Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

un terrorífico cliché


Glen Morgan – Gritos en la Oscuridad (Black Christmas,2006)

Black Christmas es el nombre real de la que en el Perú y otros países de habla hispana se estrenó con el título de Gritos en la oscuridad, un film inquietante pero de una ingenuidad confinada en el exceso. Es el remake de la cinta homónima que se estrenó en 1974, un clásico del cine de terror.

 

La película cuenta la historia de un grupo de lindas jóvenes universitarias que les toca recibir la navidad en la residencia donde estudian, y que antaño fue la casa de Billy, un niño hostilizado por su madre y condenado a vivir en el desván. Unas amenazantes llamadas telefónicas serán el anuncio de la ola de pavorosos crímenes que el sicópata Billy, ahora adulto y desertor de un sanatorio mental, perpetrará contra las indefensas.

Gritos en la oscuridad quiere aparecer a contracorriente de las películas que se hace en las celebraciones de navidad. Es decir, aquí no vemos a un tierno Papá Noel, ni sentimos el entusiasmo de la noche buena, ni el ambiente cálido y familiar que inspira el árbol navideño en medio de la sala; en esta cinta, los adornos, los obsequios y el muérdago son como una profecía siniestra, y sirven de pretexto para ambientar la situación y salpicar con sangre el anhelo de esta fecha.

 

Desde la primera escena, se advierte el estilo y la sustancia de Gritos en la oscuridad, y lo que se viene está anticipado siempre. Es una película mediocre, que no aporta nada y quiere sólo entretener a un público que tampoco exige nada. Por eso recurre al cliché de las chicas americanas bonitas, el sicópata que va acabando con ellas una a una —aunque en este caso está justificado pues se trata de un remake, y la versión clásica tiene también un asesino en serie—, los asesinatos en lugares comunes, la sangre que chorrea y enloda, y los rostros horripilantes de las víctimas. Un manoseado estereotipo.

 

Salvo algunos aciertos a la hora de crear cierta tensión, Gritos en la oscuridad no tiene nada nuevo, y pareciera tampoco tener nada bueno. La atávica costumbre de situarlo todo en medio de la noche, con la misma música de suspenso de siempre, cuando no funcionan los teléfonos y nadie puede dar amparo a las víctimas es una fórmula que Hollywood ha usado hasta el cansancio, y no es nada recomendable que se siga reproduciendo los mismos patrones, más aún ahora, cuando se está desarrollando nueva tecnología que permite explorar otras propuestas.

        

Un vacío en el firmamento

 

Los personajes de Gritos en la oscuridad no son sólidos, y la historia personal de cada uno es arbitraria, no tiene una razón de ser en el desarrollo de la película. No hay, pues, un trabajo con cada personaje y todos se parecen entre sí. Por eso, resulta difícil saber quién es quién. Así, descubrimos a la protagonista pasada la mitad de la cinta, o más bien cuando nos damos cuenta de que ella es quien no debe morir.

 

Sin embargo, el protagonista real de la cinta es Billy, el niño convertido en sicópata, cuya triste historia la película pretende explicar, aunque, por el tratamiento oscuro que le dio el director, el personaje se muestra opaco y totalmente olvidable.

Glen Morgan es el director de Gritos en la oscuridad. Es un importante productor y guionista que ha trabajado en algunas producciones exitosas, como Los expedientes X. Aquí, en cambio, no da muestra de ningún talento y su trabajo de dirección queda para el olvido.

Gritos en la oscuridad no tiene una estructura consistente. Las situaciones son arbitrarias y están llenas de escenas y acciones inverosímiles. Se torna forzada y falsa, y el final es insípido. Lástima, pues la originaria que inspiró esta cinta es memorable dentro del género de terror: sirvió de inspiración a otros directores e «institucionalizó» el uso del sicópata, un recurso que el genio de Alfred Hitchcock ya había antes instaurado en el ecran. Mejor, por eso, ver Black Christmas en su versión clásica.

Tito Jiménez Casafranca

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s