Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

el guerrero dragón aparece para entretener al público


 

Mark Osborne y John Stevenson – Kung Fu Panda (Kung Fu Panda, 2008)

Kung  fu Panda muestra la creatividad y la aventura mediante este reconocido y misterioso arte marcial que ha recorrido el mundo.

Según uno de los principios del libro blanco del confusionismo, todo ser tiene su lugar y su destino. Todos sabemos a qué zona pertenecemos y las razones por las cuales hay que cumplir con nuestro destino. Se debe tener en cuenta que el ser humano nació para estar en un lugar y debe reconocer que hay personas superiores e inferiores a él.

Sin embargo, esta película rompe con este principio de Confucio, dejando a la persona la libertad de elegir su propio camino y que, si el corazón lo quiere, se puede llegar a lugares inalcanzables con sólo tener la voluntad de cambiar las cosas, así como el ritmo de la vida.

Kung Fu Panda es una película de animación que además de presentar acción y entretenimiento, muestra con profundidad reglas de la cultura oriental y la disciplina que se mantiene en esta arte marcial. No se quiere llegar a tomar este arte como grandes técnicas de combate, sino también varios elementos esenciales de la humanidad: como los sentimientos, la concentración y la fe entre uno mismo.

El filme empieza con el sueño de Po, un panda algo flojo y fanático del kung fu, donde él es un gran guerrero de este milenario arte marcial y que luchará al lado de los cinco grandes maestros, conocidos como los cinco furiosos, contra miles de guerreros. Sin embargo, el sueño desaparece al despertarse de él y empieza a realizar su trabajo diario, ser mesero de su restaurante de fideos.

Po sueña con el día de convertirse en un gran maestro del kung fu, lamentablemente se mantiene en el restaurante por no poseer ni haber nacido para poder cumplir sus deseos. Los principios orientales le prohíben cambiar su destino de la noche a la mañana, pues las reglas ya están colocadas y su camino también está predestinado.

Por otro lado, el maestro Shifu, el gurú que entrenó a los cinco furiosos descubre que muy pronto el guerrero Tai Lung se liberará de su prisión para tomar venganza y robar el pergamino del dragón. Este pergamino, sólo debe ser abierto y usado por el legendario guerrero dragón según cuentan las profecías que llegará caído del cielo como una gran esfera rodeada de fuego.

La selección del maestro había llegado, los cinco furiosos estaban preparados para saber quién de ellos era el seleccionado. El maestro Mono, Grulla, Tigresa, Víbora y Mantis mostraran en el templo sus más grandes técnicas y habilidades en el combate a todos los pobladores que asistieron para la selección del legendario guerrero de las profecías.

Po, ansioso de ir al templo se retrasa por su lentitud y obesidad. Al estar finalmente en el templo, las puertas se habían cerrado e intentando todo lo posible para ver quién iba a ser seleccionado, amarra un cohete en una silla y lo enciende, elevándose hacia el cielo y cayendo en el centro del templo, donde fue señalado como el guerrero dragón.

La sorpresa llegó rápidamente al saber que Po no era un guerrero y que ni siquiera sabía kung fu. Esto lleva a muchos conflictos para el pobre y desentendido panda que, aunque tenga un gran carisma y le gustase el kung fu, pasará muchos rechazos en el mismo templo por parte de su maestro y el destino que debe tomar para salvar al pueblo de las garras del tirano Tai Lung.

Al respecto con esta película, que ha tenido mucha acogida tanto para los niños como para los adultos, han manejado el lenguaje cinematográfico de manera precisa para entender los elementos orientales y los colores utilizados en el film invitan al espectador a un grandioso y místico pueblo chino que, aunque esté habitado por animales, presenta al esencia de  los pobladores y de sus actividades rutinarias (como los restaurantes de fideos en carreta, el uso de los faroles chinos, etc.)

La primera escena, la del sueño, muestra una animación muy prometedora. Contiene esta escena elementos de animación muy detallados y imitan el estilo artístico oriental, como si fuesen lo dibujos hechos con tinta y un pincel chino mostrando el típico trazado de las escrituras y dibujos de esta cultura oriental.

La música se ajusta a la situación de lo que ocurre en la escena. Podemos presenciar muchas etapas en las que Po se siente un perdedor ante su poca habilidad en el kung fu como en su momento cumbre en la lucha contra Tai Lung. En otro caso, se percibe la banda sonora para situar al espectador en la época de la china antigua, presentado su mística y poderío, como el uso también de instrumentos típicos de su cultura.

Kung fu Panda de Dreamworks presenta una historia muy entretenida para los niños y reflexiva para los adultos que muchas veces se colocan límites sabiendo que, con un poco de esfuerzo y voluntad, pueden llegar lejos y que no se necesita un ingrediente secreto para saber que todos somos especiales y poder mover al mundo con nuestras propias manos.

Por Luis Augusto Venegas Gandolfo

Anuncios

Una respuesta

  1. es el mejor

    septiembre 8, 2008 en 1:22 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s