Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

Fisting


 

mysterious_skin1 

 

Gregg Araki – Mysterious Skin (Oscura Inocencia, 2004)

 

Dos historias paralelas: un joven flete y un joven nerd. Ambos fueron violados repetidas veces cuando niños. El flete se enamoró del pederasta, tanto que aún lo ama. Porque más allá de lo moralmente escandaloso del asunto, ambos se querían bastante. Su relación atípica fue fluyendo como un amor cualquiera. El flete de Neil, con su preferencia por los tipos calvos y panzones, con su pasado de niño cómplice de un pedófilo, era la estrella en su equipo de baseball, un planeta mayor en torno al cual orbita el resto del mundo. No resulta repulsivo, sino un tipo cool, una suerte de modelo a imitar.

Nada más alejado de él que Brian: anteojos de poto de botella, amante de los extraterrestres, más virginal que la virgen, asexuado, mejor dicho. Brian tiene sueños recurrentes. Cree que ha sido víctima de una abducción, y en consecuencia busca respuestas, y encontrará a Neil.

 pdvd_001

Pero esto ocurrirá después, casi al final, cuando se dé cuenta de que no había aliens, sólo un niño y su hombre. Una historia de paralelismos, que avanza por vasos comunicantes. Por eso resulta inevitable comparar ambos personajes.

Ambos viven en Hutchinson, Kansas, un pueblo de únicamente 40.000 habitantes. Un lugar donde, si bien nunca ocurre nada, tampoco falta un auto dispuesto a levantarse a Neil, a quien, como dije antes, no se le puede considerar anormal. Gregg Araki, el director, lo presenta como un éxito, un chico que, si bien algún bajón tiene de vez en cuando —como cuando lo golpean y violan o cuando frota al viejo con sida—, sabes que sobrevivirá tranquilo.

pdvd_005

Sin embargo, el mejor Neil no viene con Joseph Gordon-Levitt, sino con Neil de niño —lo interpreta Chase Ellison, de ocho años. Casi al inicio, asistimos a su despertar sexual, una escena tan fascinante como perturbadora: un niño mirando por la ventana. Observa a su madre chupándosela a un hombre cualquiera, que la voz on off de un Neil ya crecido describe como su futuro “tipo”.

Luego está la relación del niño Neil con su coach, el pederasta entrenador de baseball. Se enamoran. El hombre parece un niño lleno de malicia, alguien a quien le excitan los niños porque los comprende, y tan guapo que Neil cae rendido, como una adolescente enamorada de su profesor idealizado. Si los rostros cambiaran, pero las figuras se mantuvieran, la historia seguiría siendo la misma: una de amor.

pdvd_0041

Un relato de aprendizaje sexual, tal vez un poco hardcore, pero no por ello menos natural. Fascina y perturba, porque se atisba algo así como el lado oscuro del amor.

Por otro lado, tenemos a Brian, el nerd, obsesionado con lo que no existe. Mientras Neil se tira a todo el mundo, Brian aún es un niño, crédulo, no se da cuenta de que Avalyn quiere con él desde el principio y se espanta cuando ella intenta chupársela. Lo que le da sentido a su vida produciría risas en cualquiera: la abducción y todo eso. Si Neil es un éxito, Brian será un desastre. Entonces, deberán encontrarse. Tal parece la lógica de Araki.

pdvd_008

Sin embargo, lo que ocurre durante el encuentro se adivina desde la mitad de la película. Porque en Mysterious Skin —que así se llama esta película sobre la que llevo un tiempo hablando— lo que importa son sus equidistantes protagonistas y su esperado encuentro. Pero no desde la evolución personal y el desarrollo psicológico, pues todo el tiempo se comportan igual, sino cómo se relacionan entre sí, o como se relacionan con los otros. Si el pequeño Neil se la chupó a otro niño en la cara de su mejor amiga, fue por intimidad. Enseñó su secreto de la manera más sincera posible.

Situaciones íntimas y límite al mismo tiempo, de las que no cuentas si es que de verdad te pasan, pero vistas con una inocencia y naturalidad adolescentes, con menos prejuicios, como un juego, que gracias a este mecanismo adquieren una turbadora belleza. La intimidad muy expuesta a veces puede parecer extraterrestre.

pdvd_010

De manera que se hace necesario esconderla, endurecerse, hasta el punto de desviar la historia, de otorgarle una falsa preeminencia al encuentro entre ambos personajes, en lugar de a la manera en que se relacionan. Si bien todo apunta hacia el encuentro, lo que seduce son los personajes y sus secretos.

 Secretos bien guardados, secretos a voces compartidos como ignorados, Neil es un puto por naturaleza. Se trata de su forma de vida, tal vez con dolor pero sin arrepentimiento. Nada de juzgar, sino de contar, de narrar una historia friki, de personajes frikis, que coquetean con extraterrestres. Después de varias fábulas adolescentes, apocalípticas y violentamente estéticas, Mysterious Skin se encuentra más alejada de las drogas y la juerga —que por cierto, no estaban nada mal— y más cerca de la piel. Lo más profundo es la piel, dicen. Entonces el alma será el cuerpo desnudo.

pdvd_009

El asunto era el fisting de un relato de amor prohibido, que pasa desapercibido, de una historia sobre sentimientos ocultos e inexpresados, de un chico duro, porque los hombres no lloran, aunque les metan un puño por el culo.

 

Por Eugenio Vidal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s