Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

Carta desde SANFIC (I)


syndromes.jpg

Syndromes and a Century

Por: Natalia Cid Padilla (desde Santiago de Chile)

Queridos Amigos.

Hasta el momento sólo he podido ver una película por día. Mañana pensaba que cambiaría mi suerte, pero no será asi.

Creí que viviría en el cine para este Sanfic, sin embargo, las cosas se han dado de un modo distinto.

Pero no todo es negro. Les puedo contar que mi mayor experiencia en este festival ha sido lujuriosamente fascinante y el papá es Apichatpong. Hace tiempo que no quedaba con tanta secuela y resabios en mi cabeza. Creo que he entrado en otra dimensión y aún no puedo salir. Aunque siendo honesta, disfruto más pensando en ella que viéndola.

Me agrada divagar sobre las posibilidades que se abren con este cine sensorial y totalmente despojado de cualquier regla narrativa. Pese al cansancio y al stress de enfrentarme a algo muy nuevo y personal, he quedado con un sentimiento optimista. Los hombros no son tan pesados. Esa mirada espiritual del ser humano y sus contrastes (de dos en dos) han calado para siempre en mi manera de ver el cine y aprehender de él.

Totalmente lo contrario ocurrió con Sur la terre comme au ciel, película francesa a la que me cuesta darle segundas vueltas, sobre todo porque me da la impresión de que me han dicho todo en ella. Siendo objetiva, creo que era una buena idea usar el vínculo madre-feto para representar a la humanidad que nos sucederá, pero se diluye en la personalidad activista de la película con la onda del calentamiento global y la maldad y las guerras y bush, etc, etc.
Ah, se me olvidaba decirles que la premisa principal del filme es que los bebés no quieren nacer -por lo tanto mueren- en un mundo lleno de maldad. Fetos pacifistas.

Hoy, en tanto, me llevé un muy buen rato visionando 12:08 al este de Bucarest. Graciocísima sátira política que logró conquistar a toda la sala. No sé si será una moda snob esto del cine rumano y sus premios como hablan por ahí. Lo que sí sé es que se ha desarrollado muy bien el toque humorístico en una película que habla un tema muy sensible para la nación rumana: la derrota del régimen comunista.

Por el momento es todo lo que tengo que decir y contarles. Mañana iré por Flandres de Dumont. Y haré todo lo posible por ver el Telón de Azucar de Camila Guzman (hija de Patricio Guzman). NECESITO ver la de Tsai, que seguro irá este lunes a las 19:30.

Otro día les cuento los entretelones de los complejos, el glamour y todo lo anexo a las proyecciones que sólo se pueden ver en un festival. Prometo fotos.

Un abrazo grande desde Chile y mis buenos deseos y condolencias por lo ocurrido en la tragedia del terremoto.

Cariños,
Nat.

Anuncios

4 comentarios

  1. Natysh my buena cronica, te felicito por el trabajo oajla pal proximo Sanfic si podamos irsh juntos

    besitos

    agosto 21, 2007 en 4:22 am

  2. Muack.
    Seba, iremos juntos a donde sea.
    Gracias por las palabras.
    natyluces.

    agosto 21, 2007 en 10:16 pm

  3. Yo también quiero felicitarte porque disfruté mucho leyendo el post. Saludos!

    agosto 22, 2007 en 10:02 am

  4. Gracias don Budokan.
    Me alegro que lo hayas disfrutado :)

    agosto 22, 2007 en 9:47 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s