Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

cuando scorsese estaba llegando


alice-doesnt-live-here-anymore-poster

Martin Scorcese – Alicia no Vive Aqui (Alice Doesn’t Live Here Anymore, 1974)

1974. Los setenta en el cine marca una historia de cambio, cambios que se dan no sólo por el giro social entre el rock and roll, las visiones del sexo y las drogas, o las posiciones de roles en la vida a diaria, o también sin duda los problemas de las productoras que se dedicaron a incrementar verdaderas taquilleras que además empezaban a dar brotes a películas ahora históricas en todos los géneros, drama, ficción, acción o romántica. Y eso tanto porque diversos directores empezaban a tomar cuerpo con sus estilos y perspectivas, Scorsese fue uno de ellos, que en la época sacó  varias de las mejores películas que se le reconoce entre ellas Mean Streets (1973) y Taxi Driver (1976). Pero ahí justo en el medio Scorsese dio a luz una película que a pedido de Ellen Burstyn (Requiem por un sueño) dirigió a su manera explorando en un drama muy alejado a lo suyo si lo vemos ahora dentro de un contexto global de su filmografía.

alice-doesnt-live-here-anymore

Alicia ya no vive aquí es la historia de intentos, de motivaciones y caminos que se quedan siempre como una broma no entendida. Esta era ya una cuarta película, la segunda que hacía por la motivación de alguien más, la primera claro fue Boxcar Bertha, otra sacada de la línea que ya luego se le conoce a Socrsese, pero que gracias al productor Roger Corman (serie B) logró experimentar y hacernos ver también con ese corte que Scorsese es un director todo terreno. Pero con Alicia logramos identificar más el sello Scorsese, y es algo extraño, pues recién empezaba y ya marcaba un estilo que se empezó a ver claramente con su primer largometraje Who´s that knocking at my door?

alice-doesnt-live-here-anymore-pic2

Aquí en Alicia se encuentra más que fondo, formas, pues el fondo la historia que no se logra concretar de manera creciente y deja todo quizás muy claro en lo mismo que nada se logra con un mayor entusiasmo que toques de romanticismo. Eso de las formas pues no sólo queda en detalle que Scorsese involucra de manera técnica como los contrastes al inicio que te dejan absorto como si estuvieras presenciando un sueño, o ambiental, en el caso de escenas donde la rutina se ve desde afuera o la melomanía que ya se le conoce, cada canción puesta tan no sólo de manera precisa sino casi brillante lo que hace a veces aún más por la escena que el propio fondo mezclando todo casi de manera plástica.

alice-doesnt-live-here-anymore-pic3

Puede verse entonces que en esta película Scorsese experimenta con los aspectos psicológicos de los personajes de una manera contemplativa sin tanta inclusión del espectador, lo que la hace un poco salvo si alguna relación se logre ver desde un punto de vista en particular donde se podría rescatar el caso de madre-hijo, soporte casual de la historia, pues Alicia en realidad construye un camino, o lo intenta, para ella, lo que hace ese estado de maternidad un conflicto a manera de contradicción. Una película que plantea emociones y necesidades de manera floja por ratos pero que logra darnos salpicadas reacciones no inmediatas que sí hacen de esta película una opción Scorsese que se tiene que ver pues la identificación con el estilo posterior encuentra ahí ciertos principios elocuentes que no dejan de ser atractivos.

alice-doesnt-live-here-anymore-pic4

Alicia ya no vive aquí está puesta por Scorsese de manera tan real como pueda ser aquél personaje con una Ellen Burstyn que luce el drama en esta historia no siendo del todo dramática sino incluyendo los estados de rigor que su papel necesitaba y no se puede negar lo bien que lo hizo, lo que la hizo ganar un Oscar a mejor actriz por esta película. La actuación que complementa la historia es la Kris Kristofferson, que Scorsese logra dirigir para que él llegue a ser el punto distante que circula la intención de la historia en fin.

Como dije antes, no es un clásico de Scorsese por como ya sabemos que luego fueron sus películas pero es un buen ejercicio en paralelo que sirve de mucho ver para quién quiera no sólo saber o conocer más de este director sino para entender y contemplar aún más la evolución del cine y de las grandes influencias de la historia y del tiempo.

Por Beatriz Torres

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s