Amantes de las bajas pasiones cinematográficas…

What imprisons desires of the heart?


farfrom.jpg

Todd Haynes – Far From Heaven (2002) 

Resulta extraño y quizá innecesario revisitar un estreno relativamente reciente, sobretodo si el mismo data de tan solo unos años atrás. Sin embargo, es imperativo para mí como crítico y como aficionado del cine, regresar a la extraordinaria Far From Heaven, kitsch movie de culto del gran Todd Haynes y una de las más atípicas películas contemporáneas en su género. 

Jonas Reinartz describe bien el transcurrir de la película: Cathy (Julianne Moore) es la ama de casa perfecta de los 50’s: Niños saludables, un marido exitoso, notoriedad social. Posteriormente una noche, sorprende a su marido Frank (Dennis Quaid) besando a otro hombre, y de pronto su mundo impecable empieza a girar fuera de control. En su confusion y pena, encuentra consuelo en la amistad de su jardinero afro Americano, Raymond (Dennis Haybert) – una relación que no es aceptada socialmente y termina por desintegrar las concepciones de vida de Cathy. A pesar de la lucha de los protagonistas de mantener a flote su matrimonio, la realidad de la homosexualidad de Frank y los sentimientos de Cathy por Raymond, abren un doloroso, sino más honesto, capítulo en sus vidas.

 

No hay duda alguna que Far From Heaven y su director, le deben mucho a Douglas Sirk y a su melodrama All That Heaven Allows (1955), película que a su vez había sido revisitada por el maestro Fassbinder, en su obra maestra Ali, el Miedo Corroe el Alma, de 1974. Sirk recreaba melodramas de época en sus películas (al mejor estilo “soap opera”), mientras que a su vez tocaba temáticas radicales para la época en su cine: Clasismo, rol de la mujer, contacto humano, roles sexuales, entre otros.  

El universo de Far From Heaven parte de la formación temática y visual de las películas de Sirk: Edward Lachman, director de fotografía, representó el look de los 50’s usando el mismo tipo de iluminación del género y la época (filtros, luces incandescentes, entre otros elementos), con lo que creó un universo visual exquisito. Elmer Bernstein, con una banda sonora romántica al mejor estilo de antaño, reforzó aún más la sensación de estar atrapados en una burbuja de tiempo. Y por último, el trabajo de cámara del film y las actuaciones estilizadas de Julianne Moore, Dennis Quaid y Dennis Haybert (todos superlativos) sellan una experiencia tan íntima como alienante.

Muchos podrán afirmar que la plasticidad del film y su excesiva carga visual van en detrimento de sus pretensiones dramáticas. Lo que es cierto es que el tratamiento visual de Far From Heaven nos revela más de lo que se ve a simple vista: Los universos visuales del suburbio rebosan de colores intensos en su parte exterior, mientras que los interiores  son fríos y oscuros. Esto claramente es una representación del universo de apariencias formales de los habitantes de Hartford, sobretodo de la familia de Cathy y Frank Whitaker, pareja perfecta que es arrasada por los prejuicios raciales de la comunidad que los rodea, y de su propia incapacidad para superar sus preconcepciones. 

farfrom04.jpg

Además de esto, es notable el clima represivo y claustrofóbico de los exteriores (estacionamientos, bares nocturnos, restaurantes), que son objeto de vigilancia para la habladuría, el discurso malicioso y el chisme malintencionado de los habitantes de Hartford. De la misma forma, la recreación visual es sobresaliente en medida que refleja la pérdida de paraíso en pasajes como la tala de árboles del final, representando la caída de los sueños en un pasaje lleno de troncos caídos y flores rotas. 

La estilización de las actuaciones es otro elemento notable. Nos vemos enfrentados a dos momentos de distinta intensidad dramática en la película: La artificialidad del comportamiento de Cathy y Frank y compañía, que juega un papel concordante con el movimiento general del pueblo en donde se desenvuelven; y en un segundo momento, la llegada de Raymond Deagan y la crisis de homosexualidad de Frank, que inmediatamente traen a escena exploraciones mas íntimas e intensas de las personalidades de sus protagonistas (que se sienten reales, en sus dimensiones emocionales y políticas). A pesar de ello, los protagonistas jamás pierden el tratamiento melodramático de la cinta (en ello creo, radica el verdadero reto actoral de Moore y Quaid: El de mantener un estilo de actuación haciendo predominar elementos dramáticos que no están naturalmente incluidos en éste, como la pasión interospectiva, los deseos personales, etc). 

 

 Toda la película gira sobre el personaje de Juliane Moore. El destino de Cathy es oscuro, sin embargo la redime como una mujer valiente que descubre una nueva realidad en su vida: La de descubrir su guerrero interno, su verdadera pasión por la vida y el haber podido experimentar, siquiera por un momento, el amor. En cambio, Frank y Raymond se ven obligados a abandonar su vida diaria y su espacio vital, escapando de realidades sociales y personales que terminan siendo adversas para ellos. 

Clásica en sus mejores momentos, y deliciosamente kitsch (sin dejar de mostranos la dura realidad discriminatoria de la época), Far From Heaven es un excelente ejercicio de honestidad fílmica de uno de los mejores directores en actividad norteamericanos. No es gratuito que Haynes haya decidido filmarla a estas alturas del nuevo milenio.

José Sarmiento-Hinojosa

Anuncios

3 comentarios

  1. Hace tiempo que no revisiono ‘Lejos del cielo’, pero cuando la vi, recuerdo que me gustó muchísimo el tratamiento sutil que le dieron al racismo (totalmente lo contrario a ‘El Color púrpura de Spielberg, por dar una referencia y que, por cierto, igual me gusta).
    Otra cosa, no sé si a ti te pasa lo mismo, pero el papel que Julianne Moore interpreta de manera fascinante se repite, o mejor dicho, se vuelve una extensión en ‘Las Horas’. Esa esposa enclaustrada, esa esposa sufrida, esa mujer atormentada. Es como si la historia continuara.
    Bueee… sólo quería comentar eso.
    Cariños.

    marzo 6, 2007 en 2:19 pm

  2. Diablos!
    Escribí un comentario y se borró… en fin.

    Decía que, lo que me gustó muchísimo cuando vi ‘Lejos del cielo,’ fue su tratamiento sutil al racismo. Todo lo contrario a lo que hizo Spielberg con ‘El Color púrpura’ -y que, entre nos, igual disfruto-.

    Y para hacerla más corta:
    ¿Es impresión mía o el papel de Julianne en ‘Far from Heaven’ es casi el mismo que interpreta en ‘Las Horas’?. Algo que perfectamente podría ser una extensión.. la mujer atormentada, sufrida y sofocada.

    AH! y Dennis Quaid es un actor sumamente subvalorado. El tipo es muy bueno en lo que hace.

    marzo 6, 2007 en 2:26 pm

  3. Yo tengo un vago recuerdo de “Las Horas”… pero dentro de lo que recuerdo, las similitudes de los personajes de Moore en lo que es una estructura formal de historia eran muchas. Las dos son mujeres con una bùsqueda que trassciende su rutina diaria. Ahora, la actuaciòn de Far From Heaven es bastante màs estilizada, y quiero creer que en Las Horas hay otro tipo de sufrimiento… mas metafìsico, espiritual… Enmarcado con otras dos historias similares. En todo caso Moore es una actriz magnìfica y se logra en los dos papeles.

    De acuerdo con lo de Quaid. Siempre pensè que podrìa hacer cualquier tipo de papel.

    marzo 8, 2007 en 12:20 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s