Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

Especial Jim Jarmusch III: Down by Law


a70-1842.jpg

Bajo el Peso de lo Mismo

Jim Jarmusch – Down By Law (Bajo el Peso de la Ley, 1986)

En sus cintas anteriores, Permanent vacation y Stranger than paradise, Jarmusch hizo uso de la cámara fija sobre su propio eje (con casi imperceptibles paneos laterales) para denotar condición estática en sus personajes . En Down by law los protagonistas no difieren de esas características, entonces según la filosofía fílmica Jarmusch éstos deberían actuar en entornos herméticos, sosos y redundantes; caso y circunstancias que suceden en su tercer largo.

j1.jpg

Jarmusch justifica su minimalismo reafirmando su puesta en escena como pertinente a su causa. Inicia la película con largos trávelin laterales que muestran vecindarios simétricos desde la impresión más epidérmica pero con el sentido más profundo. Jarmusch y sus largos planos nos dicen que la movilidad no hace la distinción. Pareciera que Allie (Permanent vacation), Willie, Eddie, Eva (Stranger than paradise) y Jarmusch vieran tras una ventana de automóvil como pasa (relativamente) la misma imagen así estén (al parecer) cambiando de rumbo. Una cámara subjetiva conjunta engloba las conclusiones dadas por sus filmes anteriores ¿Dará también la de éste?

En Down by law se apela nuevamente al trío protagónico, dos residentes y un extranjero, quienes no sufren el hartazgo del sedentarismo sino que se verán inmersos en esa sensación por las consecuencias pro-rutinarias que acarrearon en su estancia en prisión. Al escaparse del presidio se esconden en un pantano aledaño en el cual divagan, mientras creen huir, por largo rato. Dan cansadas vueltas y paseos nómades en el panatno fangoso y atrapante. Vivencia que desnuda la linealidad de su circunstancia tanto como la dependencia circunstancial entre ellos mismos.

j2.jpg

El personaje de Bob (Roberto Benigni) lleva consigo el desequilibrio y la diferencia de Down by law en relación con su antecesora Stranger than paradise, se asemejan en el aspecto foráneo, pero sus intencionalidades son contrarias. Eva (la chica húngara de Stranger than paradise) llega a América con el objetivo de darle un radical giro a su monolítica vida; su desilución sería consecuencia inevitable del proceso. Eva llegó con expectativas, asimismo con escasa actitud proactiva. ¿Qué hacía Bob, un italiano, en América? Ni idea, parece haber salido del subsuelo para demostrarnos su poder de empatía. La imagen que éste tiene de su nuevo paradero, EE.UU, es tal cual una película de marcos ficticios, hace constantes analogías entre su realidad vivencial y la ficción hollywoodense. Su inocencia inverosímil satiriza al foráneo simpático que a pesar de su incredulidad conoce sus pretensiones y ambiciones. Entonces, se entiende que seriedad es identidad y arraigo, mas no caracter arisco e inexpresivo. Bob encuentra el amor, asimismo su sitio a quedarse de por vida, en una humilde cabaña aislada en las entrañas del pantano, donde vive una italiana llamada Nicoletta. Bob propone humanismo y sinceridad en cada gesto y parlamento emitido, a él se le puede considerar como el triunfador de la historia, pues es el único que logra el manido “final feliz”. Jack (Lurie) y Zack (Waits) parten hacia un fin prefigurado, pero sin bases que sustenten sus bosquejos. Son reflejo de la dupla Willie-Eddie (Stranger…) que quieren (‘paraíso’) pero no saben cómo.

j3.jpg

Down by law es más explícito en su filosofía: la carcel es la concresión del espacio monótono, hermético e impotente, al igual que el pantano representa los exteriores insulsos. Bajo el peso de la ley (Down by law) indica la omnipresencia de la rutina presencial y vivencial; la ley es la cotidianeidad que nos gobierna, la opresora de nuestros quehaceres.

Jarmusch le da matices distintos a la misma idea: la búsqueda de novedades duraderas y sustancialmente fructíferas; la cual pasó por su proceso de planteamiento en Permanent vacation, en Stranger than paradise el de definición, y en Down by law ya insinúa soluciones. En éste, su tercer film, afina su sentido irónico para atribuírselo a un Bob entrañable, que encandila todos los pasajes en los que está presente, para mostrarnos una subliminal bofeteada a convenciones gringas como el machismo.

j4.jpg

Down by law se desenlaza en nuestras conciencias, sus planteamientos son introspectivos en mayor grado ya que el final es sumamente abierto a conclusiones interpretativas, tan misterioso como los dos extensos caminos a elegir (oeste y este) por parte de los dos americanos. Zack y Jack parten hacia el descubrimiento de sus nuevos destinos por vivir; cada quien toma un camino diferente para dejar su devenir al azar. Ahí encontrarán donde poder adaptarse en un ‘nuevo’ medio para ‘iniciar’ una misma vida. Por eso el desinterés en la elección de sus rumbos, intencionados o no siguen siendo errancia. En Bob queda un arquetipo optimista para salir de la congoja generalizada de los personajes Jarmusch, salida ante tanto desconsuelo urdido en la obra anterior a esta tercera.

El contraste entre el trío de Stranger than paradise (Willie-Eddie-Eva) y el de Down by law (Jack-Zack-Bob) arroja como diferencial más significativo el del factor esclarecedor y unificador llamado Bob, aparte de una renuente dependencia entre los ex-presidiarios; ellos se unen en un mutuo acuerdo tácito de necesidad momentánea, una alianza que acabará ni bien llegué el camino separador (oeste y este). En cambio, los de Stranger… son un trío indisoluble y necesariamente unido, ya que entre sí interactúan para su proacción. Su disolución fue producto de una infortunada desatención, la cual pone fin a su búsqueda del ‘paraíso’.

j5.jpg

Jarmusch a esas instancias ya era un distinguido autor de culto. En nuestros tiempos, él se erige como el más importante cineasta indie. Su obra produce el fenómeno de multiplicarnos emociones con el mismo esqueleto de guión, de provocarnos reacciones nuevas con los mismos elementos… Ese es Jarmusch, que titiritea la inoperancia, lo aburrido y acartonado para contarnos obras maestras elípticas del morbo y la ‘acción’… tácitas e implícitas del drama (interno)…

John Campos Gómez

Anuncios

7 comentarios

  1. Este es uno de mis films predilectos de este director. Creo que hay un gusto por la comedia muda en la caracterización de los personajes. Me ha gustado mucho la mirada que haces del film. Saludos!

    septiembre 12, 2007 en 11:20 pm

  2. Muchas Gracias por visitarnos siempre Budokan.

    septiembre 14, 2007 en 8:50 pm

  3. ricardo züberbüller

    qué es eso de “obas maestras elípticas de morbo”?? , si uno no tiene nada que decir, mejor no demostrarlo con palabras.

    diciembre 3, 2007 en 5:10 pm

  4. Cuidado con las formas Ricardo, he editado tu comentario. Si tienes alguna crítica destructiva, arguméntala con propiedad y escribe. Aca no censuramos pero tampoco permitimos ataques personales. Gracias.

    diciembre 3, 2007 en 5:42 pm

  5. Una pena que no haya podido entender una frase que ahorra mucho palabreo. Down by law omite lo vertiginoso, lo morboso, la acción dramática pródiga en emociones lacrimógenas; en cambio, es contemplativo y ‘lento’ en el tratado de la imagen y la acción.
    Saludos a usted, quien no tiene nada más que decir más que cuestionar una expresión.
    Un abrazo

    diciembre 3, 2007 en 6:48 pm

  6. alx

    No puedo reprimir mi desagrado por la eleccion de Benigni para completar la triada. El personaje es necesario y encantador “perse”, pero con la actitud ya conocida (aunque sea antes de filmar su vida Bella, su estupidez es atemporal)y sobreactuacion, robertito aplasta la intencion que yo capte tenia el director de presentarnos. Optimismo y poesia en prision, son demasido en mi opinion, prefiero la opresion y la tension real que prometia el filme aL INICIAR. Un beso, a Tom Waits y un patadon en los huevos al italiano atrofiador del film.

    enero 2, 2010 en 2:34 pm

  7. frasiter

    Hermosa caracterización de la soledad, opacidad y alegría en un trio de personajes sin suerte que se alejan en su propia incomunicación. La mirada de los planos secuencia largos con iconografias distintas marca el estilo narrariivo . tom waits retrata al inconformista sepultado por el amor y el narcisismo. Jhon Lurie se mueve entre la vanidad y el ostracismo que enfrenta a los personajes que mutan cuando Roberto Benini entra a unirles con una leccion interpretativa exhuberante que rompe la frialdad conceptual hasata su dispersión. Que gran pelicula

    enero 30, 2012 en 4:12 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s