Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

Una Natural Complejidad


lust_caution_ver2_poster

 

 

Ang Lee – Traición y Lujuria (Se Jie, 2007)

 

Lust Caution (2007) de Ang Lee se muestra como uno de los estrenos más interesantes del año debido a la evolución y rigor en el tratamiento narrativo del director así como un  soberbio trabajo en la configuración (y actuación) de sus personajes.

 

La historia se lleva a cabo en Shangai en 1942, en plena ocupación japonesa, y nos muestra a Wong Chia Chi (Wei Tang), una sofisticada y adinerada mujer, jugando a los dados con sus compañeras en una sala. La contextualización de la época resulta sutil e, incluso, anodina al mismo tiempo: el ‘raje’ superficial de las mujeres nos deja en claro dónde nos encontramos y qué está ocurriendo.

 

 

lc1

 

 

Wong se retira súbitamente de la reunión y se dirige a un café. Realiza una llamada y se y se dispone a esperar. Recuerda: La sucesión de hechos comienza 4 años antes en 1938, coyuntura en la que el conflicto entre China y Japón aún no parece resultar relevante (se habla de la toma de Cantón como una nimiedad), seguidamente, Wong, estudiante universitaria, conoce a Luang (Lee-Hom Wang), un joven que busca concienciar a la gente sobre la creciente invasión en China y deciden comprometerse con la causa conformando un grupo de teatro que expondrá contenidos políticos: “China no caerá”.

 

El compromiso se tornará álgido con el pasar de las acciones, Luang da cuenta de que pueden conmover a las personas pero que su esfuerzo resulta impotente, deben hacer más y el nuevo objetivo radica en la ejecución de un plan para asesinar a Yee (Tony Leung), un poderoso colaborador de los japoneses.

 

 

lc2

 

 

Wong será la encargada de ganar su confianza, recibe rigurosas indicaciones por parte de Kuang para espiar a Yee y su entorno sin ser detectada. La narración, en adelante, toma cuerpo y empiezan a desplegarse Wong y Yee como principales impulsadores del conflicto en la película dado que, en principio, la sucesión de hechos se torna displicente con el tiempo, lo extiende y adorna al punto que la propia historia se oculta entre pliegues y ribetes que dilatan la importante aparición de Yee como objetivo.

 

Son sobresalientes las actuaciones de la nueva pareja conformada, y es que a partir de esta construcción, la narración se desenrolla en un  bloque más fluido y penetrante: La manipulación que pretende ejercer Wong se ve contrastada por el impulso del vehemente Yee, quien la trata con una agresividad, en principio, inexplicable para Wong.

 

 

lc31

 

 

Sin embargo, pronto se verá sumida en el vértigo de la intensidad y manifiesta una ambigüedad notable, encontrándose así en un ‘entre’ de afectos. Así también, Wong parece no percatarse del amor de Kuang hacia ella o, mejor aún, parece no importarle. Sea como sea, Wong es una mujer compleja y difícilmente descifrable.  

 

Yee, por su parte, se nos muestra dominante e implacable. Expone la sólida construcción de su rol: un espía instigador que desconfía incluso de su sombra. Wong parece complementarlo y aliviarlo y él no duda en retribuir aquel soporte.

 

 

lc4

 

 

De ahí, justamente, parte la fórmula en las recurrentes escenas de encuentros sexuales que, progresivamente, exponen situaciones que trascienden la barrera del placer, se convierten en rituales catárquicos y de mutuo reconocimiento, más del sí mismo que del otro.

 

Así pues, Wong y Yee conforman una unidad al complementarse. Denotan una natural complejidad al esconder sus sentimientos, lo que realmente desean, pareciera que buscan desligarse del contexto que los envuelve buscando la pasión exponencial que deja muy poca cabida a las ambigüedades. Y, justamente, la ambigüedad es una característica intrínseca de estos personajes: ¡Ellos sobreviven por ello! Pero no cuando se encuentran: Se entregan el uno al otro sin ataduras.  

 

 

 

lc5

 

 

De esta manera, la pareja conforma una razón de ser paradigmática que se aprecia en las grandes películas de espías (descontando, claro está, la exposición sexual explícita), basta con recordar la trascendente Notorious (1946) de Alfred Hitchcock. En ella, el contenido sentimental de cada escena se ve enaltecido por la tan minuciosa narrativa clásica del director.

 

La vinculación de los afectos con los intereses resultan un muy importante patrón de medida para el flujo de las acciones. En Notorious, además, observamos a una de las más importantes parejas en la historia del cine: Cary Grant e Ingrid Bergman.

 

 

 

lc6

 

 

Ang Lee es más que conciente del abolengo clásico y rinde un pequeño homenaje a la época mostrándonos dos estrenos a los que Wong asiste: Penny Serenade (1941) de George Stevens y Suspicious (1941) del mismo Alfred Hitchcock, (ambas con Cary Grant como protagonista).

 

Habría que decir, volviendo a Lust, Caution, que la prodigiosa pareja conformada por Tony Leung y Wei Tang sumada a la narrativa clásica (a la que, en definitiva, se adhiere Ang Lee) le rinde tributo al cine negro.

 

 

 

lc7

 

 

En el plano técnico, podemos constatarlo notando la preponderancia de los planos de detalle para anticipar los cambios de escena en interiores, estos se encuentran omnipresentes así como el privilegio del espacio en los exteriores; en ellos, los rostros son advenedizos, más pesan las acciones en torno a las personas y su forma de funcionar en su contexto: La natural complejidad sólo la vemos en un cuarto donde los amantes se encuentran y van esclareciendo qué es lo que realmente quieren…  

 

 

 

Por Enrique Vidal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s