Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

historia extranjera, temas de siempre


valkyrie-poster

Bryan Singer – Operación Valquiria (Valkyrie, 2008)

Operación valquiria (Valkyrie, 2008) recuerda a Bananas (1971), esa película de Woody Allen donde un grupo de idiotas americanos (entre ellos el propio Woody) intenta derrocar a Fidel Castro a cualquier precio. Los puntos de partida de ambos filmes, en principio, son similares. Lo que en Allen genera risa reside en la perspectiva “gringa”, donde Castro es presentado como una especie de bogeyman en uniforme.

Los ineptos protagonistas intentan un plan sin sentido tras otro para desbaratar el régimen comunista. Junto a ellos se encuentra un petimetre Batista, a quien devolverán su preciosa dictadura. Esta visión americana de la Revolución Cubana no satiriza el comunismo cubano, sino los propios miedos estadounidenses. No remarca los valores “gringos”; al contrario, desde la ironía, los pone en cuestión.

01

El film de Brian Singer coincide en esta suerte de asimilación gringa de un tema extranjero. Otra rebelión: la del coronel Claus von Stauffenberg (Tom Cruise), artífice del Complot del 20 de julio, en 1944, el intento más claro de deponer al régimen nazi. Sin embargo, Operación valquiria es más bien seriecita. No problematiza, no hay duda de que Hitler es el malo.

El film se limita a repetir pomposamente lo justo de las acciones de sus protagonistas. El problema es que, más allá de cualquier juicio de valor y de la propia Historia, la carencia de conflicto, o la simplificación del mismo, narrativamente no funciona. Es decir, la película no pasa de ser otra historia hueca de esas donde Tom Cruise salva el mundo.

02

Si les quitamos los uniformes y ese ridículo acento alemán a los personajes, fácilmente podría confundirse Operación valquiria con cualquier otro producto en serie de contenido bélico de los que produce America para que los menos listos de sus muchachos sigan sacrificándose cuando se los necesite.

Si bien el tema resulta interesante (los focos de rebelión de un sistema que suponía la total la fidelidad de sus miembros), pierde por el lado del tratamiento. Había otros caminos además de la maniquea explicación gringa del asunto.

09

Ni siquiera el manejo de la conspiración produce demasiada tensión, justamente por apegarse a un suspenso que se desvirtúa porque todo el mundo sabe que el coronel von Stauffenberg no la va a hacer. El ritmo del film se sostiene en el complot, en cómo gradualmente se va planificando, al inicio, y cómo dificultosamente se lleva a cabo, luego.

Sin embargo, no hay otro elemento aparte de la expectativa por el resultado capaz de capturar la atención. El coronel von Stauffenberg y sus correligionarios funcionan simplemente como heroicos y estoicos soldaditos de plomo, carentes de algún tipo de conflicto interno a desarrollar a lo largo de trama. Tampoco se puede hallar alguna especie de dilema ético, en tanto las cosas quedan bastante claras: los nazis son malos, por lo tanto, hay que matar a Hitler. Así de básico y directo, cual mentalidad de marine.

14

Varias de las películas donde aparece Tom Cruise adolecen del mismo defecto: es demasiado obvio que el actor/ productor ejecutivo quiere a la fuerza salir lo mejor parado posible. Con tal fin, poco importan los medios: argumento e ideas se hacen a un lado para que el protagonista se luzca. No interesa si se presenta sin una mano o sin un ojo, o precisamente estas carencias lo hacen aparecer como un mártir.

Si Allen hacía del etnocentrismo norteamericano una crítica sutilmente irónica del mismo, Singer, además de chuparle las medias al productor ejecutivo, lo toma como su bandera, al punto de traicionar lo narrativo: lo que vale es asimilar a von Stauffenberg a la categoría de héroe gringo que lucha por la libertad.

18

Poco vale si la tensión -tan fundamental en un film de conspiración- desaparece. Tampoco si el conflicto apenas se entrevé, dicotómico como él solo. Nadie debería ver esta película. Ni tampoco ninguna de las que critico últimamente.

Por Eugenio Vidal

Anuncios

Una respuesta

  1. Pingback: bienvenidoswelcomewilkommen « También Los Cinerastas Empezaron Pequeños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s