Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

El Gran Escape de Nick Park


Nick Park – Pollitos en Fuga (Chicken Run, 2000)

Pollitos en Fuga (Chicken Run) presenta al público una comedia de alto entretenimiento y un reconocimiento en el mundo de la animación.

 

La historia empieza con los innumerables intentos de fuga de la gallina Ginger junto con sus compañeras del granero. Todos estos intentos fracasan por culpa de las rondas nocturnas que realiza el Sr. Tweedy junto a su par de labradores, o por las compañeras de Ginger, que no tienen mucho interés en salir y no realizan con seriedad el intento de escape.

El Sr. Tweedy sabía que Ginger planeaba siempre las fugas, por lo que la castigaba metiéndola en un tacho de basura hasta el día siguiente. La Sra. Tweedy consideraba loco a su esposo, pues pensaba que los pollos no pueden organizarse para realizar estos tipos de escape. Simplemente, ella creía que es imaginación del Sr. Tweedy y no le hace caso.

Ginger tiene razones para escapar junto a sus amigas. Siendo ellas gallinas ponedoras, deben poner un número adecuado de huevos para la granja y, si fallan, son sacrificadas. El terror a la muerte y vivir encerradas en el corral, es presentado en el film como un cuartel del ejército y hasta un campo de concentración.

Durante el último intento de fuga, y el castigo de Ginger, se ideó un nuevo plan evitando salir bajo la cerca, sino por encima de ella. La idea era construir un artefacto para salir por arriba, sin embargo los comerciantes (que son ratas, literalmente) pedían un alto precio por los materiales… huevos.

Ginger se negó ante el precio que pedían las ratas pues los huevos son muy valiosos para la granja de la Sra. Tweedy y si no hubiera suficientes, serían sacrificadas cruelmente. Antes de que Ginger pierda las esperanzas, del cielo apareció un gallo que podía volar aunque tuvo un aterrizaje violento en la granja de la Sra. Tweedy. Ginger al levantarlo vio un cartel que llevaba consigo, en este decía: Rocky, el gallo volador. Desde ese momento, supo ella que este gallo era la esperanza para poder vivir la libertad que deseaban las gallinas.

Rocky era un gallo orgulloso y norteamericano que trabajaba en el circo y su último acto hizo que cayera en esta granja. Ginger trató de convencer a Rocky para que las ayudara a salir enseñándoles a volar. Sin embargo, éste se negó hasta que fue sobornado por Ginger amenazándole que gritaría para que los dueños del circo se lo llevaran. Ante esto, el gallo aceptó y, al día siguiente, se comprometió a enseñarles a volar.

El entrenamiento que propuso el gallo era un grupo de ejercicios que no ayudaban a las gallinas a volar, pues los intentos que realizaban no hacían cambio alguno en sus estudiantes. Una de estas gallinas, propuso “el impulso” como un elemento que puede ayudarlas a salir. Por ello, Rocky compra engañando a las ratas unos tirantes para tener el impulso necesario, lamentablemente no sirvió.

La Sra. Tweedy se dio cuenta que los huevos no eran un buen negocio para obtener una gran suma de dinero por ello, decide comprar una máquina donde se pueden hacer pasteles con un ingrediente especial… pollo.

Cambiaron las técnicas para revisar las gallinas, ahora pensaban en engordarlas más para poder hacer los pasteles. Ginger se percató del cambio de planes de la granja e imaginó lo peor asustando a las gallinas quienes entrenaron duro para poder volar lo más rápido posible.

Rocky, recuperado ya de su ala herida ocasionada por el aterrizaje cuando llegó a esta granja británica, fue obligado a dar una demostración de su vuelo. Obviamente, el gallo no sabía volar por lo que en la noche huyó dejando una nota en parte de su cartel donde aparecía un cañón por donde lo lanzaban por los aires.

Las gallinas al ver que no estaba su salvador, tomaron iniciativa y empezaron a construir un avión que funcionaría con las gallinas pedaleando y teniendo como piloto a Fawler, el gallo veterano de las fuerzas aéreas.

La máquina de pasteles estaba lista y la Sra. Tweedy pide a su esposo que traiga a todas las gallinas. Sin embargo el Sr. Tweedy fue capturado por las gallinas, por lo que la Sra. Tweedy decidió en cargarse de ellas en especial de Ginger, quien estaba levantando la rampa para que se eleve el avión creado.

A punto de caer Ginger en manos de la Sra. Tweedy, Rocky aparece nuevamente a rescatar a Ginger y ayudarla a subir la rampa y escapar al paraíso que llamaban libertad.

Pollitos en fuga, una película de Aardman y Dreamworks junto con las ideas de Nick Park, ha hecho que sus películas y sus cortometrajes no pasen a un segundo plano. Esta ha sido la primera película que ha realizado Nick Park y gracias a ella ha sido reconocido por todo el mundo. Si duda es un trabajo de muchos años de dedicación por el movimiento de varios personajes, convirtiéndose en una película de animación muy entretenida (utilizando la técnica stop-motion como principal recurso) y deleitando al público de todas las edades.

Pollitos en fuga, basada en la película “El gran escape”, presenta a Nick Park y a Peter Lord como unos creativos natos y que todo se puede realizar con imaginación, creatividad y ejemplos de la vida real. Un ejemplo claro es que Nick Park tenía gallinas como mascotas, quienes le sirvieron de inspiración, creando en su mente una banda con este grupo de animales.

Luis Augusto Venegas Gandolfo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s