Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

Por un Mundo más Festivalizado


santiago.jpg

FESTIVAL SANTIAGO ROJO SANGRE (SEGUNDA PARTE)

En Chile tenemos pocos festivales y es bien poca la cobertura mediática que se les brinda. Valdivia, Viña del Mar, o SANFIC tienen un territorio ganado. En fantástico tenemos muestras anuales en los bizarros ‘Cine Adicción’ y otras instancias. Pero Cine Adicción es sólo para valientes. Hay que ser osados para estar más de 36 horas sentados viendo cortos y largos non-stop. Santiago Rojo Sangre llega en un buen momento. En realidad, siempre es bienvenido un festival o una muestra para la familia del cine, e incluso, de la industria. Quisiera despedirme de mi primera crónica de un Festival, felicitando a los colaboradores y encargados de la producción y organización de SARS. Y espero que el próximo año se abra a una sana, pero feroz competencia.

¡REZAGAOS UNÍOS!

Último día de SARS y el festival se tira por la ventana. Un mensaje de última hora en la página, da aviso de que las entradas sufren un bajón de precios que sorprendería al mismísimo Ebeneezer Scrooge. Llego al Cine Arte Alameda y la sala está con muchas más personas que el día anterior. Todos se ponen las pilas a última hora.

kraftverk3714.jpg

Marcus Widergren – KRAFTVERK 3714 (2006)

El lunes fue, particularmente, el día de los cortos. Y lo digo con un pequeño cargo de consciencia, pues me perdí el final de la interesantísima Kraftverk. La película sueca que ganó el premio al mejor director, Marcus Widegren y al mejor actor, Emil Jonsson en BARS 2006. Aunque tiene un arranque poroso. Toma su propio ritmo cuando las desapariciones aumentan en una tranquila zona rural. Laberintos a otras dimensiones y escenas que deambulan entre la ensoñación y una hiperrealidad. Como no vi el final no puedo decir más; sólo el alcance de que, la introducción al corazón del film, fue un poco larga. Aún así, lamento profundamente ser una esclava del metro. Habrá que buscar con el animal de carga en las praderas.

Y por esto, fue el día en que el plato de fondo, fueron los cortometrajes. Cantidad, calidad y variedad a la par. Los cortos siempre han sido observados como el patito feo, pero pueden resultar una experiencia más que satisfactoria. El blog chileno del analista cinematográfico Gonzalo Maza, en el que desfilan opiniones de críticos, directores y estudiantes de cine; armó una discusión muy interesante respecto a financiación del Estado y a las ideas que circundan este género ‘menor’. Recuerdo una con atención: ‘Los cortometrajes serían el paso necesario y obligatorio para un director, cual tesis en una carrera’. Estoy totalmente de acuerdo con lo último. A los cortos hay que tomarlos en serio. Agradezco la inclusión de un importante número de estos trabajos. En pocos minutos se pueden decir muchas cosas, si no, pregúntenle a Víctor Erice sobre ‘Alumbramiento’.

kraftverk02.jpg

Marcus Widergren – KRAFTVERK 3714 (2006)

Bajo este punto de vista destacan ‘Machos marinos’ de Uruguay (premio BARS 2004), ‘Home Delivery’ (Animación española), ‘EVA’ (sci-fi de alto presupuesto, buen montaje) y en humor no pasaron desapercibidos ‘Extra extra’ ni ‘Ataque de la super mosca’. Ambos de Uruguay.

Después de esta fantástica y terrorífica experiencia me quedan pensamientos de culpabilidad: perderme los primeros dos días de SARS y las últimas funciones. Creo que con eso podría haberme hecho una mejor idea y redondear lo que fue ese gran fin de semana de Junio. Sin embargo, lo que puedo decir con toda seguridad es que los Festivales siempre son una buena instancia para conocernos más y hacer que nos conozcan. Eso es un paso en tierra firme. Es, además, el motor para quienes creen que sus trabajos deben ser mostrados. Aumentan las producciones y aunque eso no es sinónimo de calidad, más de alguno cae para sorprendernos. Después queda la meditación. La duda trasnochada, pero justificable: el valor agregado: ¿Qué cine queremos que se vea en los festivales? ¿Queremos exportarnos o, simplemente, mostrar lo que alcance a llegar?. Si sé, Santiago Rojo Sangre aún no está listo para estas encrucijadas ¿Pero cuándo es tiempo?. Sólo espero que SARS dure lo que deba durar, o sea, largos años y que en cada edición crezca.

Muchas gracias por leer hasta aquí.
Les saluda hasta la próxima,
Natalia Cid.

Marcus Widergren – KRAFTVERK 3714 (2006)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s