Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

Presencia de la Muerte


pancho2.jpg

Fernando de Fuentes – Vámonos con Pancho Villa (1936)

Vámonos con Pancho Villa de Fernando de Fuentes narra la historia de un grupo de amigos que, siendo concientes de que la revolución mexicana va a triunfar, deciden enrolarse al ejército del revolucionario Pancho Villa.

La película, estrenada en 1936, resulta ser una mirada desencantada hacia la revolución mexicana. En la película no existen triunfalismos: por el contrario, hay una clara sensación de derrota y hasta de desilusión por lo que significó la revolución. Quizá esto explique el fracaso taquillero que la película sufrió en su época: México no estaba preparado para una confrontación tan dura con su historia, tal como la plantea la película.

pancho_villa.gif

Vámonos con Pancho Villa tiene toda la consistencia de una elegía: los personajes aparecen condenados desde un primer momento y todo lo que sigue es una sucesión que nos va confirmando ese destino. Los seis personajes que deciden unirse a la guerrilla de Pancho Villa resultan ser seres con dificultades: ya sea la juventud, el miedo o la ineptitud al manejar las armas, estos fantasmas personales deberán ser enfrentados al momento de entrar a la revolución. La puesta en escena, sin embargo, parece no estar interesada en mostrarnos el proceso de adaptación de los personajes, o sus ansias de superación personal; por el contrario, la película construye su mundo poniendo especial énfasis en los miedos y en las debilidades de los personajes. No hay héroes ni ansias de superación: la película humaniza a sus personajes, los presenta como individuos comunes y corrientes. La puesta en escena nunca refuerza el costado heroico: por el contrario, evita los primeros planos y prefiere más bien trabajar a partir del plano entero o del plano conjunto, reforzando el lado más físico y humano de nuestros protagonistas. No hay posibilidad de identificarse con ellos en sus ansias de superación ni en sus deseos de cambiar México: lo único que es posible compartir con ellos son sus miedos y sus inseguridades. Incluso la decisión de unirse a las tropas es tomada porque no queda otra más que unirse a ellos, síntoma de resignación que la película refuerza gracias a una puesta en escena depurada que simplemente se limita a registrar la decisión y las dudas, pero que nunca transmite la convicción de los protagonistas: unirse a la revolución importa tanto como conversar o tomarse un café. La sensación de que todo está perdido nos es marcada a partir de la puesta en escena.

8vamonospanchovilla_domingosoler.jpg

Las escenas de batalla, por ejemplo, no son encendidas o glorificantes. Por el contrario, la película decide pegarse al dolor que significa perder a alguien. Las batallas no son muy elaboradas ni buscan darle al film un aliento épico: el film siempre prefiere mantenerse en el tono intimo y , en vez de seguir la batalla, se queda observando la muerte de cada uno de los seis amigos. No existen victorias en Vámonos con Pancho Villa: lo que importa es la derrota personal por encima del triunfo, cómo la vida de uno de los seis amigos vale más que las victorias de una revolución exitosa. Esta elección formal de De Fuentes tiene por intención de igualar el triunfo a la muerte, la victoria a la derrota.Lo que hace la película, al contrastar lo glorioso del triunfo y el dolor de la muerte es ir marcando el halo trágico que recorre todo el film. La cámara, al detenerse de pronto ante uno de los protagonistas herido, está señalando su destino. La puesta en escena no recurre al menor recurso melodramático al momento de filmar la muerte: esta aparece de pronto, como si se tratara de un orden natural de las cosas. La muerte se manifiesta sin el menor aspaviento y sin el menor anuncio. Son pocas las películas que pueden crear una sensación tan física de la muerte (una se estrenó este año: Cartas desde Iwo Jima de Clint Eastwood), y Vámonos con Pancho Villa lo consigue. De Fuentes filma alejándose de la situación: es así que en pleno festejo por una victoria, de pronto aparece la muerte para llevarse a uno de los amigos. La película normaliza la muerte, la vuelve casi un elemento más de la revolución: el festejar como el morir, en el panorama de la revolución mexicana, valen lo mismo. Y en el caso de los personajes, los triunfos que festejan son una invitación a la muerte más absurda. El tono trágico u elegiaco del film está trabajado a partir de esta sensación de que todo vale lo mismo.

panchovilla1.jpg

Las escenas que anteceden a la muerte son especialmente notables: Existe una construcción en toda la situación que consiste en simplemente trabajar a partir de las miradas y de los movimientos físicos, y de ir dilatando las acciones. De Fuentes trabaja con el cuerpo de una forma especial: la expresión contenida de los actores, ya sea para mirarse entre ellos como para realizar pequeñas acciones, es la que dilata la secuencia y la que va generando la tensión y la resignación de estar esperando algo que es inevitable. En ese juego de planos y de contenciones que se van siguiendo, la sensación que se crea es la de un mecanismo que se va activando ante nuestros ojos, para llegar al triste final. La muerte como un ritual, como una vorágine que, lenta pero pausadamente, se va desenvolviendo ante nuestros ojos. La extraordinaria secuencia final lo confirma: los planos largos y distantes y las acciones dilatadas nos dan toda la impresión de estar viendo un ritual que no puede sino consumarse.

8vamonospanchovilla_frausto.jpg

La película tiene hace pensar sobre todo a los westerns finales, donde los personajes parecen casi condenados a un destino que les va a ser adverso. Vámonos con Pancho Villa es un western crepuscular: el placer del descubrimiento y la satisfacción por la conquista, por el haber construido algo nuevo no importan tanto como el dolor de saber cuanto costó construirlo. Lo mismo ocurre con Un tiro en la noche de John Ford, un film donde el oeste es simplemente un mito, y aquellos que de verdad lo forjaron (individuos de a pie) han sido totalmente olvidados con el tiempo. La tristeza que transmite la gran película de Ford recuerda en algo a Vámonos con Pancho Villa, film que se ocupa también de un evento mitificado, pero se pone del lado de aquellos individuos de a pie, que siempre tienen las de perder y que, tal cual su destino les ordena, de verdad perdieron.

Rodrigo Bedoya

Anuncios

7 comentarios

  1. Hola Rodrigo
    Quería saber en donde conseguiste esa película, ya que me fui a polvos y aledaños y nadie la tenía. Sería un gran favor si me proporcionas esa información. Para poder debatir sanamente sobre la película entre compañeros de espacio. Saludos.

    agosto 26, 2007 en 9:53 pm

  2. Hola Llon:

    Isaac León la pasó en su clase de cine latinoamericano en la Universidad de Lima. Tengo entendido que la compró en un viaje a México. Voy a conversar con él para ver si su altruismo hace que la deje en Polvos, aunque no prometo nada.

    Saludos

    agosto 27, 2007 en 8:16 am

  3. Hola John:

    Isaac León exhibió la película en su curso de cine latinoamericano de la universidad de Lima. Él la consiguió en México. Voy a tratar que su altruismo haga que la deposite en Polvos, aunque no prometo nada.

    Saludos

    agosto 27, 2007 en 1:39 pm

  4. Julian

    “Conciente” se escribe con “SC”

    agosto 27, 2007 en 3:02 pm

  5. Rodrigo. Tú también eres un crítico muy joven. Me parece interesante poder intercambiar opiniones contigo, pues somos de la misma generación. No sé si en algún momento podremos hacer posible ese encuentro y habalr sobre le cine que no apasiona. Saludos

    agosto 28, 2007 en 9:45 pm

  6. felicitaciones por su articulo sr rodrigo. es muy bueno. didàctico, claro, agudo.

    agosto 30, 2007 en 8:31 pm

  7. Estoy seguro que Rodrigo agradece tu comentario.

    septiembre 4, 2007 en 3:36 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s