Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

Personajes Sin Fe


plakat.jpg

Lajos Koltai – Campos de Esperanza (Sorstalanság, 2005)

Con demasiado retraso y escasa publicidad en los medios, se estrenó en nuestros cines la película húngara Campos de Esperanza de Lajos Koltai. Pero, por qué una película así, de tramposo titulo en español, resalta dentro de nuestra cartelera. En otras condiciones, su visión sería recomendable y más nada. Pero dada la mediocridad que actualmente campea en nuestra cartelera. Su permanencia es motivo de celebración (para algunos) y a la vez de preocupación, ya que una película irregular no debiera causar tal revuelo.

El cinematógrafo húngaro Lajos Koltai para su debut como director elige un proyecto casi infalible. Por un lado esta basado en la novela autobiográfica del nobel de literatura Imre Kertész, quien asimismo se encarga del guión. Y por el otro, está el atractivo tema del genocidio nazi que a lo largo de las últimas décadas a servido para decenas de películas con disímiles resultados. Eso sí, casi siempre con la tendencia a enfatizar el dolor de las victimas o de los sobrevivientes de la barbarie.

02.jpg

No estamos frente a una película oportunista ni que busque con descaro manipular las emociones de las audiencias con los sufrimientos del protagonista. Aquí no hay elegías a la sobrevivencia, sino más bien, la bitácora del día a dia de un muchacho en un entorno doliente y funesto. A través de los ojos de György (Marcell Nagy) somos testigos de los hechos. Un hijo único de catorce años que por un acto casual es enviado a Auschwitz, luego a Buchenwald y finalmente a Zeitz, donde será liberado por las tropas norteamericanas. Al inicio era mas un niño ordinario amparado por su familia y sus tradiciones. No era consciente de lo significaba ser judío ni entendía las razones del conflicto que se desarrollaba a su alrededor. Y su mayor interés se centraba en la pequeña hija de los vecinos. Ese era su mundo.

07.jpg

Premonitoriamente al inicio de la película, un anciano durante la cena de despedida de su padre le dice: “Los días de la infancia han terminado”. Así es efectivamente como todo se resquebraja y como los campos de concentración nazis serán muy a pesar suyo el hogar donde aprenderá, donde conocerá no solo los posibles efectos de la guerra. Sino también el valioso significado de la vida. La permanencia obligada en estos centros, aunque cronológicamente meses. Para el pequeño equivaldrá lo mismo que una etapa perdida de su vida. Pues de allí saldrá transformado, trastornado pero conciente de la importancia de hay que perdurar la memoria con todo y los momentos trágicos que en ella existan. Esto último se contradice en parte con la postura del director de no exponer claramente -como debió ser lo correcto- la participación de Hungría dentro de la guerra. Puede no interese para efectos de la historia que cuenta, pero si con la sentencia que a modo de moraleja nos deja en la secuencia final.

13.jpg

Lajos Koltai narra con estricto clasicismo una historia de tema ciertamente delicado, y lo que es una virtud: no caer en ningún momento en la tentación de otorgar esa dosis de preciosismo a sus imágenes. Lo que no sería raro dado su condición de fotógrafo. Pero en lo sí peca, es en dilatar ciertas secuencias (como el retorno a Budapest) que terminar por dar un excesivo metraje a una película que no lo requería. El otro punto bajo está en la musicalización a cargo del italiano Ennio Morricone. Su partitura no está en consonancia con el resto y por momentos se torna declamatoria de sus propios intereses. En momentos de intimismo, soledad o crueldad; Morricone enfatiza cuando no hay que y algunas secuencias otorga primacía al dramatismo o pesadumbre que el cineasta prefirió simplemente fuera de encuadre.

05.jpg

Todo lo anterior hace que el conjunto no alcance la redondez que debiera. Pero aun así es de estimar su presentación sobria, sin ningún resquicio por donde otorgar aires de epopeya a la historia o con el afán por convertir a este pequeño en un héroe para su nación. Aunque pueda no parecerlo Campos de Esperanza trata sobre la desintegración y posterior –aunque parcial- recomposición del mundo interior de un adolescente.

José Romero Carrillo

Anuncios

2 comentarios

  1. MARCELA

    LA PELI STA MUY CHIDA Y TRIST VEANLA SE LAS RECOMIENDO

    abril 1, 2008 en 6:04 pm

  2. diana michelle

    hola que tal, bueno estaba pasando por aqui y me tope con este sitio, la verdad vi esta pelicula y me encanto, muestra muchas realidades y tiempos muyu dificiles esta muy buena. pero solo paso con una intencion, quisiera saber donde encontrarla, si alguien pudisese responder a mi prgunta se lo agradeceria mucho.
    donde encuentro esta maravillosa pelicula?
    bueno agradezco
    me retiro
    un saludo.

    enero 15, 2009 en 4:46 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s