Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

CÚANTO CUESTA TENER UN AMIGO


mmaposter11

Patrice Leconte – Mi Mejor Amigo (Mon Meilleur Ami, 2006)

Aunque para los que dejaron la niñez guardada en un baúl olvidado la amistad sea sólo un lindo recuerdo de infancia o un vacío sinónimo de compañerismo, ese afecto –que el diccionario define como puro y desinteresado– tiene mucho del matiz que le intenta dar Patrice Leconte en Mon Mellieur Ami (Mi mejor amigo).

¿Tiene un costo tangible la amistad? ¿Sabemos lo que es tener un amigo? El realizador francés (del que ya vimos La viuda de Saint Pierre) nos dice que no hay fórmulas para hacer amigos, y que lo que le funciona a unos puede no ser muy eficaz para otros, pero más allá de jugar con el concepto, Leconte da un grito catártico de soledad y busca, a través de Francois (Daniel Auteuil), decirle a la sociedad europea lo triste que es morir y que nadie asista al funeral.

mma111

Francois Coste es un vendedor de antigüedades que se ha refugiado en los objetos que colecciona. Tanto así, que luego de una subasta, donde la compra de un jarrón pone en riesgo las finanzas de la galería que posee junto con su socia Catherine (Julie Gayet), cae en la cuenta, en una fría conversación de colegas, que su oficio y su personalidad no le han permitido conseguir un solo amigo verdadero.

No quiere aceptarlo y su socia lo reta a demostrar que sí lo tiene. Es aquí donde comienza una comedia muy sutil, tal vez demasiado para alguien que busca reír a carcajadas pero lo suficientemente incisiva y perspicaz para salir de la sala con una sonrisa reflexiva.

mma221

Aunque la historia y las situaciones puedan ser, de alguna manera, algo predecibles, la habilidad de Leconte está en brindarnos una película sincera, afectuosa y capaz de seducir y emocionar con delicadeza al espectador.

Y en esa tarea de conexión con el público, Bruno (Dany Boon), el taxista que ayuda a Francois a buscar o recuperar “amigos”, es trascendental, ya que es igual de solitario, pese a su habilidad de relacionarse con la gente, pero mucho más emotivo y bonachón.

mma331

Así como Francois se refugia en los objetos, Bruno desde niño lo ha hecho en los datos, su sueño es participar y ganar en un concurso de sabelotodos. La película tiene uno que otro vacío en el guión, pero fluye y no necesita meterse en los vericuetos de historias secundarias (bastan un par de detalles), pues es la mirada de Francois la que nos guía, esa que gira sólo alrededor de sí mismo y que, en los últimos minutos, se torna menos egoísta y hace de Bruno (de su ‘amigo’) el centro de interés del filme. La presencia de Daniel Auteuil es abrumadora pero ya sabemos que este actor es capaz de hacer solo una película sin llegar a aburrir a nadie.

Leconte no oculta la conexión –tal vez la inspiración– de su película con El Principito, de Saint-Exupéry, no solamente en que ambos utilizan la fábula para hablar de temas serios y urgentes, sino que en ambos la amistad y la soledad son verdaderos protagonistas.

mma441

Precisamente la cita del zorro: “Yo soy para ti sólo un zorro, igual que cualquier otro, pero si me domesticas nos necesitaremos, tú serás para mí único en el mundo y yo seré para ti único en el mundo”, le hace comprender a Francois la esencia de la amistad. Es un punto de quiebre que Leconte sabe manejar con estilo, a pesar, como ya lo dijimos, de la predictibilidad de la historia.

En resumen, pese a la simplicidad técnica que acompaña al filme –típico de una cinta francesa que prioriza el fondo sobre la forma–, la película refleja, al mejor estilo costumbrista, el encuentro de dos soledades distintas, la de un adulto que cree que su vida está arreglada y la de un ‘loser’ que desconfía de las personas y de la buena suerte. Hay un tono agridulce que hace que con una sonrisa eterna (tal vez para no tomarnos nada demasiado en serio) nos hagamos la pregunta ¿tenemos por lo menos un amigo verdadero?

mma551

Si bien esta pregunta es más escalofriante para una sociedad desarrollada, donde el éxito es lo que prima, no es tan descabellada en sociedades como la latinoamericana, que por momentos olvida la calidez que la identifica por copiar prioridades ajenas.

Por Claudia Ugarte

Anuncios

Una respuesta

  1. Anónimo

    es una prlicula muy emotiva t enseña apresiar lomas vonito dela vida

    octubre 27, 2011 en 7:38 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s