Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

Nadar Solo: ¿Puedo Poner el Tiempo de mi Lado? *


afichenadar.jpg

Ezequiel Acuña: Nadar Solo (2003) 

La adolescencia vista sin la menor idealización. Nadar solo no es una manifestación de la nostalgia por el tiempo ido, sino la exposición de una etapa en la que se puede estar solo sin necesidad de lloriqueos o intentos de suicidio. Martín Cánepa es un adolescente que no la pasa bien, y nosotros los espectadores lo sabemos. Y no podremos hacer nada para mejorarlo.  

Hay un hecho: las fibras del personaje nos resultan a veces tan cercanas, que por momentos nos sentimos protagonistas de Nadar solo. El director, Ezequiel Acuña, hizo un filme desde sus entrañas. Con pocos recursos, enmarcó un pedazo de vida, lo trabajó y representó para un conjunto de interesados sin los oropeles del establishment.

  

nadarsolo1.jpg

 Algunos piensan que el tono de Nadar solo es el de una crónica, y como que no les falta razón. No, digamos, una crónica descarnada. Porque, gracias a Dios, Nadar solo no es la aglomeración de episodios tristes y melodramáticos de un incomprendido de la secundaria. Casi como un acto subversivo, Acuña decide ubicar a Martín en un universo de cotidianeidad. Elige lo más difícil, porque rechaza los tópicos del adolescente complicado y no hace de Martín una marioneta parlante y sufriente de ciertas ideas sobre la juventud. 

Martín no es un fumón irredento, habla poco, no va de puterío ni es un chico problemático en el colegio –de hecho, lo expulsan de su escuela, pero por tirarse la pera con su mejor amigo–. Sólo toca en una banda cuyos acordes están a punto de extinguirse, de vez en cuando asiste a una tocada, se preocupa por buscar un polo viejo con la foto de Morrisey para ponérselo o va a mirar el mar un rato, en silencio. Vive en un depa de clase media y sus viejos están en otra: la típica incomunicación entre padres e hijos. Ah, y de vez en cuando se va a nadar solo a la piscina. De vez en cuando.

nadarsolo2.jpg

Pero hay un hecho que le da un poco de sentido a su existencia. Martín decide ir al encuentro de su hermano mayor Pablo, aquel a quien nunca vemos pero que, sabemos, un día cogió la mochila para buscarse a sí mismo fuera de la tutela paterna… y nunca más volvió. Nada más, nada menos. 

La principal marca de fábrica de Nadar solo es la ausencia de momentos álgidos durante todo el filme. No existe ese bendito punto máximo de drama en donde, según dicta la ortodoxia guionística, los personajes deben explotar. Cuando Martín es expulsado del cole se espera la escena en la que tiene que decírselo a sus viejos, con las consecuencias del caso. Pero Acuña decide obviar ese momento a través de una elipsis. Qué atrevimiento apostar por ello. Pero funciona. Y por eso la película les jode a muchos, sobre todo a los que piensan que el cine debe siempre entretener. ¿Aburrida? Cada quien con sus gustos, el problema es que si uno revisa su propia vida se dará cuenta de que más son los momentos de inercia o de reposo que los de juerga y felicidad.

nadarsolo4.jpg

Otro puntapié al canon: creo que, como personaje, no hay una evolución en Martín; no, al menos, como enseña Syd Field. Martín llega a Mar del Plata con la idea de encontrarse con Pablo, pero de un momento a otro decide no viajar a Montevideo, ciudad en la que, todo indica, reside su hermano. Recordemos que Luciana, la chica que conoce en Mar del Plata –¿se enamora de ella, sólo quedan como buenos amigos? a Acuña le importa un pepino ahondar en este filón–, le pregunta si quiere a Pablo, y Martín sólo atina a responder: “Es mi hermano”. La negativa de Martín ni siquiera es bien explicada. No hace falta. Para qué, si sabemos que las paltas del chico van por dentro y se le hace bien complicado comunicárselas a alguien. Son esas cuestiones que joden a esa edad, pero que a muchos de nosotros nos siguen fregando incansablemente aún ¿no? ¿Podremos poner el tiempo de nuestro lado? ¿Todavía tenemos oportunidad?  O sea, como reza el estribillo de una de las canciones de la agrupación Juan sin tierra que aparece en el filme, “las cosas no son como quisimos”. Ciertamente.

Con la cámara fija, los personajes entran o salen de encuadre. A veces, sus cabezas son recortadas pero no hay ni la menor intención de corregir el cuadro. Acuña y su operador deciden dejar la cosa así.

nadarsolo3.jpg

Los personajes hablan torpemente, sus diálogos están salpicados de frases interrumpidas y no suenan a líneas de teatro. Hay varios momentos de silencio.  Si menciono todo lo anterior es por el afán de subrayar un hecho: sin artilugios de por medio, el filme de Acuña pretende acercarse a la vida misma. Cierto, creo que el cine no debe imitar la realidad, pero cuando se aproxima a esta pienso que hay un humano –detrás de cámara– en busca de lo humano, y esta condición es valiosísima en una época en la que el cine parece haber sido tomado por asalto por los efectos de computadora y el estilo publicitario más recalcitrante.

Acepto Nadar solo porque me la creo, porque no encontramos a un Martín sólo en Buenos Aires, sino también en Lince, Bellavista o Los Olivos. Porque entiendo que Acuña no me quiere imponer nada, que sólo me invita a observar sus reflexiones sobre un temporada que es crucial en la existencia de todos nosotros. Me la creo, pues, y me gusta. 

Alonso Izaguirre 

* Ahora que los plagios están a la orden del día, es necesario mencionar que ‘puedo poner el tiempo de mi lado’ pertenece a la canción Inquieto, de Jaime sin tierra, que se escucha al final de la película. 

Anuncios

13 comentarios

  1. es jaime sin tierra no juan sin tierra, la pelicula con sus silencios y todo es lo mas semejante a la vida misma que e visto y el final es incierto…como la vida eral

    septiembre 4, 2007 en 3:20 pm

  2. gracias por la corrección.

    septiembre 4, 2007 en 3:22 pm

  3. macarena

    de donde puedo bajar la pelicula?

    diciembre 4, 2007 en 7:00 pm

  4. has probado emule?

    diciembre 4, 2007 en 7:34 pm

  5. daily

    yo la baje del emule,se ve genial.

    diciembre 19, 2007 en 10:35 am

  6. Excelente. Genial que te hayamos podido ayudar.

    diciembre 19, 2007 en 9:14 pm

  7. guilleten

    acabo de ver la pela… no me parecio nada aburrida, la verdad es k tiene mucho punche y corazon…

    diciembre 29, 2007 en 10:25 pm

  8. judio1001

    es la mejor pelicula q vi en mi vida….. creo q habla de mi…. no se

    enero 18, 2008 en 7:31 pm

  9. bueno para empezar yo no keria entrar aki estoy buscando a un tipo llamado nadar
    q aegun mi maestra de arte es cinematografo
    y vine parando aki pero ya q estoy aki ps los actores estan super
    guapos pero x
    este proximamente me veran ahi en una gran pelicula
    ps ya q descubrieron mi gran talento jeje
    pd:ese no es mi correo jajaj

    enero 27, 2008 en 6:58 pm

  10. Na

    Excelente analisis de una de las peliculas que mas me ha conmovido. Realmente es una historia que apesar de sus dialogos interrumpidos, dice mucho de los personajes, de las etapas, y de los vacios mas humanos.

    junio 16, 2008 en 3:07 am

  11. maff

    me ha hecho pasar un buen rato y como marplatense me he sentido retratada en la profundidad.
    varios retratos son familiares, eso agrada.real.

    enero 25, 2009 en 3:05 am

  12. facundo

    me va mas la otra pelicula de este tipo, “como un avion estrellado”. pero esta está buena. los silencios no dicen nada y el final tampoco, o al menos para mi, pero igual me parece buena, ni idea por que, ni pienso averiguarlo. me gusta y punto. creo que este tipo es un genio

    diciembre 13, 2009 en 2:26 am

  13. Anónimo

    “Con la cámara fija, los personajes entran o salen de encuadre. A veces, sus cabezas son recortadas pero no hay ni la menor intención de corregir el cuadro” no se como eso puede verse como un merito dejar un cuadro descuidado y un trabajo desprolijo y desganado no es rebeldia es estupidez y demuestra la inefecacia de este tipo de cine que ensalsas, la relidad esta alrededor nuestro no necesito entrar a una sala y perder plata para verla y toda historia decente debe de tener un principio un nudo y un descenlace no una agonica extension desordenada e insipida, falta de pasión con un guion descuidado y una historia obvia vacia de significado.

    enero 20, 2010 en 12:51 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s