Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

La Ópera de Cinco Centavos


posterrocco.jpg

Luchino Visconti – Rocco y Sus Hermanos (Rocco e i Suoi Fratelli) (1960) 

Luchino Visconti es uno de los directores italianos más importantes de la historia. Inició su carrera cinematográfica en el contexto del neorrealismo italiano, bajo la égida de Roberto Rosellini, pero ya desde entonces destacaba sobre el conjunto como un autor personalísimo, de preocupaciones intransferibles y con un sentido de la narrativa como gran teatralización de pasiones desenfrenadas y autodestructivas, herencia de su gusto por la ópera clásica. En este contexto, Rocco y sus hermanos es un título central en su filmografía, el exacto punto medio entre las preocupaciones sociales de sus primeros años en el cine (Visconti estuvo adscrito al partido comunista) y la sensibilidad sibarita y decadente que le había legado su condición social (formó parte de una importante familia aristocrática de Milán

rocco1.jpg

Precisamente Milán será el escenario de los desencuentros de sus personajes en Rocco y sus hermanos. La película narra la migración que realiza una familia de campesinos del sur de Italia hacia el norte de ese país, zona de mayor progreso urbano e industrial. La familia está conformada por la madre y cuatro hijos (Simone, Rocco –interpretado por Alain Delon–, Ciro y Luca), quienes van en búsqueda del primogénito (Vincenzo), ya asentado allí hace un buen tiempo como albañil y próximo a casarse. A partir de cada uno de los hijos, que conforme avanza la trama van compartiendo el protagonismo (la película se divide en episodios que llevan por título los nombres de los hermanos, de mayor a menor), Visconti diagnostica los problemas de las capas tradicionales de la sociedad italiana de mediados del siglo XX para adaptarse al proceso de industrialización. Preocupación de orden sociológico que se carga de intensidad dramática gracias a un magistral empleo de los recursos del melodrama

rocco2.jpg

El planteamiento inicial de Rocco y sus hermanos podía desbarrancarse en lo esquemático, tanto en lo que se refiere a los problemas de índole social (oponer las zonas subdesarrolladas y a las zonas de mayor progreso económico) y en lo que atañe a la caracterización de cada uno de los hermanos, en torno de los cuales debía desarrollarse el contrapunto que movilizaría la historia. Aquí Visconti hace gala de una habilidad pasmosa para sostener un gran fresco, al mismo tiempo una radiografía de la sociedad italiana y una radiografía de las pasiones más íntimas del hombre, sin que los elementos que lo conforman pierdan consistencia y se disuelvan en el aire, o lleven consigo una carga tan pesada que termine por volver tediosa a toda la película.

rocco3.jpg

El conflicto central enfrena a los hermanos Simone y Rocco en su amor por la misma mujer, Nadia, y en el desempeño del mismo deporte, el boxeo. El tópico del boxeo como un mecanismo de ascenso social para la gente de estratos bajos es bien aprovechado en la cinta, sobre todo ateniendo a la mitología cinematográfica que ve en este deporte una metáfora de la vida misma. Simone encarna el carácter más violento e instintivo de la familia, y es definitivamente el menos resistente a la frustración. Rocco siempre había antepuesto un compromiso filial por encima de cualquier obligación o necesidad, incluyendo su éxito como boxeador y el amor que sentía por Nadia. No obstante, y tal como acontece en las mejores tragedias, cualquier previsión resulta escasa ante el avance imbatible de un destino nefasto para los personajes. Simone, frente a su fracaso como deportista, decide vengarse de manera implacable contra su hermano y la mujer que despreció su amor, a quienes considera responsables de su fracaso

rocco4.jpg

El círculo se cierra con la participación en este conflicto de los dos hermanos menores, Ciro y Lucca, el primero desencadenando la tragedia definitiva al delatar a uno de los hermanos, y el segundo, a nivel más simbólico, como depositario de la última esperanza familiar, pues se confía en que él sí podrá adaptarse al conflictivo mundo moderno que les ha tocado conocer en la ciudad.

rocco5.jpg

Por la magnitud de la historia, la duración del metraje (casi tres horas de proyección), los personajes que involucra y el complejo entramado de eventos a partir de su narración episódica, Rocco y sus hermanos alcanza proporciones épicas. Gracias al oficio de Visconti, la película se convierte en una ópera magistral sobre la miseria y el dolor

Javier Muñoz Dìaz

Anuncios

Una respuesta

  1. Pingback: Esteve Lucerón – La Perona – UPIFC « Mariajosefurio's Weblog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s