Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

La Elipsis y Kaurismäki


 

kaurismaki450Aki Kaurismäki

 

Siguiendo la extendida visión que afirma el carácter, fundamentalmente, elíptico de la narración del tiempo en el cine, cabría muchísimo que decir en torno al tema. En este caso,  realizaremos una demarcación en torno al estilo y atribuciones del trabajo de la elipsis en el director finlandés Aki Kaurismaki.

Primeramente, ¿qué es una elipsis? En lenguaje cinematográfico, una elipsis es un salto en el tiempo o en el espacio. Mayoritariamente, la convención (o ideal) implica que el espectador no pierda la continuidad de la secuencia aunque se eliminan elementos de la misma. De esta manera, la prescindibilidad de lo omitido se encuentra en función a los intereses del flujo de la trama.

David Bordwell construye elabora la siguiente definición: “Elipsis: La duración de la historia es mayor que la del argumento, que a su vez es igual a la duración de proyección. Una discontinuidad en el argumento marca una parte de la duración de la historia omitida”[1].  

“Generalmente, éste es el procedimiento más común. El argumento representa cinco años o dos días que en pantalla se convierten en dos horas. Igualmente, algunas partes de la película pueden reducir el tiempo de la historia. También se puede conseguir que una acción dure unos diez minutos en el argumento y en pantalla se resuelva en dos minutos. Otra forma de reducción del tiempo es el movimiento rápido o acelerado. Todas estas técnicas se denominan elipsis”

davidbordwell_photoDavid Bordwell

Cabe afirmar, entonces, que la razón de ser de la elipsis se funda en el montaje (edición). Los posibles usos de la misma son amplísimos y podrían clasificarse en función de la eliminación. Así pues, Marcel Martín[2] elabora las siguientes categorías para las mismas:

–       Elipsis inherentes: Las elipsis inherente sirven para desaparecer espacios y tiempos débiles o inútiles en la acción. También por razones de tiempo de la película, para ajustar la duración del metraje. Los planos cortos permiten, no solo mostrar con detallismo expresivo a los actores, sino que también deshacerse gran parte del espacio, ya que sería irrelevante e innecesario para la narración del filme. En algunos casos, se muestra un rótulo con la aclaración del lazo de tiempo que separa una escena de otra; por ejemplo, la película Náufrago, se realizó una elipsis de 4 años en la isla. 

–       Elipsis expresivas: Las elipsis pueden dar un efecto dramático o para acompañar un significado simbólico. En 2001: Una odisea del espacio, cuando el simio arroja el hueso al aire, éste se transforma en un satélite, simbolizando la evolución de la tecnología humana. Aunque también se considera una elipsis inherente, ya que traspasa miles de años. 

–       Elipsis de estructura: Estas elipsis disimulan un movimiento decisivo de la acción para suscitar el suspenso. La elipsis de estructura puede subdividirse en dos tipos: a) objetivas: todo aquello que se le oculta al espectador. Por ejemplo, todos aquellos filmes de detectives y misterio, en donde al comienzo de la película, un personaje es asesinado por alguien no visto por la cámara, y se sabrá quien fue en el final de la historia. b) subjetivas: todo lo que ignora el personaje, es ignorado también por el espectador. Tal es el caso de las escenas en donde el protagonista no escucha lo que dice los demás y decide hablar con su pensamiento, hablando en primera persona; para eso, se suprime el sonido externo. 

dvdvid_fi_laitavalot_bigLuces al atardecer

 

Aki Kaurismaki es uno de los directores contemporáneos que trabaja un modo muy personal (y casi irrepetible) de la elipsis. ‘Luces al atardecer’ nos expone un sello estilístico plasmado en la mayoría de sus películas: seres arrastrados por la corriente cuyas existencias se encuentran siempre al borde del abismo.

No obstante, Kaurismaki consigue, de un modo u otro, dotar a sus relatos de alguna luz que titile en el horizonte para construir el pronóstico del posible happy ending, tales atisbos de comunicación, por nimios que puedan parecernos, contribuyen a la construcción del tiempo interno que viven sus protagonistas.

021

En el caso de ‘Luces al atardecer’, seguimos la soledad de Koistinen, un guardia de seguridad oprimido por su entorno, su trabajo no complace sus tímidas ansias de grandeza, una muestra manifiesta la vemos en el momento en que Koistinen se presenta en lista afirmándose como “el mismo que ayer”, además, no goza de la simpatía de los demás miembro de seguridad de la empresa. Damos cuenta, desde el principio, de su perfil bressoniano en tanto acepta las cosas como vienen: una desesperanza aprendida.

Seguidamente, apreciamos el punto de vista de Koistinen desde un bar. La mirada se convierte en un elemento desolador puesto que no encuentra asidero alguno. Sigue solo y es observado con una tensión que sobrecarga su percepción del tiempo: él quiere hacer algo, sólo que no sabe cómo.

012

Una primera elipsis estructural denotada la observamos en el momento en que el protagonista sale del bar. Para ser más precisos, habría que decir que no lo vemos salir. Sin embargo, el espectro de la sugerencia es muy amplio dado que Koistinen no ha suscitado la simpatía (por así denominarla) de los asistentes en el bar.

Ahora una elipsis inherente. Es de noche y vemos a Koistinen conversando con Aila en un puesto de hamburguesas rodante. Él le cuenta que su actual estado “es temporal” y que planea construir su propia empresa dado que “todos lo seguirán, bueno, algunos lo harán”.

03o

Una súbita transición del tiempo dramático nos muestra a Koistinen dirigiéndose a su auto para asistir a su clase de marketing. La edición en esta secuencia es brusca e impersonal. Desprendida de cualquier tipo de emotividad, se manifiestan como golpes que extienden el pesar ya reconocible de Koistinen.

Un posterior corte (de la misma cualidad inherente) lleva a Koistinen a un café. De pronto, es abordado por Mirja, una mujer que lo aborda para hacerle compañía. Koistinen no pierde el tiempo y propone: “¿Y ahora qué? ¿nos casamos? – ¿Por qué no? Pero mejor nos conocemos un poco.

06

Aquella verbalización poco sutil de Koistinen confirma sus ansias por lo inmediato, por el cambio, por ser aceptado, porque las cosas dejen de suceder como suceden. Y es así que la cita al cine para el siguiente día es resuelta.

Koistinen muestra un cambio de actitud a partir de ese momento. Nuevamente lo vemos en las afueras de un bar, esta vez, observando a un perro atado a un poste junto a un pequeño niño. Koistinen entra al bar a preguntar por el dueño del perro y resulta ser que este pertenece a un trío de nada amigables y corpulentos hombres. Koistinen los encara increpándoles el hecho de que el perro lleva una semana afuera del bar, el líder del grupo, por su parte, lo invita a ‘hablar’ en un lugar más tranquilo. Asistimos al epítome de la elipsis kaurismakiana: vemos a Koistinen y a los hombres salir por la puerta aledaña a la mesa y se fija el encuadre. La música continúa y las acciones en ese espacio prosiguen su curso. Al poco rato vemos a los hombres regresar sonrientes. Y es que Koistinen ha recibido una paliza que fue evidenciada, junto a su fracaso de liberar al perro, demostrará que no puede ser un héroe. El niño y el perro parecen observarlo sorprendidos.

07

Un nuevo cambio en la narración. Koistinen se arregla para su cita con Mirja. La secuencia tiene una duración considerable y busca exponer, justamente, el cambio que vive Koistinen: ahora le interesa su apariencia, seguidamente limpia su auto.

Una vez en el cine asistimos a un breve plano de la pareja observando las acciones (él todo el tiempo a ella). Elipsis: Un restaurant, en el que Mirja herirá los sentimientos de Koistinen al tener recato por no pedir algunas cosas en el menú. El protagonista se sobresalta y afirma que su situación “es temporal” y que no va a ser siempre un guardia. Elipsis: Una discoteca, el ambiente, más dinámico, parece opacar a Koistinen quien sólo se limita a observar a la banda mientras un sujeto saca a Mirja a bailar. Elipsis: El auto regresando, Mirja evidencia el hecho de que Koistinen no sabe bailar con una simple frase. Elipsis: el grilli de Aila. Koistinen le cuenta que ha salida con su ‘novia’. Ella, incómoda, le dice que va a cerrar y que es mejor que se vaya. La noche termina con un plano fijo de su puesto siendo apagado, Kaurismaki presenta la síntesis de una larga noche dilatando y resumiendo el tiempo simultáneamente. 

26

Las acciones empiezan a tomar un mayor sentido en el momento en que Mirja se dirige a un auto a conversar con su jefe: “es un perdedor nato”. Damos cuenta, ahora, de que Mirja es una manipuladora que no soporta la idea de pasar tiempo con un guardia aburrido, ella quiere las joyas que él cuida.

Koistinen se dirige al banco para pedir una cuenta de 200000 euros. Es rechazado de modo humillante y este ni se sobresalta. Súbitamente llega la noche (elipsis). Koistinen se encuentra llegando a su centro de trabajo (un centro comercial) para su ronda nocturna, Mirja lo aborda pidiéndole pasar tiempo con él, una vez dentro del centro comercial, Mirja memoriza la clave de la puerta de la joyería.

11

La siguiente escena sugiere la relación que viven Mirja y su jefe. Ellos se encuentran en el departamento y sólo vemos el mueble en el que ella se sentaba hasta que su jefe la llama. El plano fijo del mueble nos muestra, nuevamente, la elipsis sin corte de Kaurismaki.

Otro corte nos lleva a la casa de Koistinen. Mirja y él se encuentran observando la casa y surge la vergüenza del protagonista: “es temporal”, afirma nuevamente. Llega la noticia. Mirja termina a Koistinen ‘porque su madre está enferma y debe irse’. El siguiente corte nos muestra a Koistinen bebiendo acompañado por su tocadiscos, las cosas son como antes. Este, en estado de ebriedad, llega al grilli de Aila y ella lo lleva a su casa nuevamente dejándolo echado en su cama.

14o

Ahora Koistinen debe volver a su trabajo y al día a día. No obstante, una provocación de otro guardia lo crispa y arremete contra éste cogiendo una llave para golpearlo. Koistinen es detenido por el grupo y se va del lugar. Cabría resultar de esta secuencia dos puntos relevantes: en principio el hecho de que Koistinen se muestre, por vez primera, afectado por el fin de su relación con Mirja y, en segundo lugar, por el hecho de que la escena sugiere un despido de empleo que no se dará. Kaurismaki se permite jugar con las expectativas del espectador demostrando la fuerza y carácter sorpresivo en su narración.

La noche manifiesta una nueva elipsis. Koistinen se dirige a su puesto de guardia y es sorprendido por Mirja, quien se lo lleva ‘para conversar’ a un café aledaño para ‘pepearlo’ y así obtener sus llaves. Mirja deja a Koistinen dormido en su auto para que sus compinches realicen el robo. Las acciones en esta secuencia son las más dinámicas en la película y se desprenden de la narrativa temporal imperante en la película.

 19

Una cosa lleva a otra y Koistinen aparece, súbitamente, en un interrogatorio. Él afirma no saber nada de nadie, no le interesa ser encerrado. Después de todo, la siguiente elipsis servirá para mostrar su liberación por falta de pruebas.

Mirja se muestra preocupada porque Koistinen la delate. Su jefe lo describe como un “estúpido sentimental” y se sugiere el nuevo golpe en su contra. La banda lo sigue después de que asiste a un mercado y al día siguiente dan con su paradero. Kati lo busca en su casa y deja una bolsa (mostrando las joyas y la llave) bajo su almohada. Las pruebas lo delatan, Koistinen es arrestado aún habiendo encontrado la bolsa y a sabiendas de su contenido.

13

La sentencia: culpable de complicidad en robo. Mientras Koistinen es llevado a prisión asistimos a la condensación temporal más denotada en la película. La elipsis comienza en el momento en que vemos a la banda de Mirja disfrutar de su logro con un fondo musical sumamente suave, luego se ven las instalaciones de la cárcel de Helsinki y a Koistinen ejerciendo distintas labores. La transición de paisajes representativos de las estaciones nos muestra desde hojas cayendo a cámaras congeladas, luego las flores acompañadas de cantos de pájaros. El único momento no lírico de la secuencia se da cuando Aila escribe una carta que Koistinen romperá al momento de recibirla. Pasó el tiempo, Koistinen cumple su condena y queda en libertad.

Y empezar nuevamente. Koistinen busca empleo en un restaurant y empieza como lavaplatos. Ahora vive en un albergue habitado por desheredados por el sistema. Aila enfatiza su interés por Koistinen y lo busca, éste la evita.  

La secuencia final de la película expone, una vez más, aquella elipsis característica de Kaurismaki. Koistinen se encuentra, por pura casualidad, a Mirja y su jefe cenando en el restaurant donde trabaja y atina a retirarse. El jefe llama a la encargada, acto seguido (elipsis) Koistinen es despedido y regresa a su casa para recoger un cuchillo. El atolondramiento de Koistinen al final resume un curioso contraste entre su actitud y sus actos, Koistinen es reducido en su intento de asesinar al jefe.

18o2

Luego de ser golpeado, Koistinen avizora el grilli de Aila, ella toma su mano y es observado, nuevamente, por el pequeño niño y su perro. La última elipsis se da en el puerto.

En torno a la narración, cabe preguntar: ¿Qué le interesa mostrar a Kaurismaki? ¿Por qué el ambiente y no la acción? La habitual puesta en escena kaurismakiana es fría, minimalista, de ritmo lento y poca expresividad. Se funda en una sugerencia sintética de lo evidente, de ese modo logra dilatar el mismo tiempo que se propone suprimir con las omisiones en su obra. Los diálogos son a veces intrascendentes aunque, por momentos, resumen la construcción de una situación temporal muy extensa.   

 

Por Enrique Vidal


[1] http://victorian.fortunecity.com/muses/116/tiempo1.html

[2] MARTÍN, Marcel (1992), El Lenguaje del Cine, Gedisa, Barcelona. Capítulo 4. Obtenido de “http://es.wikipedia.org/wiki/Elipsis_(cine)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s