Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

La velocidad de los sentimientos


 remember-me-poster-0.jpg

Gabriele Muccino – Acuérdate de Mí (Ricordati di Me, 2003)

Las películas del italiano Gabriele Muccino suelen ser cintas corales, donde diversos personajes relacionados entre sí viven situaciones que los hacen redefinirse a cada rato. La crisis de los treinta año, los compromisos de pareja, el miedo a la vida familiar son los termas preferidos de este director, que centra sus historias en personas acomodas, con una vida familiar aparentemente tranquila, hasta que de pronto aparece un elemento perturbador que comienza a poner la vida de los personajes de cabeza.

Lo interesante es que Muccino plantea una puesta en escena que se basa en el movimiento: su cámara no para nunca de moverse, siguiendo a los personajes mientras estos se mueven, comen y hacen todas las actividades cotidianas a las cuales están acostumbrados. Los personajes de Muccino nunca están relajados: siempre están conversando, haciendo ejercicio, caminando, hablando por teléfono, fumando un porro u otros elementos absolutamente cotidianos que la puesta en escena de Muccino dota de un ritmo bastante acelerado. La cámara maximiza las situaciones más banales, otorgándoles un matiz dramático bastante alto. Es como si la puesta en escena buscara desequilibrar lo que parece normal, reflejando el desequilibrio emocional de sus personajes.

remember-me-1.jpg

Otro elemento interesante en el cine del italiano es la capacidad de pasar de una situación a otra sin el menor respiro o descanso: la puesta en escena se basa en mostrar situaciones muy cortas y en pasar de un personaje a otro, sin el menor cambio de ritmo. Es así que de lo triste pasamos a lo cómico o de lo tenso a lo relajado sin el menor aviso. Esto genera un mosaico de situaciones y de sensaciones que tienen que ver también con el ritmo acelerado que tienen las películas del italiano.

remember-me-2.jpg

Acuérdate de mi es su cuarto largo, después de la muy interesante El último beso (película por la que ganó reconocimiento internacional) y antes de ingresar a Hollywood dirigiendo En busca de la felicidad, la interesante película con Will Smith. La cinta nos relata la hisotira de una familia italiana en crisis: el marido no se siente contento ni con su vida ni con su matrimonio, por lo que, cuando se reencuentra con un amor de juventud, su mundo se verá puesto de pies a cabeza. Su mujer, una profesora con interés en la actuación, deberá enfrentar la infidelidad del marido mientras se pregunta sobre si vale o no vale la pena buscar su sueño de juventud, que es el actuar. Su hija busca a toda costa entrar en un programa de talentos, mientras que su hijo busca encontrarle algún sentido a la vida.

remember-me-5.jpg

Los méritos de Muccino como cineasta se ven claramente en Acuérdate de mi: encontramos la misma capacidad para ir hilvanando diferentes historias en las cuáles se mezclan la risa y el llanto sin el menor cambio de ritmo. El dinamismo de la película tiene que ver con el hecho que lo dramático y lo cómico se confunden, se hilvanan y se complementan a partir de la acumulación de pequeñas situaciones que se van acumulando. A Muccino le interesa ver a sus personajes siempre en acción, y es por eso que siempre los muestra en constante movimiento. La agilidad de la puesta en escena se basa en ver como los personajes siempre aparecen exaltados, felices o tristes, pero nunca relajados. Esa intensidad en las conductas se ve potenciada por una puesta en escena que, como hemos dicho, nunca se da un respiro. No es fácil para de una emoción a otra o de un sentimiento a otro sin variar el ritmo, pero Muccino lo consigue gracias al constante movimiento en el que están sus personajes y su cámara. El director se mantiene alejado del primer plano, prefiriendo siempre mostrar el conjunto, lo que hace que los elementos melodramáticos o cómicos nunca sean reforzados. La velocidad de la puesta en escena hace que lo dramático y lo cómico sean dosificados, cobrando casi el mismo valor. Lo que hace llorar y lo que hace reir es mostrado de la misma forma vertiginosa por la película, lo que permite que cada una de las situaciones hilvanen muy bien.

remember-me-4.jpg

Sin embargo, hay que decir que esta película resulta inferior a El último beso. Y es que muchas veces se siente que la película cae en demasiados arquetipos: el marido incontento que reencuentra un amor de infancia, la mujer disconforme, el hijo peleado con el sistema. Otro problema que tiene la cinta es que por momentos aparece demasiado declamativa en ciertos diálogos o momentos, como cuando Laura Morante le confiesa su amor al director de teatro. Muccino por momentos parece creer que resulta necesario verbalizar la sensación de insatisfacción que sienten sus personajes, como si no quedara clara a partir de su puesta en escena. Esto no empequeñece, sin embargo, los méritos de una película por lo demás muy interesante.

Rodrigo Bedoya 

Anuncios

Una respuesta

  1. Gina

    Muy buena

    febrero 15, 2010 en 9:33 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s