porque lo que busca está en si mismo. Así lo autodescubrirá al entregar el ya famoso llavero a la hija que no conoce y abandonar el espacio en el que se configuró su memoria. Que ya no es memoria, porque los signos y metáforas que la podrían configurar como tal (y que en otro tiempo sirvieron para narrar) han sido previamente desactivados por el imaginario sobre el que gira la obra de Lisandro (Unos troncos, un hogar, una mujer en fuera de campo). 

 liverpool

Lisandro, con el espacio desactivado, pasa a conectar a los sujetos (padre e hija) a través de un cambio de punto de vista mediante el cual Farrel es abandonado por la cámara, en detrimento de su hija Analina. Con este gesto nos hace ver a través de la propia forma cinematográfica la frontera que permanecía invisible gracias a la transmisión, en el momento del cambio, de un recuerdo que desvelará su significado al final de la película cuando leamos la palabra Liverpool grabada en él. Momento en el que el recuerdo en su acepción de objeto (souvenir), cobra vida para convertirse en recuerdo en su acepción de memoria. 

Farrel conseguirá liberarse de su memoria anclándola en ese recuerdo, para cruzar en ese mismo momento la frontera hacia una vida no suspendida por la propia memoria. Farrel se irá solo, liberado, siendo escrutado por la cámara que permanece inmóvil, y que recoge su memoria tras haber transmitido el recuerdo a su hija. Un gesto que, además, posibilita el cruce de la frontera por parte Analina en el sentido contrario al que lo hizo su padre. Esta vez anclando al recuerdo la vida, porque la condena de Analina es la pura vida en que está instalada, para liberar el paso hacia la memoria que, hasta ese momento, permanecía ausente. 

Doble cruce de fronteras hacia lo ausente de uno mismo, posibilitado por un recuerdo que desvela la reformulación de la frontera desde ese lugar fijo que debía ser cruzado para obtener los signos que construyeran una identidad, a un punto móvil que debe ser buscado para que retenga uno de esos dos conceptos solapados por nuestra errancia. Permitiendo, finalmente, la liberación hacia una nueva (y verdadera) errancia sobre la que construir libremente y sin tumores, la identidad de uno mismo en el terreno virgen de la propia ausencia. 

Por Ricardo Adalia Martín

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s