Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

superbad: i’m gettin’ dat fashoww


 superbadposter.jpg

Greg Mottola – Supercool (Superbad, 2007)

Superbad es la segunda pelìcula de Greg Mottola, después de la galardonada The Daytrippers, de 1996. Esta película se estrena meses después de la aparición en cartelera de otra comedia interesante, Ligeramente embarazada, de Judd Apatow, productor de Superbad. Lo que hacía interesante a Ligeramente embarazada era un tono que dosificaba bastante bien la comedia con el drama: el irresponsable de siempre era puesto en la obligación de asumir una paternidad. La película presentaba situaciones que pueden resultar difíciles con un tono bastante ligero: la puesta en escena no dramatizaba ni cargaba ninguna situación en particular, ni tampoco forzaba el chiste o la situación cómica, sino que simplemente registraba lo que los personajes vivían. Lo que puede ser traumático resultaba casi natural en la puesta en escena de Apatow. Esto le daba a la película un tono extraño y relajado que hacía que los conflictos de los personajes nos resultaran muy próximos.

superbad1.jpg

Superbad es superior a Ligeramente…. La película nos presenta la historia de Seth y Evan, dos chicos que están a punto e graduarse del colegio y que son invitados a una fiesta. Sus intentos por comprar alcohol y llegar a la misma los van poniendo en situaciones cada vez más complicadas. Ellos tienen un amigo, Fogell (alias McLovin) que es secuestrado por unos policías con los que comienza a juerguear. La película, como se ve, se apega a los patrones del género “comedia adolescente”, cuyo más importante exponente de la década es American Pie.

Superbad basa su humor en la acumulación de situaciones problemáticas: a los pobres protagonistas les ocurre de todo en su noche en busca de trago. Cada situación resulta más increíble que la otra. Sin embargo, el mérito de Mottola es que cada acción aparece de forma natural: nunca se fuerza un chiste, ni la cámara se queda en un algún tick cómico de los protagonistas. Por el contrario, las situaciones se van sucediendo de forma casual, lo que genera la sorpresa que provoca el efecto cómico. No hay nada que pueda resultar absurdo en las descripciones de los personajes ni en las situaciones (a diferencia de La mujer de mis pesadillas de los Farrelly o de las películas de Adam Sandler, donde lo absurdo es la lógica del relato desde un principio): es justamente ese ambiente de normalidad donde se comienzan a suceder los problemas lo que genera el efecto cómico. Lo imprevisible aparece de la nada, y es mérito de Mottola el nunca presionar ni forzar las situaciones.

superbad4.jpg

Los personajes de Superbad se enfrentan a diversos hechos que los sacan de sus contextos: desde ir a una fiesta white trash hasta pasar toda la noche con unos policías siendo menor de edad, el humor radica en como estos personajes se desenvuelven en contextos que no necesariamente son suyos. Y eso lo entiende Mottola, que busca crear justamente ambientes más bien obscuros: la película privilegia los espacios cerrados y la iluminación en clave baja, lo que le da a la cinta un ambiente más bien opaco. Es en esa oscuridad en la cual se van desarrollando todos los incidentes que la película: los personajes se enfrentan a situaciones dentro de ambientes en apariencia hostiles, y es justamente como salen de los mismos lo que resulta divertido. Sus reacciones por tratar de mantener cierto orden ante el apuro que provoca la situación es el motor de Superbad, y Mottola entiende que lo mejor es dejar la cámara a una cierta distancia de la situación: no hay necesidad de remarcar un gesto o de señalar una situación a partir de la música o de otro recurso.

superbad3.jpg

Otro punto interesante es que la película no tiene mayores triunfalismos ni sentimentalismos: si bien uno de los puntos más fuertes es la relación amical entre Seth y Evan, que se van a tener que separar el siguiente año debido a que han entrado a universidades diferente, la película nunca pone énfasis en los conflictos que esto genera, o en la reconciliación final. Por el contrario, aparecen con la misma naturalidad que cualquier otro conflicto. No existe en Mottola la menor intención de dramatizar nada: por el contrario, se da cuenta que la naturalidad es necesaria para generar situaciones que se basan en pequeños incidentes. La cinta se ríe de lo que le podría pasar a cualquiera, y esa naturalidad en el registro resulta necesaria para darle el relieve necesario a lo espontáneo.

superbad2.jpg

Es este relajo juguetón que utiliza Superbad para captar situaciones su mayor mérito, y la transforma quizá en la mejor comedia estrenada en lo que va del 2007. Habrá que estar atentos a lo que hacen Mottola, Apatow y compañía en el futuro.

Rodrigo Bedoya

Anuncios

Una respuesta

  1. Pingback: felicesfiestasgelukkigevakantieсчастливыепраздникиbonnesfêtes « También Los Cinerastas Empezaron Pequeños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s