Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

Un Mundo Fantástico como Cuento Impecable para el Niño Grande


196434la-cite-des-enfants-perdus-posters

Jean Pierre Jeunet – La Ciudad de los Niños Perdidos (La Cité des Enfants Perdus, 1995)

Todos hemos tenido pesadillas y sueños extraordinarios cuando éramos chicos, quizás más tenebrosos de chicos que ahora de grandes pero aún así el soñar es algo estupendo muchas veces incluso con su propio terror. Ese mundo que se crea cuando dormimos y nos deja las sensaciones más estremecedoras al despertar o con el mal sabor cuando sucede a la par que algo interesante está a punto de suceder en el sueño o lo peor querer recordarlo y a los segundos de abrir los ojos olvidarnos de todo.

Lo que no podemos olvidar sin duda es cuando una película, como un sueño, nos causa tremenda impresión que tratamos de recordar todo ese ambiente en colores no primarios, texturas ajenas y ángulos alternos con personajes surreales en una historia que envuelve intensas imágenes con extractos de un caos fabulesco. No hay nada más estupendo que crear en una película un mundo así donde las emociones hagan trabajar a cada sentido posible generando una atracción etérea.

pdvd_0051

Esta película “La ciudad de los niños perdidos” tiene todo eso: una exquisita realización barroca que resalta dentro de las creaciones de los 90 en el cine francés y está a cargo de Jean-Pierre Jeunet (Amelié) quién en realidad con sus 3 películas más conocidas ha logrado demostrar que tiene una visión realmente dinámica a la vez poética de un mundo que puede surgir en extrañas situaciones en la raíz de un factor habitual.

La visión de Jean-Pierre Jeunet para esta película la tuvo de la mano con su compañero desde los inicios: Marc Caro, que desde conocerse en algún festival por los años 70 emprendieron múltiples proyectos como donde encontramos un perfil de la idea para esta película en un boceto vídeo clip que trabajaron en 1985 para Jean-Michel André Jarre (intérprete francés de música electrónica) llamado Zoolook.

pdvd_0081

Detalles que van marcando un camino para obras como esta: La ciudad de los niños perdidos, una muestra única de un estilo ejemplar en el género distopía retro-futurista que con sus toques extravagantes quizás también grotescos nos transportan a un mundo de ensueño sombrío.

Soñar. Jean-Pierre Jeunet concretó una idea acerca de lo importante que es el sueño, importante para hacernos reales, para convencernos de tener un alma, para mantener un espíritu capaz de mantenernos joven en esa esencia. ¿Qué sería entonces si no se soñara? Mantener las ilusiones de niños, la propia fragilidad de la infancia, el crecer entre lo hostil del propio surgir de la civilización. La trama de esta historia transcurre entre estas líneas de una manera inteligente y no convencional donde la imaginación abusa de sus propios derechos para recrear posibilidades extremas pero siempre con el enfoque lúcido que Jean-Pierre Jeunet prioriza en sus mundos alternos.

pdvd_010

Lo primero para poder convencernos de que este mundo podría realmente existir es la calidad estética, el tratamiento artístico de cada escena, la fotografía impecable, lo logrado de cada textura: visualmente un deleite que debemos agradecer al trabajo de Marc Caro, co-director y director artístico, quién ya había dado muestra de su tétrica visión en una anterior producción igual con Jean-Pierre Jeunet titulada “Delicatessen” (como también en conjunto emprendió el trabajo en “Alien Resurrection” pero donde el dúo fantástico llegó a su fin, ya que Caro no quiso seguir el camino zanjado en el mundo Hollywoodense. Luego de eso emprendió su proyecto personal como director y el año pasado estrenó “Dante01”)

Además de este gran logro en escena y de encuadres, del uso del gran angular para efectos hipnóticos, está el desarrollo de personajes paradójicos que se entremezclan como en un cuento de hadas entre acrobacias pasando a un mundo circense cayendo de pronto en dramáticos roles hasta malvados villanos, tiernas y absurdas brujas y los niños perdidos: todo en un caldero inusual que solo lo puede dar el sueño propio de Jean-Pierre Jeunet en juntar detalles de una manera cuidadosa sabiendo mezclar las personalidades de cada uno de sus personajes y en contrapeso siempre con el inverso o el parecido para hacernos reír, tener náuseas, rozar la ternura, lo cruel, lo insólito y lo trascendente.

pdvd_011

Aquí vemos a un Ron Perlman (Hellboy) en sus inicios, pero con una gran capacidad para involucrarse de manera auténtica en un papel como al que le reta el propio escenario de esta película. También al consentido de estos dos directores, Dominique Pinon, quien se luce por 4 en una actuación que engloba muchas de las sensaciones que ya dije sumando el humor entre inocente y absurdo. Y claro sin duda los niños, resaltando a la pequeña Judith Vittet (Miette) quien estabiliza de alguna manera tanto caos ilusorio con cualidades serenas y vehementes.

Pero sobre todo a Daniel Emilfork, con quien seguro luego de ver la película se tendrá pesadillas. Este actor quien interpreta al villano de esta historia ha trabajo en distintas películas con Federico Fellini, Roger Vadim y Roman Polanski, incluso en sus inicios con un papel secundario en la película What’s New Pussycat? que fue el debut como actor y guionista de Woody Allen. Este actor es sin duda la pieza magistral de este sueño-pesadilla surreal y lúgubre que Jean-Pierre Jeunet nos sirve con gusto. Y para terminar de englobar tanto placer personal, los dos directores también están incluidos en la trama, Marc Caro es uno de los “el tercer ojo” y Jean-Pierre Jeunet con una voz labrando el misterio de las verdaderas intenciones.

pdvd_023

La ciudad de los niños perdidos reúne puntos clave muy bien enlazados que la hacen una película extraordinaria en su género, se puede decir o mejor dicho yo podría decir que encontré en ella tres otras películas- muy distantes en época y estilo- que llegan a ésta como en una máquina del tiempo considerando sólo detalles en forma más no en fondo pero genera cierta curiosidad por similitudes también fantásticas, misteriosas donde ciertos aspectos psicológicos vistos de maneras singulares logran el efecto aterrador de lo que es el ser humano, sus debilidades, fortalezas, distinciones.

Las películas que mezclé en mi cabeza por momentos al ver “La ciudad de los niños perdidos” fueron: Brazil de Terry Gilliam, 2001: A Space Odyssey de Stanley Kubrick y eXistenZ de David Cronenberg. ¿Cuáles son los detalles que pueden unir estas tres películas? para mí hubo más de una y es interesante encontrar las cuerdas y anudar rarezas.

pdvd_018

Ésta es una película genial como cuento antes de irse a dormir, claro que las consecuencias se verán en el sueño. Una pieza íntegra en cualidades artísticas que siente ligeros vacíos que no son más que pausas bien constituidas dentro de esta oscura y desquiciada ciudad con una historia genuina y romántica.

Por Beatriz Torres

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s