Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

Responso Para un Joven Arribista


barrylyndonposter.jpg

Stanley Kubrick – Barry Lyndon (1975) 

Barry Lyndon es una de las películas más delicadas y sutiles de Stanley Kubrick, un director acusado de ser excesivamente racional. El director británico planificaba milimétricamente cada una de las tomas y armaba el montaje con el cuidado exhaustivo de una fórmula matemática. El resultado eran películas con varias escenas brillantes, de un acabado formal exquisito, sobre todo por la composición y el manejo de la profundidad de campo, pero que en su conjunto dejaban ver las costuras, los giros efectistas, la voluntad de sorprender al espectador con un nuevo punto de vista aún más insólito en el siguiente cuadro (casos paradigmáticos son La naranja metálica y Full Metal Jacket). Barry Lyndon se libra de ese defecto medular del cine de Kubrick: su tono medio y reposado permite que la cinta avance sin quiebres, con fluidez.

 

barrylyndon01.jpg

Barry Lyndon es una adaptación de la novela homónima de William Thackeray. La obra literaria aborda un tema clásico de la literatura británica: el joven perdedor de un estrato social bajo que aspira a escalar hasta las cumbres de la reputación y el confort de la nobleza. Las armas de un sujeto como Barry Lyndon son el ingenio y la picaresca. Sin embargo, Kubrick no lo presenta como un individuo particularmente carismático. El actor Ryan O’Neal mantiene un gesto adusto y distante en toda la cinta. Observamos en escena las evidencias de su éxito en el arte de ser arribista, pero no al personaje ejerciendo su oficio con la melindrosidad y gazmoñería que cabría esperar en él. Por ello la cinta esquiva la parodia y el ridículo: un aura trágica rodea al personaje, un joven irlandés entregado a un destino que lo desbordó y debió aceptar con estoicismo.

barrylyndon02.jpg

Los logros mayores de la cinta van por otro lado. La composición de los caracteres es correcta pero no ofrece ningún punto magistral. En cambio, el manejo de la luz se ha hecho célebre por su complejidad e innovación. Durante el rodaje, Kubrick se negó a usar luces artificiales. Las escenas en exteriores ocurrían a plena luz del día, así que esa decisión no generó mayores altercados. El problema vino con las escenas en interiores, iluminadas con candelabros y velas encendidas, sin la presencia de un solo foco de luz artificial. Los problemas técnicos para captar la imagen con la nitidez que buscaba Kubrick solo pudieron resolverse dirigiéndose a la mismísima Nasa, que le suministró equipos con un lente especial capaz de captar la baja tonalidad de la luz de las velas.

barrylyndon03.jpg

La luz utilizada en esos términos le permitió a Kubrick la reproducción de la estética de la pintura del siglo XVIII, de espacios amplios, tanto rurales (Constable) como cortesanos (Hogarth), con grandes conjuntos de personajes distribuidos por el encuadre. El director emplea el Zoom invertido para abrir una toma que en principio solo involucra a un par de personajes para luego descubrir en toda su dimensión el plano general de la acción, con grandes escenarios por donde pasan las tropas del ejercito prusiano o se celebran las fiestas de la villa campestre inglesa. Los vestuarios y el decorado reproducen con gran verosimilitud el aspecto general de la época, hasta el punto de constituirse en estampas vivas, cuadros de la época en donde los personajes han echado a andar.

barrylyndon04.jpg

Barry Lyndon no está considerada entre las obras centrales de Stanley Kubrick, quizá por esa falta de frenesí que bulle en sus otras películas, donde la cámara, de la mano con los personajes, se desquicia continuamente. En Barry Lyndon la mesura impone su dominio y ofrece una cinta que pese a su larga duración (alrededor de tres horas) y su ritmo lento, se disfruta plenamente como una de las mejores puestas en escena que el cine ha ofrecido en su historia.

Javier Muñoz Díaz

Anuncios

Una respuesta

  1. DeadBrain

    La pasaron en el canal Cinemax a las 12 de la noche …. pues se me quto el sueño esque tiene un no se que ,sera la narrativa mas la musica y la ambientacion la que hacen de esta pelicula una obra maestra.

    noviembre 29, 2008 en 8:10 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s