Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

amores contenidos


 mpw-28684.jpg

Joe Wright – Expiación, Deseo y Pecado (Atonement, 2007)

El inglés Joe Wright ya había sorprendido el año 2006, cuando se estrenó su ópera prima, Orgullo y prejuicio, basada en la novela homónima de Jane Austen. Orgullo y prejuicio era una película con un clasicismo seguro y bien llevado, que jamás derrapaba al sentimentalismo más fácil.

Ahora Wright vuelve a tocar un tema netamente sentimental: decide adaptar la novela del inglés Ian McEwan llamada Atonement. La película fue nominada a 7 premios Óscar y ganó el Globo de oro a mejor película dramática. Todo un éxito para un realizador con dos películas en su haber. La película nos narra la historia de amor entre Robbie, un joven jardinero, y Cecilia, hija de la patrona de la casa, en la Inglaterra pre segunda Guerra Mundial. Un amor complicado debido a las diferencia sociales, pero una vez que se realiza, se trunca nuevamente debido a que la hermana menor de Cecilia, Briony,  acusa a Robbie falsamente de una violación, por lo que es enviado a la cárcel y posteriormente pelear en la segunda guerra mundial. La culpa perseguirá durante toda la vida a Briony.

08.jpg

La película arranca muy bien. Toda la primera parte, que nos describe el ambiente de la casa en la cual los amantes viven, está trabajada por Wright a partir del constante cambio de punto de vista entre los personajes: lo que vemos desde los ojos de Briony lo vemos, un rato después a través de Cecilia. La cámara pasa de observar una situación dese un plano general a entrar en esa misma situación utilizando un primer plano. El director juega con las distancias, saltando de un plano lejano a otro cercano, para crear justamente ese ambiente de normalidad o de cotidianidad muy frágil que está a punto de romperse. El hecho que la cámara casi siempre esté quieta, como paralizada, le otorga a la película una tensión que se genera en base a una quietud que parece estar siempre a punto de ser quebrada por algo. Esa cosa muy inglesa de una burguesía en los cuales se esconden, debajo de sus rituales, secretos más bien obscuros es algo muy bien captado por Wright.  Ayuda también el trabajo con la iluminación (observar los contrastes en la escena de la librería) y, sin lugar a dudas, dos magníficos actores como Keira Knightley o James McAvoy, que le dan a sus personajes esa contención tan necesaria para generar el ambiente mencionado.

05.jpg

Lástima que la película decaiga en su parte central, que es cuando vemos a Robbie en la guerra. Es en esos pasajes en los cuales el film se vuelve demasiado acartonado e ilustrativo. La fragilidad que había trabajado con tanta sutileza Wright es dejada de lado para que entre una música que enfatiza (como si fuera necesario) el dolor que siente el protagonista. El enorme travelling en el cual vemos a Robbie pasearse por el ambiente desolador de la guerra, si bien es visualmente vistoso, resulta demasiado cargado por culpa de la música que enfatiza lo terrible y lo trágico de lo que estamos viendo. Wright crea postales de la guerra, cayendo en el lugar común e impidiendo que la película cobre la vida y la fuerza que sí tuvo en la primera parte.

131.jpg

Felizmente, la película repunta en su tramo final. No solamente la historia de Briony ocho años después de lo ocurrido resulta lograda, sino sobre todo el giro final que tiene la película. La aparición de Vanesa Redgrave como una Briony mayor que confiesa su culpa ante las cámaras de televisión resulta conmovedora. Ahí de nuevo Wright deja que sus actores demuestren justamente esa fragilidad que los embarga y que, sin embargo, buscan ocultar a toda costa. Lo mismo se puede decir del rencuentro entre los tres personajes principales.  Wright juega de nuevo con el punto de vista y con la contención en las actuaciones. El dolor parece siempre estar escondido, como si fuera algo con los que los personajes van a  tener que convivir durante toda su vida.

021.jpg

Atonement funciona cuando el director relaja la puesta en escena y trabaja a partir de la contención de los sentimientos y de los secretos. La fragilidad que se crea en el ambiente resulta muy lograda. Cuando la película se pone a enfatizar y a redondear ideas, se debilita bastante. Quizá sea porque el giro final está tan bien llevado que los importantes méritos que tiene la película terminan imponiéndose en el recuerdo. Quizá Atonement sea la película más débil entre las que compiten a mejor película en los premios de la Academia (precisamos que no hemos visto Juno), pero no por eso deja de ser una buena película.

Rodrigo Bedoya 

Una respuesta

  1. Está película me sorprendió, porque sinceramente no le había prestado muhca atención y la vi casi de casualidad, pero me pareció muy buena

    Los invito a leer mi análisis

    http://osamass.blogspot.com/2008/02/atonement-2008.html

    saludos

    febrero 29, 2008 en 12:05 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s