Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

Miedo y abstracción


man_from_planet_x

Edgar G. Ulmer – El Hombre del Planeta X (The Man From Planet X, 1951)

Por Rodrigo Bedoya

El cine de ciencia ficción tuvo una importancia bastante significativa en los años 50 y 60: es en esa época en la cual se dieron las principales obras maestras del género, como El día que la tierra se detuvo, La invasión de los usurpadores de cuerpos o El planeta prohibido.

 

Lo interesante de este género durante la época eran sus principales connotaciones políticas, en algunos casos explícitas (El día que la tierra se detuvo, por ejemplo), pero generalmente manejadas a partir de la idea misma de la ciencia ficción: lo extraño y distinto que llega para conquistarnos, muchas veces transformándonos en zombies, sin la menor capacidad de decisión o de libertad. El miedo al comunismo se ve muy bien representado en el cine de ciencia ficción de la época.

kmp-dvd00137717-07-40

 

“El hombre del planeta X” es una cinta que data de 1951. Dirigida por Edgard Ulmer (director de, entre otros títulos, la extraordinaria “Detour”, uno de los grandes exponentes del film noir), la película nos narra la historia de un periodista que es llamado por un científico a ir a una isla, que será el punto más cercano por el cual pasará el llamado planeta X. Sin embargo, cosas extrañas ocurrirán, como el aterrizaje de naves espaciales que tienen dentro a extraños visitantes.

 

La ciencia ficción basa su premisa en abrir todas las posibilidades, en hacernos creer que efectivamente seres de otros mundos existen, y pueden llegar a visitarnos. Sin embargo, un film como El día que la tierra se detuvo, por poner un ejemplo, no juega tanto con lo extraño e inquietante que puede resultar eso, sino que busca familiarizar al extraterrestre, hacernos ver que es alguien de bien.

kmp-dvd00257117-08-522

 

“El hombre del planeta X” si busca jugar con la tensión y el suspenso que genera la premisa básica, mostrándonos al extraterrestre como un ser ambiguo, cuyas intenciones nunca son del todo conocidas. La sorpresa con la aparición del personaje hace que la película adquiera un plus que tiene que ver con el suspenso y con la tensión que proporciona el efecto sorpresa.

 

Y la puesta en escena de Ulmer hace bastante es de lo más interesante justamente porque sabe aprovechar lo limitado del presupuesto para ir creando un ambiente tenebroso y tétrico. Muchas veces la gracia de estas películas es observar un poco como los directores se recurseaban a pesar del poco presupuesto que manejaban, como la capacidad de los efectos especiales lega a hacer parecer obsoleta una puesta en escena como la que propone “El hombe del planeta X”, con un marciano que resulta gracioso de lo mal diseñado que era.

 

kmp-dvd00323717-09-40

Pero lo cierto es que Ulmer, trabajando sobre todo en estudio, sabe como sacarle provecho a la situación, creado ambientes poco definidos, casi abstractos, que le dan a la película un matiz bastante inquietante. Ir jugando con fondos poco definidos y rocosos, muchas veces siendo confundidos con la niebla y con el humo que se usaban, va creando un ambiente que genera tensión en el espectador.

 

El ritmo de la cinta es pausado, sin ningún tipo de aceleración. Lo que se nos va contando es el hecho de que unos hombres de ciencia se dan cuenta que están lidiando con seres que escapa a una explicación científica. La película va siguiendo este descubrimiento de forma muy sosegada, poniéndonos en el punto de vista de aquellos que van haciendo este descubrimiento. Incluso el suspenso y la sorpresa con la aparición del alien nunca llegan a partir de un efecto de shock, sino a partir de un clima y de un desarrollo que el director va desarrollando y que hace todo un poco más inquietante.

kmp-dvd00706217-12-54

 

Lo interesante de la ciencia ficción de los años 50 es que hacía del menos más: sabía como jugar a partir de las limitaciones, como crear suspenso y tensión a partir simplemente de un escenario poco definido y de unos cuantos otros efectos. Lo inquietante de El hombre del planeta X se basa e la poca definición, en el hecho de que nada parece muy claro ante nuestros ojos.

 

Esta abstracción, que Ulmer sabe aprovechar muy bien, es la que permite ir generando cierta tensión. La oscuridad de la noche, el efecto de la niebla, los ambientes rocosos: no hay nada en la película ni en su puesta en escena que plantee certezas, y es en esa ambigüedad que El hombre del planeta X triunfa con creces.

kmp-dvd00553117-11-27

 

Así como esta, hay muchísimas películas que merecen un cierto rescate, que se vaya discutiendo de ellas. La ciencia ficción, como ya lo dijimos, es una especie de barómetro que mide el ambiente social y político de toda una época, y lo hace a partir de los elementos que da el cine.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s