Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

Luz Silenciosa


sunshine.jpg

Danny Boyle – Sunshine, 2007

Hablando hace unos días con Don César (Guerra), coincidimos en uno de los puntos vitales en la génesis de la última película de Danny Boyle (Trainspotting, Exterminio). Mencionamos que Sunshine (o Alerta Solar como se le llamó aquí en Lima) se podía fácilmente reducir a sus tres influencias importantes: 2001, Odisea del Espacio de Kubrick, Solaris de Tarkovski y Alien, el Octavo Pasajero de Ridley Scott. Cada una de estas películas es casi una piedra angular del tratamiento fílmico de la película y sus principales ejes temáticos, lo que hace que no podamos evitar comparar la primera con las principales cintas de ficción de los últimos años.

A pesar de no lograr ponerse a la par con los films mencionados, Sunshine cumple, al menos en dos de las tres partes del filme.

50 años en el futuro, el sol empieza a morir (hay una extraña explicación sobre una materia espacial inestable que impide la fusión nuclear en los planetas que parece ser cierta) y la tierra muere de a pocos como resultado de esto. Un grupo de astronautas es enviado a revivir el sol, detonando una bomba del tamaño de Manhattan para generar una reacción de explosiones en cadena. Pero la misión falla. Siete años después, un nuevo equipo es enviado a terminar la misión, siendo la última esperanza del planeta.

sunshine1.jpg

Uno de los primeros ejes temáticos de la película gira alrededor del contacto humano con la tecnología que los rodea, y como ella se convierte en herramienta de destrucción, inclusive dominando sus propias decisiones. Icarus II, computadora que maneja todas las funciones de la nave, funciona como una especie de HAL, la famosa computadora de 2001: Odisea del Espacio, en el sentido que subvierte los comandos de sus creadores y usuarios a una voluntad intrínseca, que parece darle vida misma a la computadora, en un extraño evento irónico que refleja las dificultades de la voluntad humana de acercar la tecnología cada vez más a un comportamiento exclusivo del hombre.

En este sentido, la tecnología se convierte no sólo en un soporte de vida, sino en el garante de una vida más humana, en un viaje interestelar con una duración superior a los 4 años. En una visión casi idílica del futuro humano, la naturaleza convive con el metal, es ella junto con la máquina la que abastece de oxígeno a los tripulantes de la nave, les brinda visiones idílicas de la vida (el cuarto de representación y la escena de las olas es notable) y colabora en sus decisiones vitales. Hasta que llegan las emergencias e Ícaro decide tomar ciertas decisiones por su cuenta. Ergo, una conclusión importante en la película: Jamás una máquina podrá pensar irracionalmente, dejar arrastrarse por decisiones impulsadas por el sentimiento humano, en donde la vida de un solo hombre vale el riesgo del resto. Ícaro gira, y el sol calcina al capitán de la nave.

sunshine2.jpg

Otro punto importante sobre el que gira Sunshine es aquel que nos permite contemplar el comportamiento humano ante situaciones extremas. En este caso, es una claustrofobia inherente al espacio en el que se encuentran, la frustración y descompensación de la tripulación ante el ensayo y error, la rutina frecuente que genera tensiones y descontento entre los mismos, y la aproximación a eventos incomprensibles como las largas contemplaciones del sol en sesiones que van calcinando la piel de Searle (Cliff Curtis), como si esperara que de pronto, una verdadera iluminación espiritual tomara parte de su cuerpo. Este es otro paralelo importante en la película: La iluminación solar, fuente de peligro y sinónimo de muerte, es también fuente de vida para la tierra y analogía de la iluminación espiritual humana.

Ese eje quizá sea el que nos brinde mayores satisfacciones en la película, pues el elemento psicológico genera que nos involucremos con cada uno de los personajes de la nave. Capa (un personaje débil, algo extraño para Cillian Murphy, que está bajísimo en esta cinta) el científico y creador de la bomba solar, es un personaje altruista por naturaleza, pero a su vez es inseguro, temeroso de lo que pueda sucederle. Esto es claro, hasta su evolución personal como héroe de la cinta (que resulta poco creíble, sobre todo a la luz de las circunstancias casi inverosímil final). El personaje de Capa carece de intensidad dramática, y por eso no le creemos mucho. Corazón (Michelle Yeoh) es un personaje contradictorio en su misma génesis. Si su nombre no es señal clara de su comportamiento en la nave, eso se refuerza por el cargo que ejerce, el de dar vida. Es por esto muy sugerente que sea ella misma la que proponga un complot para reducir el personal de la nave, y posteriormente asesinar a Trey (Benedict Wong, de lejos el personaje más humano y atormentado de la nave) para asegurar la supervivencia del resto.

sunshine3.jpg

 Uno podría pensar que todo es en aras de la misión, pero las dobles intenciones (y una muy buena caracterización) parecen develarse por momentos. Curiosamente es aún más sugerente el episodio posterior al incendio, en donde ubica una pequeña planta y parece resguardarla con su vida. Desorientante. El resto del equipo, Kaneda (Hiroyuki Sanada), un personaje algo plano y predecible, Mace (Chris Evans), el héroe con aspecto de malo que parece querer el poder, Cassie (Rose Byrne), un personaje casi tan olvidable como el de Capa (curiosamente son los últimos sobrevivientes) y Harvey (Troy Garity), el cobarde que elige su vida antes de los demás, complementan bien un equipo cuyo elemento humano contribuye con la historia.

Sunshine se sostiene muy bien con los problemas técnicos de la nave, con las “zonas de no comunicación”, con los conflictos internos y con la tensión inherente a semejante tarea, e inclusive es bastante interesante y sólida hasta la llegada al Icarus I (el suspenso generado en la misma nave, y propio de Alien, está bastante bien manejado). En estas dos primeras partes se generan muchas preguntas, se cuestionan muchos elementos humanos, se permite pensar al espectador (cosa que siempre agradezco en un film) y es coherente y hasta creíble en su trama futurista.

456456456456456.jpg

El problema con la película es la llegada de Pinbacker (risible Mark Strong), un personaje inexplicable, monstruo humano afectado por toda la paradoja de la iluminación humana (su cuerpo está completamente quemado y el mismo tiene delirios en los que es un iluminado). A partir de su llegada todo en la película da un giro tan desorientante, que casi echa por la borda todos los méritos primaros de la película. No es que graficar a un “Hombre Dios” o el tema mismo carezca de importancia, es el tratamiento del mismo lo que afecta la trama.Pinbacker es el asesino perfecto, sin humanidad, un personaje sin dimensiones y que por momentos da risa y rabia a la vez.

Al final, todo se derrumba y  la película se convierte en un gran cliché . No queda mucho que decir de la última parte, excepto claro que Boyle hubiera logrado un verdadero acontecimiento en el género de ciencia ficción si hubiera escogido otro destino para sus personajes. Igual, Sunshine merece verse, por ser un válido intento de llevar el género a otras planicies.

José Sarmiento Hinojosa

3 comentarios

  1. Cesar

    Hasta cuando van a seguir resumiendo las peliculas? por favor dejen de poner SPOILERS, un poco mas y cuentan tambien los creditos….

    junio 4, 2007 en 4:26 pm

  2. No exageremos mi estimado Cesar, quizá el artículo de Sunshine revela su final pero no esto no suele pasar con nuestros artículos. La próxima vez, te pondremos la alerta de SPOILERS para que no sucedan cosas como esta.

    junio 4, 2007 en 5:59 pm

  3. Pingback: Memoria Futura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s