Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

Bullshit: La Carcajada que no Llega


 

los-step-brothersposter

 

Adam Mackay – Hermanastros (Step Brothers, 2007)

 

Ya es clásico ver a Will Ferrell haciendo el papel de idiota para que todos riamos a mares. Claro que su fórmula más se acomoda al público gringo que parece siempre estar ávido de los gags del manganzón idiota, como Joey Tribbiani en la archiconocida comedia gringa “Friends”. Incluso, el nada-facético actor Matt LeBlanc (Joey Tribbiani), luego del último capítulo de “Friends”, empezó con su proyecto personal: la original comedia “Joey”.

 

Si me extiendo en hablar de “Friends” es porque Step Brothers, la última cinta en la que participa Will Ferrell, dirigida por Adam Mackay, está ubicada en la misma fórmula del personaje de Joey, y de muchas de las estructuras cómicas gringas. Es decir, tienes una casa grande, dinero, ningún problema económico ni sentimental, excepto un dolor de cabeza con la incansable estupidez de los personajes principales.

 

Step Brothers

 

 

En el caso de Step Brothers tenemos a dos mantenidos de 40 años, cuyos padres respectivos se conocen, se enamoran y deciden casarse, haciendo que los dos majaderos convivan. En este contexto se ven todos los estereotipos de hermanastros que cualquiera pueda identificar.

 

Es más, un etologista diría que la noción de territorio que maneja Mackay y Ferrell es extraordinaria, puesto que las escenas que se supone son más hilarantes, son aquellas en las cuales John C. Reylli (Dale Doback) delimita su territorio y prohíbe el acceso a Will Ferrell (Brennan Huff) a su cuarto de música.

 

the-stepbrohers2

 

 

El resto de la trama es tan predecible como la fórmula narrativa de Vladimir Propp: los padres se hartan, el conflicto llega a su máximo, se libera la tensión. Ambos son conminados a madurar, consiguen trabajos ipso facto, alcanzan sus metas a corto plazo.

 

Al final, son los héroes logrando que la familia se reúna y volviendo a ser ellos mismos, consiguiendo formar una gran compañía llamada Prestige World Wide, que en principio fue una majadería infantil, pero que resultó siendo, como siempre en este tipo de comedias, un diamante en bruto que creció demostrándoles a todos que vale la pena soñar. En resumen, un cóctel de dos partes de azúcar y dos partes de melaza, demasiado forzado incluso para e público menos exigente.

 

the-stepbrohers3

 

 

Si bien las fórmulas en el cine son totalmente aceptables y, además, son parte de un despliegue comercial cuyos propósitos son el mero entretenimiento. En el caso de Step Brothers nos encontramos ante una absurda inversión de la industria. Es una comedia mil veces vista. Cuando fui a verla —un martes— la sala estaba casi vacía y varias personas se retiraron antes de que terminara. No era el público del Festival de Lima, ni de Cannes, eran ciudadanos de a pie buscando algo ligero con lo cual disfrutar su mitad de precio del martes.

 

Haciendo un poco de inducción, puedo al menos sospechar que la gran mayoría del público reaccionaría igual. Las escenas supuestamente cómicas, son grotescas y no porque apelen a lo escatológico, sino porque buscan arrancarte carcajadas forzosamente, como un cómico desesperado ante un público apático que no ríe ante ninguno de sus chistes.

 

the-stepbrohers4

 

 

Una de las partes más desastrosas es el desenlace del conflicto, además de lo ya expuesto, el final parece atropellado, como cuando escribes una historia y al no saber como culminarla dices: y desperté o y vivieron felices para siempre. Incluso, ya terminada la película, lanzan el extracto que no encajó en la edición, en el cual Dale Doback y Brennan Huff se vengan de unos niños de doce años que los hicieron lamer mierda, apelando, desesperadamente, a una última carcajada. No repararon que nunca hubo una primera.

 

Lo que se intentó hacer es claro: juntaron todas las comedias mil veces vistas y cambiaron a los niños majaderos de Más barato por docena por un par de cuarentones de la onda Virgen a los cuarenta. O sea, un par de desadaptados sociales que deben despertarte ternura y que al final serán los héroes que le demostrarán al mundo que nos hemos olvidado del niño que llevamos dentro. Como dirían los gringos: Bullshit.

 

 

Por Daniel A. Vidal Toche

Anuncios

Una respuesta

  1. sebas

    No estoy de acuerdo con esta reseña.

    Me parece prejuiciosa desde todo punto de vista. Le recomendaria al reseñador que se relaje y se deje llevar. Yo me desternille de risa con Farrell, lejos el mejor comico de USA junto a Sacha Baron Cohen. Jim Carrey es otro lote por cierto.

    Saludos y a pulir mas los textos, muchachos!

    noviembre 8, 2008 en 3:30 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s