Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

Aliento Callejero


pizzabirrafasoposter.jpg

Israel Adrián Caetano y Bruno Stagnaro –  Pizza, Birra, Faso (1998)

 En el año 1998 Pizza, Birra, Faso representó para el cine de Argentina y para los cinéfilos de ese país un impacto, a la vez que un nuevo aire para lo que ahí se producía por esos años. Igual sensación de sorpresa causó entre muchos de los cinéfilos fuera de las fronteras argentinas por la manera que tenía esta película de acercarse a la realidad y por los recursos utilizados para hacerlo, distintos de los vistos en los directores o películas previas a la aparición de esta obra y otras pertenecientes al Nuevo Cine argentino  

Caetano y Stagnaro en su ópera prima presentan a un grupo de cinco jóvenes que tienen que recursearse para sobrevivir en la dura calle: Sandra,  Cordobés, Pablo, Frula y Megabón. Éstos por su diverso origen, sexo, raza, y por los lugares por donde siempre se mueven conforman una suerte de microcosmos de lo que es la sociedad bonaerense y por extensión la argentina. A ambos directores les interesa más que la sociedad en sí los individuos que en ella habitan.  

 Lo que primero llama la atención de la relación de este grupo son los diálogos que poseen una fuerza y expresividad tanto por su coloquialismo y rapidez de ida y vuelta cuanto por su naturalidad. El uso del lunfardo está muy bien aplicado a cada una de las situaciones; hasta pareciera que a veces los directores hubieran dejado hablar a los actores sin ningún texto para que así boten toda su visceralidad y rabia. Contribuyen a esa naturalidad el uso de actores en su mayoría debutantes o poco conocidos. Pizza, Birra, faso acompaña de cerca a los personajes en sus deambulaciones por la gran ciudad bonaerense sea cuando vagan por ésta, sea cuando cometen algún pequeño hurto o atraco. En toda la película se siente la urgencia y vitalidad con que las imágenes están filmadas en las calles así como su indudable verismo; se respira por ello un aliento callejero.  

Dentro del grupo se comparte no solo la pobreza y el desamparo sino la soledad, los mismos códigos se intercambian, existe además si se quiere una jerarquía entre ellos; sin embargo, si se presenta la oportunidad no se dudará en aprovechar la desventaja de alguna persona para obtener lo que se busca como en la secuencia en la que Cordobés –o Córdoba como también se lo conoce­-  y Frula le roban la plata a un minusválido; la secuencia trae al recuerdo aquella de Los Olvidados de Buñuel. Por tanto, uno confirma que no importa en qué situación se encuentre una persona siempre habrá alguien que esté peor.La inmensidad de Buenos Aires transmite un estado de impersonalidad por el cual cada uno se dedica a sus deberes sin preocuparse por lo que le ocurra a los demás; y de que la posibilidad de que una persona sea víctima de un asalto depende del azar. Un  aspecto que retrata bien la película es el de que nadie sabe para quién trabaja, es decir, estar siempre con el temor de ser embaucado en cualquier momento por una persona no necesariamente desconocida.  

El vivir el instante es una característica inherente a los personajes ya que saben que si no lo aprovechan perderán la ocasión de obtener algo que saben que va costar volver a conseguir. De ese aprovechamiento dependerá si comerán o no ese día o si tendrán dinero para poder comprar birras y fasos (cervezas y cigarrillos). Pareciera que solo aspiraran a satisfacer únicamente esas necesidades y de ese modo continuar en la rutina que empieza cada nuevo día. Los cinco personajes (que podemos llamar antihéroes) no son vistos bajo una visión condenatoria o crítica sino que se los deja desenvolverse libremente en sus diversiones y cuitas, es más son presentados tal y como son, sin cargar las tintas en sus defectos o virtudes. El espectador llega en algunos casos a sentir empatía por algunos de ellos. 

Pero lo que sin duda los cinco amigos poseen es su propia soledad la que transmiten por sus actitudes y por su vocación de estar agrupados y conformar una familia así no lo quieran reconocer. El personaje que representa en mayor medida esa soledad y aun desamparo es el cordobés porque a pesar de tener como pareja a Sandra y estar esperando un hijo, es el de los cinco el que se encuentra más desubicado y por eso es que para sobresalir a menudo se muestra más agresivo, buscando ser el líder. 

En lo referente a los aspectos formales Caetano y Stagnaro demostraban un manejo diestro de los aspectos técnicos como el muy buen uso de la cámara y de una fotografía que privilegiaba los colores oscuros y los contrastes de luz, así como la utilización de música ad hoc para algunas de las escenas (cumbia argentina conocida como bailanta), la que les imprimía ese carácter popular y callejero principalmente por sus letras. Este uso de la música se grafica en la notable secuencia de la balacera en las afueras de la discoteca cuando a ésta se le sube el volumen y se combina con el rápido movimiento de la cámara que luego el montaje convertirá en escenas vertiginosas.Mientras transcurre la historia nos damos cuenta de que el fin que les espera a los personajes será incierto, lo cual se devela en los últimos minutos  cuando conocemos su fatal desenlace. Las escenas del cuerpo inerte de El cordobés encontrado por la policía y la toma que se hace del puerto desde el ferry que se aleja lentamente, marcando un punto de vista que suponemos de Sandra, dejan una sensación desoladora. Estas imágenes revelan una situación incontrovertible, que es el de los fríos números que estos muchachos van a engrosar en las estadísticas hechas cada cierto tiempo sobre la delincuencia y que por tanto serán rápidamente olvidadas. 

César Guerra Linares

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s