Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

De Vuelta a lo Básico


 

Louis Leterrier – El Increíble Hulk (The Incredible Hulk, 2008)

De todos los superhéroes que pueblan el universo Marvel, el Increíble Hulk es uno que tal vez no merezca esa designación. El concepto detrás del gigante verde es bastante simple: un científico tranquilo que cuando se enoja se transforma en un monstruo que destruye todo a su paso. No es un héroe convencional; las autoridades lo cazan a cada minuto y muchos de sus colegas héroes tienen que enfrentarse a él repetidas veces.

 

Con los años, el personaje de Hulk se ha ido complicando: convertido en una suerte de Jekyll y Hyde, Bruce Banner ve como ciertos aspectos oscuros y agresivos de su personalidad se manifiestan a través de su alter ego gigante y a esto se suma la aparición de diferentes Hulks, producto de su subconsciente y cada uno reteniendo aspectos de su propia persona. Aún así, la idea central se mantiene simple.

Sin embargo, al dar el salto al cine en el 2003, Ang Lee cambió todo. Resulta imposible hablar de esta nueva entrega sin mencionar a su antecesora, un drama psicológico con Banner siendo una victima de abuso infantil. El estilo de Lee fue dinámico y novedoso para una película de cómic, pero los fans se dieron con un film largo y reflexivo que le quitó lo esencial a toda la vida: Hulk causando destrucción masiva sin parar.

        

Banner en Fuga

 

El Increíble Hulk, a la vez una secuela y una reinvención, ha decidido simplificar las cosas: Banner es un fugitivo de la ley, transformándose en el gigante verde sin control y con la única ayuda de su fiel novia Betsy Ross. Es, a la larga, una persecución extendida, y que decide antes que nada ser un leal tributo a la popular serie de los años 70, donde Banner y Hulk fueron interpretados por Bill Bixby y el físico-culturista Lou Ferrigno, respectivamente.

La influencia de la serie se siente no solo en la obligatoria aparición de Ferrigno, sino en una trama que sigue el mismo ritmo (no es casualidad ver a Edward Norton haciendo dedo en la carretera), con Banner perseguido por todos, siempre en movimiento e incapaz de estar en un solo lugar por mucho tiempo.

 

No existe mayor profundidad que esa – la tortura de Banner al tener un poder incontrolable está ahí, pero no tan pronunciada, pero lo cierto es que tener a bordo a un sólido actor como Edward Norton es suficiente para convencer. Considerando que cualquier actor pudo haber interpretado al científico, tener a uno de los mejores de su generación es un verdadero plus.

“¡Hulk Aplasta!”

 

Lo importante aquí es Hulk y de nuevo, los efectos digitales que lo traen a la vida son perfectos. No hay otra manera de hacer justicia a un gigante verde que con computadoras y resulta mucho más natural que pintar a un tipo musculoso de verde. El francés Louis Leterrier tiene experiencia en el género de acción (El Transportador es prueba suficiente) y trae bastante energía y estilo a un film que nunca se detiene.

        

Al ver a Hulk destruyendo tanques y helicópteros, eliminando a un grupo de comandos en una fábrica o destrozando toda una calle neoyorquina en la batalla final con el gigante Abomination, se tiene en frente una fiel adaptación del cómic, apelando a las características más saltantes del personaje.

Esta nueva entrega ciertamente toca el tema personal de Bruce Banner, pero casi con la misma profundidad que la serie o la historieta. A diferencia de Ang Lee, que trató de hacer algo distinto con el género de superhéroes, Leterrier y compañía han decidido simplificar las cosas y simplemente entretener al público, cosa que se logra si uno se deja llevar.

 

Lo más interesante de este nuevo Hulk es lo que promete: la aparición final de cierto magnate con una avanzada armadura da cuenta de lo que Marvel quiere hacer con sus filmes ahora que tiene directo control sobre ellos: unificar a estos personajes en un solo universo.

El día en que los Vengadores salten a la pantalla, es de esperar que Hulk tenga un gran papel. El Increíble Hulk es entonces una buena reintroducción a uno de los personajes símbolo de esta editorial, tan  dinámica como cualquier película de acción moderna pero al mismo tiempo un tributo nostálgico a una serie que encantó a muchos fans en su época.

 

Ernesto Zelaya Miñano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s