Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

réquiem por la muerte y resurrección de mi segundo padre


292.jpg

Tsai Ming-Liang – Goodbye Dragon Inn (Bu san, 2003)

El tiempo. El silencio. La nostalgia. El cine. La muerte del cine. El cine sobre el cine.

I.

Goodbye Dragon Inn es quizá la miniatura minimalista más perfecta de Tsai Ming-Liang, una película de 1 hora y 20 minutos sobre los fantasmas que deambulan por una vieja sala de cine tawianesa, pero más aún, un ensayo sobre lo metalinguístico-cinematográfico presentado como una gran metáfora, metáfora que simboliza el inevitable encuentro de la tradición occidental contemporánea con la tradición popular de Hong Kong (el cine fu-ho) y que observa con nostalgia la triste derrota, las cenizas, las pocas brasas de un cine condenado a permanecer en el olvido. Como la penetración de los pasadizos de la conserje del cine, que se interna insvisiblemente en el serpentín silencioso de las salas y habitaciones del lugar, la película de Tsai se desenvuelve también como una reposada reflexión, un universo único poblado de personajes que realmente no estan ahí, que pertenecen a una dimensión paralela en la que el cine cobra un protagonismo fantasmal, como si se tratara de una memoria, un alma que regresa para reclamar lo que es suyo, pero que encuentra que realmente, no se encuentra ya en el mundo de los vivos.

Elementos claves de la filmografía de Tsai vuelven a tomar protagonismo en esta cinta: La poca presencia de diálogo, el prominente sonido ambiental, las pulsiones homoeróticas de sus protagonistas, etc. Pero en Goodbye... todo parece haber caído en un estado de sopor, de alucinamiento, de inamovilidad… hay una paciencia fílmica notable que nos permite involucrarnos con la imagen, con el sonido constante de los pasos irregulares de la conserje, el sonido de la sala, de los carretes de celuloide… Hay un interés por mostrarnos lo inaprensible, lo efímero, mediante aquellas presencias fantasmales que habitan el lugar y que parecen, solo por instantes, ser la únicas involucradas con un cine que no llega. Por otro lado, la preocupación de Ming-Liang por sus protagonistas, o mejor decir, por el carácter particular de sus personajes (aquellos individuos cuasi fantasmales, silentes y agazapados entre las sombras) , es el otro aspecto de la película que juega paralelamente con la intertextualidad de su primer tema, el cine.

kmp-dvd00171421-59-29.JPG

Es un poco complejo dilucidar todo lo intrínseco, lo escencial en Goodbye Dragon Inn. En primer lugar, y como lo hemos mencionado ya, está la preocupación simbólica por la nostalgia de un cine pasado, con todas sus implicancias metafóricas. Por otro lado, hay un tratamiento metalinguístico notable, aquel que se preocupa directamente del soporte, de la imagen y que traslada esa preocupación a la pantalla, con un tratamiento visual excepcional. En tercer lugar, está el interes distendido de Tsai por sobre sus personajes, que particularmente en esta cinta, parecen circular entre dos dimensiones que no se corresponden (la escena donde transita la conserje en un pasadizo enrejado es notablemente pertinente para dilucidar esto). Sin embargo, y a pesar de toda la tarea intelectual que implica realizar una historia de tamaña complejidad, Goodbye… se nos presenta como un filme sencillo, que apela a una sensibilidad casi romántica, que se transmite extrañamente en el tema final de la banda sonora, en donde nuestra conserje abandona el recinto. Es una experiencia fundamentalmente sensorial, íntima, que cobra más valor aún cuando se le analiza (a diferencia, por ejemplo, de algunos de los filmes de Haneke, cuyo peso intelectual es abrumante¹).

Y es, finalmente, esta experiencia humana sensorial la que con sus capas, nos va sumergiendo en la película, con la misma sensación psicotrópica que nos ocasionan otros cineastas contemporáneos como Albert Serra o Lisandro Alonso (hablaremos luego de él). Sin embargo, Tsai maneja además elementos particulares que personalmente encuentro encantadores: Un manejo muy discreto, casi imperceptible y hasta travieso del humor (presente en las distintas anécdotas “fantasmagóricas” en la sala de cine) y un universo de personajes transeúntes, hasta simbólicos podría decirse, que refleja una obsesión por la timidez o incomunicación humana. Acompañándolos está la conserje, que inunda con su presencia todas las habitaciones que atraviesa, y que curiosamente no llega a cruzarse con ningún otro personaje de la película, elemento que nos remite más a pensar en las posibilidades de estos “universos paralelos” con “fantasmas” circundándolos.

goodbye.jpg

II.
Para abandonar un poco la redundancia cíclica del artículo, quisiera mencionar la importancia categórica que posee Tsai como cineasta influyente en el cine contemporáneo, particularmente en otro gran director: Lisandro Alonso y su película Fantasma (2006). Alonso ha declarado ser entusiasta del cine de Tsai, y ello se nota. Su última película comparte muchos puntos en común con Goodbye…², puntos que si son sometidos al análisis, enriquecen la interpretación o experiencia de la película del argentino (desdeñada por algunos como una cinta repetitiva, redundante con sus trabajos anteriores) . Me temo que Fantasma tiene una riqueza interior alimentada por el film de Tsai, un interés por lo metalinguístico notable, de un cineasta que recurre a sus dos “actores” (como lo hace Tsai con Lee Kang-Sheng, su actor obsesión, en todos sus films, y con dos actores reales del film fu-ho al final de la película) en una travesura que juega con las dimensiones cinematográficas y las dimensiones reales, (como también lo hace Tsai con lo simbólico de su película). Paradójicamente, a la luz de aquello que comparten los films de Tsai y Alonso (y también lo que los aleja: Alonso es un cineasta notablemente más oscuro y más comprometido con lo contemporáneo) Fantasma puede ser comprendida en su verdadera dimensión como una maravillosa película de autor, una unidad fílmica con personalidad propia y no una “redundancia cinematográfica” , menos aún la película “para salir del paso” que muchos creyeron ver. Curiosidades de lo que los americanos llaman el cross-reference.

kmp-dvd00242322-00-07.JPG

III.

El cine de Tsai esta vacío, pero no, esta cerrado, pero no. Es la dualidad del que quiere invitarnos a la reflexión, del que no maneja imperativos categóricos.

Para cerrar, un caprichoso paralelo final: Aquel mundo en extinción de salas vacías de la película de Tsai con el que quizá muchos de nosotros, condenados a salas oscuras a medio llenar, nos identificamos, es paralelo al recorrido entre estrechos pasadizos del turista japonés: Con dificultad y curiosidad, atravesamos ese espacio lóbrego y casi fantasmal, donde cada cierto tiempo, un número determinado de almas se junta para un encuentro amatorio anónimo. Quizá sea esa la muestra más clara de nuestra relación con el cine, con ese mundo casi ajeno y abandonado, pero que curiosamente es donde se producen algunas de las experiencias más íntimas de nuestras vidas. Paradójicamente, le película de Tsai (y recordando las palabras de la genial Susan Sontag) nos hace creer que aquel cine que parecía perdido, esta hoy más vivo de lo que creemos.


José Sarmiento Hinojosa

¹. Debo mencionar, sin embargo, dos excepciones notables a la regla: Code Inconnu (quizá el trabajo intelecualmente más pesado del director austriaco, empero poseedor de una sensiblidad raramente encontrada en sus películas) y Le Temps du Loup (cuyo ritmo pausado y sobrio juega un interesante contraste con cintas a mi gusto excesivamente trepidantes (emocionalmente) como Funny Games).

² . Como nota aparte, el título Goodbye Dragon Inn se refiere a la película proyectada en la sala de cine del film de Tsai, Dragon Inn, una película clásica de artes marciales dirigida por King Hu.

Anuncios

2 comentarios

  1. Pingback: bienvenidos歡迎υποδοχήдоброWillkommenпожаловать « También Los Cinerastas Empezaron Pequeños

  2. Me encantó tu artículo niño.
    Ahora toca El sabor de la sandía y I don’t want to sleep alone.
    Un beso
    Seguimos conversando vía msn.

    octubre 16, 2007 en 10:41 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s