Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

La Melancolía del Monstruo


gwoemul

 

 

Bong Joon Ho – Monstruo Depredador (The Host) (Gwoemul, 2006)

 

 

“The host” es una gratísima presencia en la cartelera local. No se trata de la mejor plícula que ha producido la cinematografía coreana (sin ir más lejos, la cinta anterior de Bong Joon-ho, Memorias del asesinato, es superior a ésta), pero se trata de una película extraña en su forma de narrar e ir mezclando historias, tradiciones, tonos y menajes políticos. Lo que comienza como una película de desastre pasa a ser una especie de comedia de enredos para terminar siendo un melodrama familiar muy pero muy triste.

 

La primera escena de la cinta nos ubica en el año 2000, en una base norteamericana en Seúl, en el momento en el cual un científico gringo le ordena a su asistente coreano que eche unos desechos por el lavatorio, a pesar de la advertencia del oriental de que eso es ilegal, y que irían a parar a las aguas del ría Han. 6 años después, las consecuencias de esos hechos se hacen visibles: un monstruo vive en el río, y poco a poco comienza a salir de las aguas para comenzar a atacar a la gente.

 

 

host-gwoemul-31

 

 

En medio de eso, una familia compuesta por un abuelo, su hijo medio quedado, su hija deportista y su otro hijo rebelde pero ahora convertido en un yuppie decide ir en busca del monstruo, debido a que éste a raptado a la hija del primer hijo, que sigue viva. En medio de esto, el miedo a un virus que se cree viene con el monstruo genera una especie de cuarentena en toda la ciudad.

 

“The host” comienza como una película de monstruos común y silvestre, muy de nuestro tiempo: el daño ambiental genera un monstruo que viene a devorarnos. Y en medio de este ataque, la presentación de la familia disfuncional, con seres incompletos y que buscan algún tipo de redención, permite ir conociendo como se irán tejiendo las relaciones, sobre todo una vez secuestrada la hija del protagonista. Bong decide mezclar el dolor de perder a una hija con la gracia de ver como esa familia, debido a las muy diferentes personalidades de sus integrantes, se enfrenta entre sí.

 

 

th1

 

 

La pelea de la familia en pleno homenaje a las víctimas del primer ataque, con una cámara que simplemente se queda observando como van las patadas, resulta de una gracia que nace de la espontaneidad de la situación en un lugar extraño.

 

Lo mismo se puede decir de la escena en la cual la familia escapa del hospital siendo perseguida por todos los doctores. Bong sabe cuando exagerar las situaciones pero sin darles la autoconciencia de lo absurdo: por el contrario, la espontaneidad y la sorpresa son las que permiten que el humor se cuele, incluso en situaciones tensas o terribles.

 

 

th2

 

 

Pero lo más interesante de la película viene después, cuando observamos los intentos de la familia por rescatar a la chica. el director decide enfocarse no tanto en los ataques del monstruo hacia la ciudad, sino en cómo los efectos del ataque de la criatura (en este caso, el secuestro de una chica) van modificando las relaciones en una familia.

 

No importan tanto la espectacularidad, sino la intimidad de una familia que tiene que lidiar con la desaparición de un ser querido. A eso apunta la cinta en la extraordinaria escena en la cual la familia, después de haber buscado al monstruo, está comiendo, cuando de pronto, de la nada aparece la niña que comienza a comer con ellos.

 

 

th3

 

 

Es así que “The host” se convierte en una especie de melodrama íntimo y familiar: los miembros de una familia luchando contra todos los elementos que les impiden encontrar a un ser querido. Es por eso que el tono de la película se vuelve mucho más melancólico: Bong le da un aliento épico y trágico a cada una de las luchas personales de los protagonistas contra todo aquello que los impide reunirse con su familiar, ya sea éste el monstruo, las autoridades coreanas que los quieren detener o los médicos norteamericanos que los quieren observar.

 

Cada enfrentamiento tiene el aliento d una elegía, de una lucha desproporcionada e la cual los protagonistas siempre van a tener las de perder. Los personajes luchan contra maquinarias enormes (criaturas, burocracias, poder militar, traiciones de amigos), y lo hacen con una valentía que el director señala a partir del tono elegiaco de los enfrentamientos.

 

 

th4

 

 

Esa sensación de derrota frente a un sistema y a un estado de las cosas contra el cual los personajes insisten en rebelarse no es nada gratuito: “The host” es una película política, que mira la dictadura militar coreana y se pregunta sobre que fueron de los ideales que trajeron la democracia de vuelta. La respuesta de Bong es clara: de esos ideales no ha quedado mucho, sobre todo si se tiene en cuenta el poder de los Estados Unidos y la terrible militarización de la sociedad coreana.

 

Y todo esto lo hace a partir de una historia que mezcla géneros y prototipos: los personajes, como lo dijimos, son seres incompletos que de una u otra forma tienen deudas con el pasado y con ellos mismos y que buscan, a partir de la recuperación de un ser querido, saldar esas cuentas.

 

 

th5

 

 

Ecos del western (recordar “Más corazón que odio”, por ejemplo) y de toda una tradición del cine de género (la cinta hace recordar a algunas películas norteamericanas de los años 70, no tanto por su historia sino por su tono) resuenan: “The host” es cine popular, que cuenta una historia sólida, pero que tiene la necesidad de mirar al presente, a su sociedad y a su forma de actuar. Y nunca verbaliza su discurso, sino que lo va creando a partir de un tono y de una forma de mirar la lucha íntima de cada uno de los personajes. “The host” mira al mundo y al cine de frente, y eso hay que agradecerlo.

 

 

 

Por Rodrigo Bedoya

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s