Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

la animación de autor


517525
Walter Ruttman

En este campo, primero hay que recordar algunos filmes abstractos. Fueron muchos los artistas plásticos que estuvieron inmersos en este tipo de creaciones. Así tenemos películas como la alemana Opus I (1921) de , que mezcla figuras curvas y triangulares que danzan en búsqueda de una armonía en constante movimiento; Ballet mecanique (1924) de Fernand Léger, una cinta de hipnotismo maquinal, un engranaje cadencioso de imágenes de figuras básicas y de zonas anatómicas de hombres y animales; o Sinfonía diagonal (1925) del pintor dadaísta Viking Eggeling, con elementos icónicos que aparecen y desaparecen al entrar en contacto secuencial, todo un alarde magistral del empleo del tempo en la animación. Años después, ya con el uso del color y los avances técnicos del cine, Composition in blue (1936) de Oskar Fischinger o Colour box (1935) de Len Lye, siguieron esa línea de la animación.

aelita_foto4

Opus I de Walter Ruttman

Más allá del célebre Léger, y mucho antes que la exitosa Las trillizas de Belleville de Sylvain Chomet, el cine francés ha contado a lo largo de su historia con verdaderos autores de la animación. El artista plástico de origen ruso Alexandre Alexeieff hizo en el país de aquel pintor, allá por el año de 1932, Une nuit sur le Mont Chavre, una cinta hecha con alfileres que daba vida a un mundo fantasmal y alucinatorio.

balletmecanique005

Ballet Mechanique de Fernand Léger

Asimismo, tenemos a Paul Grimault, uno de los grandes referentes del estilo de Hayao Miyazaki, que creó una película clásica como Le Roi et L’oiseau (1980) y a René Laloux, autor de filmes sin parangón como La planéte sauvage (1973) y Gandahar (1988), signados por trazos de turbadora sensualidad, una bizarra imaginería de ciencia ficción, y un exotismo grotesco, que a veces roza la plástica de Frida Khalo.

Otro país pródigo en animaciones de autor es Checoslovaquia. Un cineasta capital es Jirí Trnka, que con películas como El ruiseñor del emperador o El cuento del violoncelo (1949), encandila con sus atmósferas de sombría ingenuidad. Su estilo marcó escuela, y entre sus continuadores se encuentran Jirí Barta y Jan Svankmajer.

38alice1

Alice de Jan Svankmajer

Este último,desde los años sesenta, ha ido configurando un universo propio, que tiene entre sus picos expresivos a Alice (1988), un largometraje de arrebatos surrealistas que adapta el cuento clásico de Lewis Carroll, y combina actores reales con animación stop-motion; creando un mundo enigmático e insólito, siniestro e inquietante, de calcetines parlantes, camas aladas y un muñeco de conejo que cobra vida y come su propio aserrín.

Una figura esencial de la animación es el pintor y dibujante escocés Norman McLaren, quien hizo gran parte de su obra en Canadá. Su cinta más conocida es el corto Neighbours (1952), que aplica la técnica de pixelación con imágenes de actores reales para ironizar sobre las relaciones humanas. Posee una estética visionaria, que auguraba la apariencia y la dinámica de los videojuegos, con esos personajes de saltos mecánicos, de golpes y movimientos acelerados, y de apariencia computarizada.

arts_atlanticfilm4_3921

Neighbours de Norman McLaren

Polonia tiene en sus filas a Jan Lenica, así como a Walerian Borowczyk. Además de sus clásicos de cine erótico (Cuentos inmorales, La Bestia, etc.), el realizador fue un gran director de animación. Uno de sus últimos trabajos, Scherzo infernal (1984), poblada de demonios hermafroditas y lascivos, exhibía el mismo componente hereje y sexualde algunas de sus películas no basadas en las técnicas de animación.

Rusia es uno de los países que ha dado a algunos de los mejores directores de animación de la historia. Uno de los grandes maestros del stop motion es Wladislaw Starewicz, con películas como Los insectos de navidad (1913). Otro de los grandes de la animación rusa es Iván Ivanov-Vanó, director de filmes como Las estaciones del año (1969), una sublime fantasía en stop motion, que retrata un brumoso y encantado viaje de dos personajes en caballo, armonizada por melodías de Tchaikovsky. Esta cinta fue codirigida por otro maestro como Yuri Norstein, conocido como el Tarkovsky del cine de animación, y creador de la que es para muchos la mejor cinta de animación de todos los tiempos:El cuento de los cuentos (1980).

hedgehog_in_fog

El Puercoespín en la Niebla de Yuri Norsteyin

Al igual que el director de La pasión según Andrei Rublev y Stalker, Norstein hace de la representación de lo extenso (los paisajes, los ríos, los bosques)  na experiencia intensa; y fusiona la música clásica y la imagen en movimiento para envolver nuestros sentidos en una hipnosis poética. El filme crea una atmósfera de ensueño, y comienza con la imagen de un bebé lactando mientras su madre le canta una canción de cuna. De pronto, aparece el lobo relatado por el tema musical y vemos que la realidad interactúa con la fantasía hasta entrecruzarse incesantemente.

La cinta impresiona porque nos (re)conduce a sensaciones primarias,  quellas vividas sólo al comienzo de nuestra existencia. El inigualable arte de  este director está en remitir a nuestro mundo, pero no desde la percepción adulta, sino desde esa imaginación infantil e ilimitada, que hace encontrar lo quimérico en cualquier latido de lo real.
street_of_crocodiles

Street of Crocodiles de Los hermanos Quay

Los Estados Unidos también tienen realizadores de animación importantes. Ahí están los hermanos Quay, admiradores del estilo de Svankmajer, con un filme como Street of Crocodiles (1986), exhibiendo una estética que también convierte las figuras infantiles en presencias espeluznantes y siniestras, en medio de ambientaciones tétricas y acciones de ominoso delirio, y que ha influido en la textura de muchos videoclips americanos.

Bill Plympton, conanimaciones de humor negro y surreal, y que en cortos  omo 25 ways togive up smoking hace que la iconización del cuerpo humano  se altere, se trastorne o se amalgame con otros objetos de una forma desenfadadamente cruel; o Richard Linklater con sus divagaciones filosóficas y metacinematográficas en la rotoscópica Despertando a la vida (2001). Posteriormente, dirigió A scanner darkly, comentada en el número anterior.

default_animation_now_exc_02_0706181751_id_49339

25 Ways to Quit Smoking de Bill Plympton

Como Linklater, otros directores célebres del cine americano contemporáneo ingresaron al mundo de la animación sólo en algunos  momentos de su carrera. Algunos de los primeros trabajos de David Lynch, como Six figures getting sick, The Alphabet o The grandmother (se comentaron en el primer número de Tren de Sombras), se inclinaban por la animación o la mezclaban con actores reales, en medio de ese característico ambiente de pesadilla que sabe crear el realizador de Terciopelo Azul. Sin embargo, en los últimos años ha hecho otros trabajos de animación, como Dumbland (2002), una serie de episodios que son algo así como Los Simpsons en clave Lynch: una parodia de la familia norteamericana, pero con un humor absurdo que se regodea en lo violento, lo escatológico y lo atroz; apenas esbozada por trazos temblorosos y elementales.

dumbland

Dumbland de David Lynch

Por su parte, Tim Burton tiene en su haber cortos como Vincent (1982), la producción en stop motion de un relato suyo, El extraño mundo de Jack (1993) de Henry Selick, y la dirección de El cadáver de la novia (2005). Todos ellos, se inspiran en la tétrica parafernalia del expresionismo alemán y el horror británico clásico. No obstante, la visión lúgubre de Burton en sus películas de animación suele ser exaltada y jovial, tan festiva como cualquier Día de los muertos en México. Ellas, parecen resumir aquella frase de un popular músico underground de los ochenta que decía: “En la oscuridad, todo es más claro que a la luz del día”.
vincent-tim-burton

Vincent, de Tim Burton

No podemos dejar de mencionar a otros directores: los rusos Ptushko, Atamanov, Khrzhanovsky y Nazarov; los checos Tyrlová, Zeman y Brdecka,

los norteamericanos Whitney y Leaf; el rumano Popesco-Gopo; el nacido en la ex Yugoslavia Dusan Vukotic; los suizos Ansorge; el español Maciá; el canadiense Back; el belga Servais…

Por Jose Carlos Cabrejo

Anuncios

Una respuesta

  1. Brillante Post!! Siempre me ha gustado la animación. Apunto muchos nombres aquí expuestos para ver si los encuentro.

    Un saludo

    enero 27, 2009 en 12:57 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s