Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

¡Ca-chi-pún!*: Cuando el papel le gana a la tijera


cahiers.jpg

Por Natalia Cid (Chile)

Qué agradable es encontrarse con algo que uno buscó por mucho tiempo. La semana pasada di con 3 números de la revista ENFOQUE. Caminando por los galpones viejos del Persa Bío Bío, un lugar que jamás sucumbió a su generosa variedad de productos en la dictadura de Pinochet y, menos en la democracia de ChileDeportes y Transantiago (dos desastres económicos y vergonzosos de los gobiernos de la Concertación en mi país). Estaban allí, en el suelo, con polvo y confundidas entre los cientos de ejemplares de revistas de todo tipo; nuestro último hálito de resistencia en celulosa.

En Chile, un país de muchos cinéfilos, pero con una industria pequeña que no estrena más de 12 películas en promedio al año, no existen las publicaciones de papel dedicadas al cine. Bueno, sí las hay, pero son pasquines o tienen una marcada tendencia a la industria y el chisme amarillo de poca monta.

Por eso es que el rescate de valores como ENFOQUE (1983-1992), una revista que en toda su imperfección se posicionó como un referente de análisis en una época complicada para Chile política y socialmente, es un hallazgo importante. Si a eso le sumamos los obstáculos de un Consejo de Censura Cinematográfica y el restringido acceso a películas vía beta-cam o vhs (no habían grabadores de cinta distribuidos de forma masiva). Enfoque pudo transformarse en un medio necesario para abrir fronteras.

mc0029459.jpg

Internet, con todas sus potencialidades, no es capaz de abarcar gran cantidad de usuarios/lectores y esa es una de las ventajas de las revistas impresas: llegar a más personas. A ese ciudadano común, al que está recién descubriendo la cinefilia o al adicto al celuloide propiamente tal.

Pero aquí llegan las preguntas de cajón: ¿son necesarias -hoy- las revistas de papel en este mundo youtubizado, bloggerizado y e-mule-ado? ¿Cuál sería el ‘aporte’, si internet llegó para suplir todas las carencias de acceso y conocimiento de, no sé, los Weerasethakul por ejemplo?.

Esto me recuerda a una conversación que tuve con un amigo amante de las revistas. Tendidos en el pasto, concordamos que el valor del papel es histórico. Fotografías del momento, un viaje hacia el recuerdo. Las revistas son inmersiones en el pensamiento de una época, de un contexto y dimensión distinta. Y eso, no es menor.

articles-67586_quintin3.jpg

Es cierto, tiene un poco de romance eso de oler, hojear y leer; tocar un objeto de diseño como un tesoro. Sin embargo, su valor aportativo es tremendo porque no sólo es un viaje nostálgico, es la perduración misma. “Mientras los artículos de una web se van reciclando con la presión de su característica más obvia (actualizar), las hojas quedan impresas para siempre en el mismo sitio”, me decía Fernando con emoción. Si lo pensamos bien, mi amigo no está tan equivocado. Bajo esa defensa apasionada por las revistas de papel, su visión es más que acertada: ahí están las Cahiers du Cinéma para mostrarnos la ‘Nouvelle Vague‘ de la mano del propio Truffaut o Godard enriqueciendo -o coartando- nuestra capacidad de comprender el cine francés. Las predicciones del desastre industrial tras el estreno de Star Wars y, en mi caso con ENFOQUE, el ejemplo de que ni un régimen totalitario puede apagar las ganas de preservar y contemplar el arte en todas sus aristas.

Hace un tiempo entrevisté a Jorge Morales, el editor de Mabuse (www.mabuse.cl) para evaluar la crítica de cine en Chile. Con apatía me habló de la reducción de espacios en los diarios tradicionales y, por lo mismo, la falta que hace una revista de papel preocupada por el mundo del cine en Chile : “En este sentido no hay diversidad crítica como la que existe en esos países (Perú, Argentina y Uruguay) ni tampoco profunda como para crear ese tipo de contrapuntos que fortalecen la discusión”, sentenció.

Si me preguntan por qué es importante que las revistas de papel y la crítica especializada existan en medios masivos, es por el simple hecho de que cuando la información está y llega a un montón de personas, la conversación y el debate florecen solos. No creo en los gustos para las minorías, no creo que eso le haga bien al cine. Si un país se entera de su riqueza cultural, podemos tener distintas perspectivas, pero remaremos todos para un mismo lado y, por cierto, existirán las opiniones.

cahierscinemaespa%c2%a6a.jpg

1231.jpg

Así vemos que Cahiers du Cinéma es un centro de operaciones importante para el mundillo del cine. Ya vemos que decidió abrirse al habla hispana creando una extensión de sí misma en el país ibérico, a pesar de la proliferación de revistas independientes en internet e idioma español como ‘Otros Cines‘ (www.otroscines.com , Argentina), ‘Tren de Sombras‘ (www.trendesombras.com , España), ‘Miradas de Cine‘ (www.miradas.net , España).

Pero en Latinoamérica el caso más emblemático es la revista ‘El Amante‘, que sigue en pie, no porque estén en contra de internet y sus virtudes como una porfiada muestra de apego a lo ‘tradicional’, sino porque el acceso a una revista especializada para un montón de gente cinéfila y/o sin pretensiones de serlo, abrió las puertas a festivales como BAFICI, un patrimonio de la Cultura del país trasandino que ha luchado contra las crisis y amenazas de cierre durante 10 años. Ahora, con nuevo presidente (Sergio Wolf) cierra un capítulo y abre otro. Pero además, porque los argentinos se acostumbraron a una publicación de calidad. Y no hablo de las críticas y la dirección de sus artículos, sino de las intenciones de tener siempre en el tapete, de todos sus compatriotas, la discusión en torno al cine.

Por más que los sitios chilenos de análisis cinematográfico Mabuse (www.mabuse.cl) o La Fuga (www.lafuga.cl) tengan la ‘libertad’ de exponer sus puntos de vista a través de los bytes, su público no logra salir del perfil incorregible del cinéfilo con el bicho incrustado. El que ya está conquistado y sólo necesita de las dosis.

Por eso me emociona tanto encontrar los restos de Enfoque y, al mismo tiempo, una pena enorme porque no hay nada que se le parezca en el circuito chilensis. Ese día en el persa, las portadas de ‘lo nuevo de Polanski’ y ‘BIRD‘ de Clint Eastwood me trasladaron en el tiempo, pero también me dejaron con un regustillo raro… después de todo, Enfoque fue el último aliento con olor a imprenta.

*”Ca-chi-pun!”, es la expresión que en el Perú conocemos como “Yan-ken-po”.

Anuncios

9 comentarios

  1. Estepario

    ES una realidad, falata un buen magazine de cine por estos lados. Ahora habría que saber si hay demanda.

    Buen árticulo, y el nombre genial, jajaj

    enero 22, 2008 en 1:15 pm

  2. Natalia Cid

    La revista on line Mabuse, coincidentemente, publicó ésta semana un artículo dedicado a la revista Enfoque.

    Si quieren saber más
    http://www.mabuse.cl/1448/article-80540.html

    *Aprovecho de corregir la fecha de publicación de Enfoque (1983-1991)

    enero 23, 2008 en 2:59 pm

  3. Hola Natalia, un gusto leerte, es cierto lo que dices sobre el papel, sin embargo, creo que en los últimos años, y con creciente expansión, la complejidad de las tramas culturales (seamos claros: los cruces entre el estado, el mercado, la transnacionalización, el surgimiento del intercambio en red, y factores que parecen insignificantes como el mismo blog, medio en el cual nos comunicamos), hacen necesario pensar las relaciones entre “espectador”, “cultura del cine”, “medio especializado” (por ejemplo: vale la pena hacer una revista de critica contingente o una que profundice los procesos de recepcion); entre otras cosas por que creo que el cine es un medio difuso en un proceso de cambio profundo.

    Traté de escribir bastante hace un tiempo sobre el rol que creo debe cumplir la crítica en este contexto (una serie de articulos sobre critica, mercado, poder); en el espiritu que inspira a la fuga, creo que está bastante lejos el mantener “a salvo” cierto neoconservadurismo cinéfilo, si no, expandir el diálogo hacia otras zonas que enriquezcan el acercamiento al cine. El tema de crítica y espacio público (en la cuál se juegan criterios de cualidad) no tiene nada que ver con el tema de acceso y consumo cultural (criterio de cantidad); son dos criterios diferentes, de los cuáles, más que exigir a los pocos medios que se encuentran preocupados por hacer circular discursos (mabuse, lafuga), deberían repreguntarse hacia la sociedad. Perdón lo extenso, pero me preocupa el tema. Por último: una revista como el amante ha pasado varios procesos, hoy en día es una revista que se está planteando seriamente como continuar, como escribir, si debe hacer una critica día a día, cuál será su público lector. En lo personal, soy más cercano a la primera y segunda etapa de la revista, dónde había una opción menos por el cánon, más por enriquecer el diálogo.

    Gracias y saludos

    enero 26, 2008 en 3:48 pm

  4. Anónimo

    Hola Iván, aprovecho de comentarte que me devoré el último número de La Fuga. Siempre espero con ansias su actualización.
    Respecto de la crítica yo soy una defensora de la independencia y libertad que proporciona la red. Y creo que ha sido el medio discursivo que más se ha adaptado a los cambios del cine y su compleja relación con el espectador. Pero aún con esas ventajas y, pese a la sofisticación de la revistas on line, el nicho al que atacan es reducido y con un perfil no tan difuso como el público al que atacan las revistas de papel.
    Ahora, es muy cierto que la entrada de internet y sus respectivas revistas especializadas han hecho que publicaciones como El Amante se pregunten hacia donde apuntan sus escritos. Creo que las revistas on line tienen mucho más claros sus objetivos y al público que llegan y esa es una de las ventajas que las superpone a las publicaciones convencionales.
    Una revista de papel tiene que preguntarse muchas cosas antes de salir a circulación, desde los auspicios, la periodicidad y el compromiso de sus redactores hasta sus contenidos. Y no hablo de la pauta semanal, sino de los escritos que van directamente ligados a los lectores. Por ejemplo, hay revistas como la española Letras de Cine, que no siguen un patrón de ‘cartelera’, pero sí tienen una editorial clara y es la de hablar sobre películas marginadas en el circuito comercial español. Ellos se arriesgaron y sacaron 11 números, sin embargo, hace más de 1 año que no publican (venta?, auspicios?). ¿Para dónde ir con una revista de papel entonces?.

    Pese a todas estas incógnitas sigo creyendo que el valor de la crítica en revistas de papel y en medios tradicionales es indispensable, es más, creo que su rol sí es cuantitativo por el momento. Pero coincido contigo, de que si nada se hace para mejorar la calidad de la crítica, seguirán existiendo experimentos infructuosos y ciegos.

    Saludos cordiales y gracias por comentar.

    enero 27, 2008 en 11:25 am

  5. Natalia Cid

    Olvidé poner mi nombre en el post anterior.

    enero 27, 2008 en 11:25 am

  6. Iván

    Hola, si te parece podemos seguir conversando por mail. ivan (a) lafuga.cl

    saludos
    ah, y felicitaciones a pequenoscinerastas, ya los linkeo en mi blog

    enero 28, 2008 en 7:24 am

  7. Muchas gracias Iván!. aca siempre reviso La Fuga, gracias a Natalia. Te añado a mi blogroll.

    enero 29, 2008 en 3:27 pm

  8. Anónimo

    junio 2, 2008 en 3:15 pm

  9. Pingback: » Festival de Lima 2008: Héctor Soto, un enfermo incurable de cinefilia » Cinencuentro - No podemos parar de hablar de cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s