Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

Mamá Tenía Razón


boy_in_the_striped_pajamasposter 

 

 Mark Herman – El Niño con el Piyama de Rayas (The Boy in The Stripped Pajamas, 2007)

 

El Holocausto es uno de los temas más tocados en la historia el cine. Muchas películas con diversos resultados nos han transportado en el tiempo para contarnos parte de la barbarie cometida por los nazis hacia el pueblo judío. El reto es que, tratándose de un tema tan delicado, los directores deben hilar muy fino para no caer en la tentación del exceso de dramatismo y en la manipulación. Mark Herman pasó la prueba.

 

Basada en la exitosa novela de John Boyne (que vendió, y vende, millones de copias de este libro alrededor del mundo), “El niño con el pijama de rayas” es una conmovedora película que llegó a los cines peruanos precedida de muy buenas críticas. Cuenta la historia de Bruno, un niño de 8 años que tuvo la fatal suerte de nacer en el seno de una familia militar del Tercer Reich y que debe dejar su Berlín natal para seguir a su padre que fue destacado como comandante en un ghetto, que bien podría ser el de Auswitch, una de las carnicerías más siniestras de la humanidad.

 

tbitsp11

 

El inicio no podía ser más gráfico: Bruno jugando con sus amigos por las calles berlinesas, recorriendo diversas puertas que lo llevan hacia ambientes iluminados, viviendo una vida feliz. Son las “puertas” las que estarán muy presentes en la mayoría de momentos del filme, pues muestran los diversos estadios por los que deberá pasar el niño hasta entender la terrible realidad (en un desolador desenlace); incluso la primera escena da cuenta del ingreso hacia el mundo judío en el preciso instante en que su población es desalojada para ser llevada al campamento de exterminio sin que el niño parezca darse por aludido.

 

El mundo de Bruno es el de la fantasía y si en un primer momento uno no tiene por qué encariñarse con un niño que da toda la impresión de ser más bien antipático por su engreimiento, lo interesante es que uno va conociéndolo poco a poco hasta llegar a aprender con él. Su escepticismo inicial por tener que abandonar a sus camaradas para mudarse con su familia hacia un pueblo alejado donde no había mayor compañía infantil la reemplaza por algo fundamental: la observación.

 

tbitsp2

 

A Bruno no le queda más que mirar y preguntar. Sus inocentes 8 años lo obligan a realizar las más incesantes preguntas. Primero porque desde la ventana del cuarto de su fantasmal nuevo hogar pudo apreciar a diversos judíos trabajando en lo que él calificó como una granja, aunque lo que más llamó su atención es que estas personas estaban uniformadas con tristes “pijamas”.

 

Su contacto con el anciano Pavel (un criado famélico y destruido por el miedo) lo obliga a cuestionar la idea que tenía en torno a que los judíos eran los enemigos y los malos de la historia. El trato bestial que recibe Pavel despierta serios cuestionamientos en el fuero interno de Bruno, es más, su alma rebelde no se deja doblegar por los libros de historia que le encargaban leer y los reemplaza por el de aventuras que lo impulsan a salir a explorar, a abrir puertas que le mostrarán el camino y alcanzar esa capacidad de indignación tan necesaria para no terminar como su padre. Es precisamente una puerta abierta la que le permite conocer un nuevo mundo, ya que su alma intrépida lo lleva a ver qué había en esa granja.

 

tbitsp3

 

Cercado por mallas electrificadas, Bruno conoce el hogar de Shmuel, un niño judío que se convierte en su solitario amigo y con quien logra establecer las bases más sólidas de relación interpersonal que haya experimentado hasta el momento. Cada tarde se escapa de su hogar para conversar con un pequeño que tampoco entendía del todo por qué estaba en aquel lugar soportando la crueldad del nacionalismo más extremo.

 

Mark Herman logra diseñar una narración sólida, sin excesos y con un solvente trabajo de sus actores, sobre todo de una espléndida Vera Farmiga que realiza el papel de una madre dispuesta a rescatar a sus hijos de la monstruosidad de un régimen así deba enfrentarse ella sola a todo el ejército nacionalsocialista.

 

tbitsp41

 

Es importante destacar aquí el rol de las mujeres y, sobre todo, el de las madres. Tanto la madre de Bruno como su abuela se nos revelan como los cimientos de dónde asirse para no transformarse en almas siniestras. Ellas jamás aprobaron mandar a los que más amaban a la más indecente forma de vivir.

 

Los recorridos de Bruno para encontrarse con Shmuel eran ignorados por su madre que no deseaba que su hijo conozca la fatal verdad, angustiada quizá con la idea de tener que ver a su pequeño años más tarde ataviado en ese deshonroso uniforme, aunque en el fondo nosotros como espectadores estemos convencidos que hubiera estado más bien orgullosa por saber que su hijo no iba a terminar como su padre. Lamentablemente uno no llega a entender del todo que el instinto de madre iba más allá, ya que la corazonada de ella estaba relacionada con que esta salvaje guerra podía destrozarlos a todos, no sólo moral sino también físicamente.

 

tbitsp6

 

La temeraria idea de Bruno de cavar un hoyo (o abrir una nueva puerta) para entrar al hogar de Shmuel es la metáfora más avasallante de cómo esta guerra no sólo hirió a un pueblo como el judío sino también al propio pueblo alemán. El desconsolador final nos lleva a entender cuánta razón tenían las madres dignas de esta historia, muchas de las cuales deben parecerse a la madres judías de la actualidad que deben hacer ver a sus hijos que nadie tiene el derecho de separar a un pueblo al que se cree, erróneamente, como el enemigo o el diferente. Sólo nosotros podemos hacer que la historia no se vuelva a repetir.

 

 

Por Fernando Vega Jácome

 

 

 

Anuncios

Una respuesta

  1. chana

    Definitivamente la narración te invita a no perderte la peli!!!! Esta semana no me la pierdo

    abril 14, 2009 en 10:45 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s