Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

DESCUBRIENDO LA ARCADIA


 

 

Richard Linklater – Antes del Amanecer (Before Sunset, 1995)

 

 

Before Sunrise (EE.UU. 1995) presenta una historia de amor singular. El director y guionista Richard Linklater no trabaja una comedia romántica ni un melodrama típico, aunque coja elementos de ambos. Lo que tenemos al frente es un amor sereno y estoico, sin estridencias, copiosas lágrimas ni gestos desbordados, que encuentra su principal motor en la palabra de los amantes. Y conforme al magisterio del director francés Eric Rhomer, los temas de conversación pueden versar sobre cualquier tema (desde la seudo-filosofía hasta la comida gourmet), pero subrepticiamente todo va apuntando hacía una pasión amorosa desbocada.

 

Dos jóvenes (él es norteamericano y ella es francesa) se encuentran casualmente en Viena, en el vagón de un tren, y traban palabra entre sí. Como la charla es entretenida y se desarrolla con muchísima fluidez, deciden hacerse compañía y recorrer a pie la ciudad europea. Poco a poco los temas van derivando hacía asuntos más personales, aunque nunca abandonen las referencias culturales y los juegos de palabras.

 

 

 

Aprovechan cualquier circunstancia para no dejar de hablar y de oír al otro. La necesidad de llenar el espacio de palabras se hace manifiesta conforme avanzan las horas, llega la noche y se anuncia el amanecer de un nuevo día. Porque al día siguiente, justo después de que amanezca, el norteamericano debe tomar el vuelo de regreso a su país de origen.

 

Una historia de amor alcanza estatura artística cuando se lo combina con el azar y con la pérdida. Así se garantiza un conflicto en la historia, cambios de rumbo y encuentros inesperados. Los espectadores podrán reconocer lo que ven en pantalla como parte de su propia experiencia. Si esos elementos (la pérdida y el azar) son exacerbados y subrayados queda como resultado un melodrama. Otra alternativa es mostrar el perfil irónico y descreído del asunto, que da como resultado una comedia. Before Sunrise no se maneja en ninguno de esos dos extremos.

 

 

 

El dolor y la fatalidad se presentan en callada voz, en sordina, atemperados por una ironía y un sentido del absurdo que tampoco degeneran en el grotesco desbocado. Before Sunrise se mantiene como en un exacto punto medio. Y en esta opción es decisiva la palabra de los amantes, que distrae el curso de la acción de lo que es el tema central de la película: la irremediable pérdida del amor. Los temas de conversación van postergando la confrontación con ese tema, esquivando su punzante presencia, hasta que resulta inevitable la confrontación; entonces, la reacción de los personajes sigue siendo estoica, sin sobresaltos, con una serenidad absoluta.

 

Lo mejor de la película va por la constitución de los dos personajes principales y la relación que surge entre ellos. Ethan Hawke y Julie Delpy construyen personajes verosímiles y con química entre sí, lo cual genera una intimidad y una camaradería que es compartida por el espectador. ¿Es verosímil el tono y los temas de la conversación? Hay quienes han impugnado a esta película su aire impostado y pretencioso, con referencias a veces eruditas y un discurso cargado de artificios retóricos, poco espontáneo o natural. Aquí se quiebra el principio de identificación que apuntábamos más arriba. La mayoría de espectadores puede razonar que dos enamorados nunca hablarían en la vida real como esos dos personajes.

 

 

 

 

Debo admitir que comparto los reparos sobre cierto tufillo de artificialidad en el desarrollo de la intriga, pero discrepo en el origen del mismo. Los problemas no surgen del discurso de los personajes en sí, que pertenecen a un típico estrato universitario, con antecedentes en la antiquísima tradición literaria del amor cortés y el amor pastoril, donde la relación sentimental iba acompañada de toda una escenografía cargada de arte, poesía y filosofía. Si la película resulta tediosa es por el contexto que los rodea: la ciudad de Viena y sus amables pero intrascendentes ciudadanos. A ratos todo el entorno respira una frivolidad y un amaneramiento exasperantes.

 

Sin duda, la ambientación quiere incidir en el contexto utópico de la cuidad (conforme a la misma tradición pastoril), un ambiente amable y de confort que apenas dura lo que una noche, cuando la mañana irrumpa y marque la separación irremediable de los amantes.

 

 

 

Pero el director se regodea en interrumpir el trayecto de los amantes con episodios y personajes variopintos (un poeta que regala sus versos a la orilla del río, los músicos de un bar) que si bien son importantes en un principio para dibujar mejor el ambiente idílico de la relación, por lo recargado y reincidente de su aparición (la película dura casi dos horas) vuelven aburrido y tedioso el tramo intermedio de la película. Recién al final, ante la amenaza tangible de la separación, se retoma el interés del espectador, intrigado por la resolución final de la historia: ¿el norteamericano se queda o se va?

 

Todas estas omisiones y reparos serían subsanadas en una secuela que Linklater filmaría en el 2004, con los mismos actores encarnando a sus personajes nueve años después de los sucesos de Viena. La película se titula Before Sunset y cambia el punto de reunión por un ambiente más arquetípico en lo que respecta al amor: París.

 

 

 

La acción es básicamente la misma, pero todo concentrado en poco más de una hora (el mismo tiempo de metraje de la película) lo cual enfatiza la conciencia del tiempo y de la pérdida. En Before Sunset ya no hay ripio alguno, y el resultado es magistral. Pero para entenderla y disfrutarla a cabalidad es indispensable haber visto la primera película con las aventuras en Viena, Before Sunrise. Esa también es la razón de que nos hayamos detenido en su análisis, para en una próxima entrega poder hablar sin tapujos de la continuación.

 

Javier Muñoz Díaz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s