Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

UNA HISTORIA PERDIDA


 

in_the_valley_of_elah_cartelpelicula

 

Paul Haggis – En el Valle de las Sombras (In The Valley of Elah, 2007)

 

En el valle de Elah es el último largometraje del ya premiado con un Oscar, y otra vez nominado, Paul Haggis. La película recorre la vida de los soldados estadounidenses de regreso a su vida cotidiana a partir de la búsqueda de un hijo perdido.

 

Hank Deerfield (Tommy Lee Jones) es el típico norteamericano que ama a su país y se conmueve cuando izan su bandera y se indigna de las calamidades de las que culpan a la gran nación. Maneja una pick up, usa jean, camisa a cuadros, cabello corto, buenos modales, pocas palabras, mirada dura.

 

 

8b30d8vall3p3

 

 

Tras una llamada telefónica se entera que su hijo, que hasta entonces pensaba en Irak, ya había llegado a tierra gringa sin que él se diera por enterado. Luego de ello comunica a su mujer, Joan Deerfield (Susan Sarandon), que irá en su busca.

 

A medida que avanza la película nos enteramos que otro de sus hijos, también militar, murió piloteando un avión de guerra. Tras intentar hallar algunas pistas que den con su hijo, encuentran unos restos en las afueras de la ciudad.

 

 

8b30d8vall4p

 

 

Allí es donde aparece Emily Sanders, una detective y madre separada que tiene que batallar con el machismo sureño y el hecho de haber sido la novia del comandante del distrito. Entre Hank y Emily empezarán a desenredar la madeja de la desaparición de Mike Deerfield, mientras aparecen imágenes claras de denuncia social, del arrebato de las tropas gringas, de su exposición a las drogas para soportar el tormento de la guerra, de la cantidad de salvajadas que cometían y de lo que los medios alternativos al mainstream se han encargado de filtrar sin mucho reparo; como el hecho que los Convoy gringos no paran se atraviese quien se atraviese, pues tienen órdenes preliminares.

        

Paul Haggis es el sujeto políticamente correcto, sus películas exponen realidades crudas desde el lugar más cómodo: el de la denuncia. Cuando presentó Crash (2004) la Academia lo premió por explorar los estereotipos racistas de norteamérica, justo cuando se voceaban mayores rigurosidades respecto del tema migratorio en EEUU.

 

 

8b30d8vall5p1

 

 

Con En el valle de Elah (2007) aprovecha, nuevamente, al enardecido montón de detractores de la guerra de Irak y la interminable lista de denuncias sobre los abusos cometidos en Irak y la perversión a la que son expuestos los soldados gringos en tierra musulmana.

 

El problema no es que sea imposible relacionar lo políticamente correcto con el cine, más bien el problema está en la cantidad de pastillas para la moral que imprime a su denuncia, la cantidad de lecciones de vida que intenta dar Haggis, del mismo modo que en Crash, es una suerte de soberbia que cuelga un rótulo: “mi visión del mundo es LA visión”.

 

 

hr_in_the_valley_of_elah_16_001

 

 

La inclusión de los videos averiados en el celular de Mike, que Hank recupera de la base, son un elemento que más que portar a la historia, la hacen decrecer, muestran la crudeza off the record de la guerra, pero no descubre nada sobre lo que estaba buscando: los culpables de la muerte de su hijo, solo las denuncias sociales que Haggis quiere hacer a través del cine, lo que es totalmente válido, pero bastante deshonesto cuando lo que se supone que vendes es una historia que contar y no una denuncia política que por cierto ya estaba mil veces formulada.

 

Sin embargo, a favor del filme, la actuación de Tommy Lee Jones es fabulosa, tanto como en No country for old men, película en la que el personaje que interpreta tiene la misma dureza de espíritu, la misma capacidad contemplativa, la misma audacia para tomar distancia y ver cosas que otros no. Esta actuación decrece enormemente con el desarrollo de la historia en donde de a poco se van perdiendo los personajes, se va dejando de contar una buena historia para pasar a denunciar lo que lo políticamente correcto dictamina, insisto, del mismo modo que en Crash.

 

No se pueden generalizar opiniones, pero hay un factor clave que trasciende los movimientos de cámaras, los actores de millones de dólares y quince premios de la Academia, y es el contar una buena historia y solo preocuparte por ello, lo demás son los recursos que utilizas para esa buena historia, pero si tu propósito no es ese, entonces es mejor que no concentres tu vida en el cine y te dediques a la política. 

 

 

itvoe

 

 

Quizá puede parecer soberbio, pero es lo mínimo que se le debe demandar al cine: una buena historia, y por más que nos rasguemos las vestiduras con las calamidades de Irak, En el valle de Elah es una película oportunista, con los puntos ganados de antemano por la relevancia que tiene este tema en la sensibilidad popular, pero con una historia perdida en el valle de dios sabe quién.

 

 

 

Por Daniel Vidal Toche

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s