Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

bollywood en el perú: sensibilidad popular y sueños colectivos


adityachopra-1bAditya Chopra

Recorriendo calles de Lima que atraviesan algunos viejos cines de la capital como el Tacna, me inquieta la presencia de grandes carteles de cine hindú[1]. Personajes jóvenes con miradas densas nos dicen, en colores vivos, “No me pidas que te olvide”, “Algunas historias de amor… viven por siempre” o “Corazón de piedra”. Esa irrupción luminosa y afectiva despierta mi curiosidad. ¿De qué tratan esas películas? ¿Cuál es su público? ¿Cómo se explica su acogida en nuestro país?

Voy entonces a Polvos Azules donde encuentro que varios puestos venden cine hindú, algunos dedicados especialmente al mismo. Llego finalmente a la principal distribuidora mayorista, que me afirma, distribuye quinientas películas de Bollywood por día[2]. Le pregunto a la vendedora cuáles son las películas más compradas. Entre varias, me ofrece “Amor Contra Viento y Marea”[3] y “Algunas historias de amor… viven por siempre”[4]

dilwalepostermohabbatein

Las promesas del amor

El conflicto narrativo de estas dos películas y de buena parte de las películas hindúes más populares en nuestro medio, se centra en el deseo por establecer un vínculo amoroso socialmente inaceptado entre dos jóvenes. El amor representado transita por tres momentos: (i) el escenario adverso y la transgresión liberadora, (ii) la (necesaria) aceptación del “padre” y (iii) su obtención y consecuente cambio de orden social. Todo ello atravesado por la ternura, el juego y la música en un escenario kitsch que transita entre el campo y la ciudad.

En un primer momento, el amor se ubica en un escenario adverso, el cual deberá ser enfrentado por las parejas. Este escenario está simbolizado de distintas formas: una tradición familiar, un mandato cultural o una norma institucional. Ello genera que el conflicto gire alrededor de la imposibilidad de la realización del vínculo. La pareja tiene una dificultad estructural en convertir su vínculo afectivo en socialmente aceptado. Los protagonistas se aman pero este amor es incompatible con el mandato del “padre”, sea representado como un padre de familia, como una tradición cultural o como un mandato institucional. Deben entonces luchar contra este obstáculo. Viajar, mentir, planear, escapar. Transgredir la norma, engañar al padre.

357523240_d6ba7762301

Cuando el amor – que es también una desobediencia al “padre” – ha sido visibilizado, se ingresa a un segundo momento: el conflicto se centra ahora en el “padre” (y lo que éste representa) y en su decisión de mantener firme sus mandatos o ceder al deseo transgresivo de los jóvenes protagonistas. Es decir, entre la tradición y la impronta institucional o la decisión individual de los jóvenes, ajenas a estos mandatos. Advertimos aquí que la transgresión de los jóvenes no es “total” pues queda en el “padre” – y por lo tanto, en la tradición cultural o la norma institucional- la aceptación o rechazo final de los amores. Es él quien, finalmente, decide dar “luz verde” al amor de los “hijos”. Por ejemplo, en “Amor contra viento y marea”, la pareja protagonista debe esconderse para poder celebrar su amor prohibido. En un momento de la historia, la mujer, enamorada y desesperada, le dice a su joven amor que se la lleve, que se escapen, que esa es la única forma de estar juntos. El rechaza este camino, y le asegura que se ganará la aprobación de su familia, que no ha venido a robarla. “Puede que naciera en Inglaterra pero soy indio. He venido aquí para llevarte como mi novia. Te llevaré solo cuando  tu padre te me confiara”. Así, únicamente cuando el padre mismo deja de lado la tradición, el compromiso previo o la impronta de la institución y acepta la decisión individual o la transgresión a la norma, los amores pueden realizarse y la historia produce el “final feliz”. La aceptación del “padre” resulta entonces necesaria para la armonía final, para la promesa de la felicidad.

966295491_2888a66e4b

En este tercer momento, donde se ha logrado visibilizar y aceptar el vínculo, el orden normativo y social cambia de uno rígido, tradicional, estricto; por otro alegre, joven, donde las decisiones propias finalmente triunfan y la pareja que vislumbraba un escenario oscuro logra unirse. Los protagonistas pueden estar juntos públicamente y demostrar sus afectos, y el padre acepta la situación. En “Algunas historias de amor… viven por siempre”, cuando el “padre”, en este caso representado el rector de una universidad muy conservadora dirigida exclusivamente a varones, cede -luego de un largo conflicto personal e institucional- a la prohibición de los universitarios a establecer contacto con mujeres, decide cambiar el lema de la universidad de “Honor, Tradición y Disciplina” a “Risa, Canto y Felicidad”. El orden social entonces, se ha transformado.

Esto resulta muy sugerente pues, a diferencia de obras occidentales con conflictos similares como Romeo y Julieta o La Casa de Bernarda Alba, en estas películas el final feliz no solo exige la unión de los protagonistas, sino también la aceptación de la familia o la institución. En las películas revisadas, y esto es central, el final feliz presenta el triunfo de la “modernidad” en el sentido que la decisión individual y la juventud logra imponerse frente al mandato de la tradición. Este triunfo, sin embargo, no implica un quiebre total con la tradición, sino que la incorpora, necesita de su aprobación. La sensación de equilibrio y armonía se consigue cuando el amor, el vínculo ajeno al mandato se hace posible e incorpora de modo respetuoso la aprobación del “padre”. El final promete una felicidad eterna, donde la pareja estará junta y se acompañará para siempre y donde de algún modo tradición y modernidad han encontrado un lugar común.

ddlj

Otras características fundamentales del amor representado son el juego, la ternura, la promesa de un horizonte a largo plazo. La pareja se enamora con baile y canto, con mucho juego infantil, con bromas y frases inocentes. Se trata de un amor que promete y se centra en el acompañamiento, en el compromiso eterno. La música es también un elemento esencial. Las películas hindúes presentan constantemente escenas musicales, donde los protagonistas bailan y cantan. Resulta interesante la función que cumple la música: es el lugar de realización y expresión de las fantasías y de reivindicación de la juventud y socialización con el otro a través del cuerpo. Ello en un escenario donde sueño y realidad diluyen fronteras. La música tiene esa posibilidad liberadora de expresar -en canción- lo que se desea, sea este deseo socialmente aceptable o, como sucede por lo general, reprimido. Los personajes cantan que se aman, que harán lo posible por estar juntos, que el destino es con el otro. Ello, en momentos donde se mezclan fantasía y realidad. La música, entonces, hecha sueño surreal en las películas, es un espacio de mayores libertades que permite construir y fortalecer el vínculo afectivo que es a la vez acción política: la posibilidad de hacer real el amor imposible.

ddlj5

Sueños colectivos: encuentros con el Perú

En un foro de aficionados al cine hindú en nuestro país, una participante comenta:

“Me encanta la danzas indu me muero por aprender, cada vez que puedo veo las películas (…) Mi nombre es Carmen pero quiero que me llamen Shyrr [5]

Las películas hindúes tienen mucho éxito en nuestro país. Existen grupos seguidores de Bollywood que se reúne periódicamente, promueve discusiones en foros o blogs y realizan talleres de danza a partir de las películas. Tanto en Ancash, Huancayo, Juliaca, Lima, entre muchos otros departamentos, podemos encontrar grupos de encuentro y discusión de cine hindú, en su mayoría conformados por jóvenes, principalmente mujeres, de sectores populares. ¿Cómo así, cine producido en otro continente y que no pertenece al mainstream del mercado cinematográfico peruano logra generar circuitos de distribución y seguidores en varios departamentos de nuestro país?

dilwale

Creo que el cine hindú tiene acogida en nuestro país fundamentalmente porque se aproxima a nuestra sensibilidad popular desde diferentes niveles. Para empezar, las trabas culturales para ciertos vínculos y la decisión de romper y escapar de la tradición pero buscando un lugar común armonioso entre “tradición” y “modernidad” es un conflicto que logra hacernos vibrar ciertas emociones como público “poscolonial”.

Marisol es una joven de 18 años que labora como trabajadora del hogar en una casa de clase media-alta limeña. Marisol es fanática del cine hindú. Le pregunto qué es lo que más le gusta de las películas, qué le dicen esas películas. Ella me comenta[6]:

dilwale5

“Esta bien seguir tus costumbres, respetarlas, pero eso no te impide conocer el mundo. Viajar, hacer cosas porque yo siento. Las costumbres no impiden que seas feliz, aceptar las cosas que te dice el corazón. No vivir solo en rectitud, estudio y no hay diversión. Así lo veo yo como joven. Hay un punto medio donde puedes estar en los dos bandos.” (…) La esencia de las películas hindús son las tradiciones. Por más que se vayan a otro país ellos siguen sus tradiciones. (…) Por más donde vivas hay personas que respetan tus maneras de pensar, de vestir, y no sentirte raro. Por eso me gusta, te da qué pensar, tu como peruano te vas a otro país y bueno yo no me sentiría rara, de mis costumbres. Te enseña a valorar que sin miedo puedes seguir tus costumbres y te enseña a respetarte. (…) en vez de sentirme rara, debo sentirme orgullosa de mi patria, de mi país, que sé yo, poner sin vergüenza un cuadro de una llama”.

La representación del amor genera también encuentros con nuestras sensibilidades. Como señalamos, un amor comprometido, lúdico, que debe superar un escenario adverso pero promete una compañía eterna. La búsqueda de la felicidad demanda compartir con el otro, no sentirse solos en un mundo que valora el individualismo y enmarca un escenario opresivo. En nuestro universo simbólico, el final feliz estaría también en la construcción de una relación lúdica y comprometida, donde dos es mejor que uno. Al respecto de una película hindú, nuestra entrevistada comenta:

dilwale-dulhania-le-jayenge-wallpaper

“Te enseña el amor incondicional, deseas que el amor sea feliz sea con quien sea. Es un amor no egoísta. (…) El verdadero amor es compartir, ser su amigo, te enseña a valorar la verdadera amistad, el amor incondicional. Son amores de jóvenes, historias de juventud”[7]

El universo de las películas hindus construyen pues varios puentes con nuestra sociedad:   una cercanía fenotípica, personajes jóvenes migrantes trasnacionales, la posibilidad lúdica y transgresora de la música, un escenario de naturaleza y colores brillantes y el amor comprometido que logra reconciliar tradición con modernidad en un mundo global, son todos elementos que pueden empatar con lugares, características y deseos de buena parte de la sociedad peruana actual. El público logra reconocerse en esos conflictos y desea esos desenlaces. Pienso entonces que estas películas son recibidas y reproducidas en nuestro país porque logran encontrase con un universo emocional – popular que nuestro mainstream cinematográfico, sea en producción local o extranjera, no ha conseguido.[8] Es en esa ausencia y también en esa búsqueda que las películas románticas del cine hindú irrumpen en el medio peruano.

mohabbatein7

A partir de estas películas, podemos sugerir que nuestro “inconciente político” (re)producido en el cine hindú, apuntaría a desear una nación que, insertada en un contexto global, reconcilie “tradición” y “modernidad”, reivindicaciones vernaculares y mandatos occidentales contemporáneos, a través del afecto, el juego y el color. El joven hijo de migrantes y de costumbres occidentales puede unirse con la joven migrante  de costumbres tradicionales. Y la familia y las costumbres antes rígidas, luego del conflicto, han logrado encontrar un lugar común con la demanda de los jóvenes protagonistas. Todos son finalmente, una misma familia, un mismo país. Y las historias que construyen estos protagonistas carismáticos son los “sueños colectivos” que buena parte de nuestra sociedad elige imaginar.

Por Félix Lossio


[1] Si bien el término correcto sería “cine hindi” o “cine hecho en la India”, usaré los términos “películas hindúes” o “cine hindú” pues es como se les conoce popular y mediáticamente.

[2] Fuente: Conversación con administradora de principal distribuidora de cine hindú en mercado Polvos Azules. Lima, sábado 10 de Marzo 2007.

[3] Título en hindi:Dilwale Dulhaniya Le Jayenge.Dir: Yash Chopra’s, 1996

[4] Título en hindi: “Mohabbatein”. Dir: Aditya Chopra, 2000.

[5] www.dosti-dil.tk

[6] Entrevista a seguidora de cine hindú. Lima, 10 de Junio de 2007.

[7] Entrevista. Lima, 10 de Junio de 2007.

[8] Una ventana interesante se está abriendo con la producción cinematográfica en el sur andino del país durante los últimos años. Películas como Jarjacha de Meliton Eusebio (Ayacucho), El huerfanito de Flaviano Quispe (Puno), entre otras, han generado respuestas masivas del público local. Ver: Alfaro, Santiago. “El lugar de las industrias culturales en las políticas públicas”. En: Guillermo Cortés, Víctor Vich, eds. Políticas culturales: ensayos críticos. Lima: IEP: INC: OEI, 2006.

Anuncios

11 comentarios

  1. Pingback: bienvenidoswelcomewilkommen « También Los Cinerastas Empezaron Pequeños

  2. SOY FANATICA DE BOLLYWOOD SOBRE TODO DE SHAHRUKH KHAN QUISIERA QUE LOS CANALES DE TELEVISION SE DIERAN CUENTA DE QUE EN EL PERU HAY MILES DE FANATICOS DE LAS PELICULAS HINDUS CLARO PUES ENCIMA VINO UNA ACTRIZ HINDU Y SE ABRA SENTIDO MAL PORQUE NADIE LA ENTREVISTO Y TIENE MILES DE FANS ES INJUSTRO QUE HAGAN ESO PORQUE A LAS BEDED LES ROMAN EN CUENTA Y A BOLLYWOOD NO PORQUE SI DAN NOVELAS Y PELICULAS JAPONESAS PORQUE NO PONEN EN LA TV HINDU SI JAPON SI NO ME EQUIVOQUO ESTA CERCA DE LA INDIA NO ES JUSTO

    marzo 5, 2009 en 9:10 pm

  3. jenny

    me encantan las peliculas indus y el sueño mas grande q tengo y q creo q todos lños amantes del cine indu tenemos es q un dia se haga un concierto con todos los actores indus aca en lima

    abril 12, 2009 en 9:12 pm

  4. gaby

    hola!!!!!!!!!!!! io soy fanatik numero 1!!! zon lo maximo el cine hinduu! amo a hritin roshan a karenna kapoor y a kajol a y a sharukh kan!! ojala c presentaran en peruu!!! buu! para las fantikas del cine hindu mi correo es gaby_rebelde27@….

    abril 19, 2009 en 6:55 pm

  5. hello me gustan las pelicula hindu soy unas de sus fans ho espero que sigan asi

    abril 26, 2009 en 11:08 am

  6. weendy

    hola soy wendy y les escrivo en ttodo los quiero muchooooooooooooooooooooooooooo

    julio 17, 2009 en 9:43 pm

  7. AGHELY

    Hola tus palabras son exquisitamente bien escritas, y es verdad el cine de la india es maravilloso, yo soy de Colombia y son poca las personas de mi pais que conoce este genero de bollywood, aca lamentablemente es un poco dificil conseguir las peliculas pero gracias Dios las transmiten en un canal local y bueno en el internet las veo con sub en ingles o español.

    cuidate

    septiembre 11, 2009 en 1:15 pm

  8. Lady Viatela

    En el canal Tele Amiga los fines de semana presentaban en la noche pelicuals Indu. De un tiempo para acá no las volvieron a transmitir, me gustaría saber donde puedo acceder a las peliculas. Me fascinan y me gustaría compartirlas con mi familia, ya quq cuando las transmitian por el canal era de noche y muchos no aguataban. Espero de su respuesta

    junio 14, 2010 en 3:24 pm

  9. gabriela

    que hermosas son sus peliculas especialmente triangulo de amor. me encanta mucisisimo es una hermosa pelicula indu soy de ecuador y quisiera tener amigos de alla hcao!!!!!!!!!!!!!

    junio 17, 2010 en 12:06 pm

  10. luzangelamazbelramirez@gmail.com

    me encantan las peliculas indu soy fanatica y solo pido algun dia conocer aquellas personas q me llevan al mundo de los sueños…gracias

    julio 26, 2010 en 5:14 pm

  11. Anónimo

    hola necesito ubikr a personas q m puedan a ayudar a realizar un baile indu para poder asi recuperar a mi verdadero amor kiero aser una locura d amor soy d vmt mi correo es sharud9@hotmail.com Me identifico con la historia d shalte shalte

    julio 9, 2011 en 3:37 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s